Paz, Internacionalismo, Socialismo

Silbando La InternacionalEl capitalismo: guerra, crimen y saqueo

Francisco Frutos Gras 10/11/2011

Le preguntaron a Gandhi qué pensaba acerca de la civilización occidental. Contestó: "Creo que sería una buena idea".

Pues eso. La sociedad (o civilización) occidental se ha consolidado como una sociedad brutal, corrompida y repugnante. La última muestra de ello, hasta el momento, ha sido el asesinato de miles de libios, la destrucción del país y, como colofón, el asesinato de Gaddafi, su hijo y varios dirigentes libios. No me extiendo sobre el asesinato de Gaddafi, televisado y fotografiado de la forma más soez. Un Gaddafi que murió demostrando más dignidad y coraje en defensa de su país y de África que todos los verdugos materiales, políticos y militares, cuya única virtud es la cobardía. El ejemplo más contundente de ello es la imagen de la Clinton, verdadero residuo de la cloaca moral, jactándose de la muerte de Gaddafi y riendo con la periodista, con un "we came, we saw, he died" (fuimos, vimos murió). Es la imagen de la indecencia blanca al lado de la indecencia negra de Obama. En España la imitó Trinidad Jiménez informando del asesinato de Gaddafi con sonrisa de hiena. Y Carmen Chacón considerando "ejemplar" y "determinante" la participación de España en la guerra. Pueden reír también los dirigentes políticos y sindicales y los intelectuales y artistas que aceptan la guerra y el asesinato, visto y exhibido, no una fábula de mentiras como las contadas por los medios oficiales. También pueden estar satisfechos ERC e ICV que votaron la guerra. ICV es un curioso socio de IU.

En Libia y aquí continúa la lucha. Ningún pueblo es sojuzgado totalmente y eternamente, aunque le impongan la sharia. Vayamos pues al asunto que tenía pensado antes del asesinato, que arranca con la respuesta de Gandhi a una inexistente civilización occidental. "Civilización" que traspasa fronteras occidentales, orientales, del Sur, del Norte, afectando a gobernantes y a gobernados. No hay uno sin otro. De los gobernantes actuales en general ya he hablado bastante y se conoce mi opinión. Sobre los gobernados, decir que cuando la clase proletaria y la clase popular, se convierten en clase media, sin un permanente impulso moral e ideológico, basado en valores y principios sólidos de la izquierda que ejerce como tal, se imponen los contravalores del capitalismo, de la reacción y del fascismo. El conformismo se adueña de todo, produciéndose la formación de un bloque social y hegemónico, pero no como decía Gramsci para el cambio social, sino para apuntalar el capitalismo. Cuando los obreros comunistas, especialmente los que llegan a las instituciones, se desclasan, pierden de vista el horizonte concreto de cosas tan elementales para la izquierda, y más para los comunistas, como la EXISTENTE lucha de clases, el internacionalismo y la acción permanente contra la guerra y por la paz.

Estamos en aquel momento crucial en el que las "condiciones objetivas", la realidad, se han degradado tanto que la urgencia de un cambio social pasa a primer plano. Es necesaria una alternativa, en general y aquí, no la alternancia del 20-N. En el 20-N IU se debe fortalecer como parte fundamental de la alternativa pero la construcción de la misma seguirá siendo el gran desafío. La alternativa social, ecológica y de convivencia y complementariedad entre pueblos, sólo se construye con una concepción basada en otra forma de vida, de consumo, de valores diferentes a los actualmente hegemónicos. En la movilización del pasado 15-O, por el número de participantes, simpatizantes, contenidos políticos parciales y extensión territorial, hay un importante germen para el trabajo de futuro, a pesar de las contradicciones y silencios del 15-M sobre el capitalismo, la guerra y la paz. Descendiendo a la realidad, la última traición de Zapatero y del PSOE a la soberanía y a la paz con el acuerdo de Rota, la OTAN y EE.UU., demuestra, por si fuera necesario, que Zapatero ha sido el bluff más gordo de la historia política desde la transición. Ha sido el embustero que se queda sentado en público ante la bandera yanqui y se arrodilla en privado. Él y el PSOE han vendido ya los saldos de izquierda que les quedaban. Por cierto, propuse un referéndum para la salida de España de la OTAN, con poca fortuna. Doctores tiene la iglesia, yo soy ateo. Lo propuse en la Asamblea de IU, de forma discreta. En ella, ninguna mención fuerte a la guerra. Tampoco en la Fiesta, ni en Mundo Obrero.

¿Y nosotros? Demasiada gente aún navega para comprender algo tan simple: El capitalismo fracasa en todas sus tesis pero no cae. Aterroriza con el terrorismo, el hundimiento económico y las guerras. Su crisis sirve para reducir derechos y condiciones sociales. Quiere volver en muchas cosas al siglo XIX, liquidando derechos económicos y sociales y ahorrar el dinero para vender más armas. Hunden socialmente a Grecia pero en el mismo momento les inundan de armas. Panetta, el actual Secretario de Defensa de EE.UU., el verdadero representante de la industria bélica en la OTAN, defiende que Europa debe armarse. La guerra, como siempre, es parte inseparable del capitalismo. Y algunos, que vienen incluso de un "comunismo doctrinario" o de un izquierdismo de salón, no se enteran. Escribió Lenin: "el izquierdismo, enfermedad infantil del comunismo". Ahora quizás escribiría: "el izquierdismo, patología necesaria del capitalismo".

Se dedican a hablar de "teorías democráticas" y de "revoluciones" de primavera frente a la guerra y al neoliberalismo, sin enterarse de que éste tiene un plan perfectamente urdido para recuperar su tasa de beneficios: en Libia y en Siria, en Egipto y en Túnez, en África, en América y en Asia. A nivel general el capital hace su "corralito" y algunos/as todavía navegan entre un pacifismo humanista pasado por la OTAN y un eurocentrismo bañado en la Comisión Europea y en la Casablanca.

El "ni OTAN, ni Pacto de Varsovia", "ni OTAN ni Milosevic", "ni OTAN ni Gaddafi", "ni OTAN ni Assad", es una colaboración a la existencia de una OTAN omnipresente, única y sin contrapeso, brazo armado del capital.

Vale más que situemos de nuevo encima de la mesa, los elementos claves que un partido comunista, o una organización como IU, que pretende ser alternativa, deben tener en cuenta.

http://franciscofrutos.blogspot.com

Publicado en el Nº 242 de la edición impresa de Mundo Obrero

En esta sección

Te leo porque estás vivoLos mercaderes de la memoria históricaLa legitimidad del 18 de julio: el cine y la guerraEl significado de las palabras y el mono adivino Juan RequesenVenezuela: La Constituyente Va y es el escudo protector contra el fascismo

Del autor/a

Siria, internacionalismo y paz. Javier Peréz Andújar. EleccionesDebate de investidura, ¿nos merecemos esto?Siria y Próximo Oriente. Occidente, Europa y sus compinches de Israel y Arabia SaudíLucha y conciencia de clase. Reivindicación pasiva y progresíaLuchadores, mercenarios e interrogantes