¿Es razonable echar a la gente de sus casas para dejarlas vacías?Desahucio=Genocidio financiero Hasta en cuatro ocasiones grupos parlamentarios como BNG, ICV, ERC e IU, han presentado iniciativas para cambiar la Ley Hipotecaria, pero todas han sido bloqueadas por el PP y PSOE con la abstención de PNV y CiU

Salvador González. Plataforma Stop Desahucios del Alto Deba 07/03/2013

Para explicar el boom de la proliferación de las plataformas ciudadanas en torno a un tema tan sangrante como el de los desahucios, precisamente en este momento, habría que retroceder en la historia. En primer lugar esta crisis no tiene el mismo calado que las pasadas en las décadas de los años 70 y 80 del siglo pasado, sino que es como las depresiones de finales del siglo XIX o la vivida a principios de los años 30 del siglo XX. Y en segundo lugar, la política de vivienda llevada a cabo por los diferentes gobiernos desde el tardofranquismo. A menudo oímos decir que en este país existe una cultura propietaria. ¿Cuál es la realidad?

En el año 1950 el 51% de la población vivía de alquiler y la cifra superaba el 90% en ciudades como Madrid o Barcelona. Con el paso de los años esta tendencia ha ido cambiando. ¡Veamos por qué!

En 1957 el primer ministro de Vivienda de la historia del estado español dijo lo siguiente: “Queremos un país de propietarios, no de proletarios”. Esta frase, marcaría en lo sucesivo uno de los principios de la política de vivienda tanto de la época de la dictadura como en los gobiernos posteriores. El proyecto propietarista iniciado en esa época, tenía dos fines: el primero, eximir al estado de la responsabilidad del problema de vivienda –evitando conflictos entre el propietario estado, y los arrendatarios- y el segundo, implantar un medio de control social, convirtiendo la propiedad en un freno cara a las reivindicaciones de las capas populares. Quien tiene una propiedad tiene algo que perder. Además para adquirir una vivienda, hay que pedir un préstamo hipotecario que te crea una obligación mensual con un banco.

La primacía de la vivienda como un bien de primera necesidad quedó relegada a un segundo plano, perdió su valor de uso, dando paso al negocio. Convirtieron un derecho, en una mercancía, ya en la etapa desarrollista de 1960.

A todo esto añadiremos el concepto de desarrollo, basado en el crecimiento continuo –propio de las sociedades capitalistas-. El modelo de crecimiento escogido por los sucesivos gobiernos del estado y los que manejaban la economía –en este caso la banca- se ha basado en la especulación financiera e inmobiliaria. Por una parte se hacían leyes laxas en torno al suelo, y por otra con la globalización de los mercados y la llegada del Euro, se liberalizó el crédito permitiendo a los bancos y cajas prestar todo el dinero que quisieran y a quien quisieran. Los bajos tipos de interés y los cada vez más largos plazos para devolver los préstamos hipotecarios, hicieron relativamente fácil el acceso a los créditos, aunque con unos contratos realmente abusivos. Ejemplo: tasaciones por encima del valor de la vivienda, para poder otorgar préstamos lo más cuantiosos posible. Por supuesto, los tasadores los ponían los bancos o las inmobiliarias, pertenecientes a los bancos en muchos casos.

Al estallar la crisis, con la pérdida del empleo, comienzan a darse los primeros casos de afectados por la hipotecas -llegando a ser 400.000, desde 2007- por la imposibilidad de hacer frente a los pagos mensuales estipulados. En la mayoría de los países de Europa, si no puedes pagar, se entrega la garantía de pago, que es la vivienda sobre la que pesa la hipoteca y basta. En nuestro país eso no es así. Aquí se responde con todos tus bienes; además hay añadir otro factor, la bajada del precio de la vivienda en aproximadamente un 40%, desde el estallido de la burbuja inmobiliaria.

Aquí con la ley actual, se decreta la subasta, -por un juez- mediante un proceso de ejecución hipotecaria y si queda desierta, el banco tiene la posibilidad de quedarse con la casa por el 60% del valor de la misma y el resto de la deuda más intereses de demora más costas judiciales se quedan para el deudor de por vida. Con el agravante de que te quedas sin casa y si vuelves a tener nómina te pueden embargar una parte de ella; es decir preso de un banco para toda la vida. ¿Es esto justicia? ¿No es una aberración que mientras unos se quedan sin nada, otros obtengan beneficios a costa del sufrimiento de estos? ¿Es razonable echar a la gente de sus casas para dejarlas vacías?

En el devenir de esta problemática, en febrero del 2009 nace la PAH (Plataforma de Afectados por la Hipoteca) en Barcelona, que entabla una lucha encarnizada contra esta injusticia. Las plataformas rápidamente se extienden por doquier.

Hasta en cuatro ocasiones grupos parlamentarios como BNG, ICV, ERC e IU, han presentado iniciativas para cambiar la Ley Hipotecaria, pero todas han sido bloqueadas por el PP y PSOE con la abstención de PNV y CiU.

En esas circunstancias se forma un grupo promotor –a nivel de estado- con las PAHs a la cabeza que promueve una Iniciativa Legislativa Popular para el cambio de Ley.

¿Qué promueve esta ILP?
1º Dación en pago con efectos retroactivos. Con la entrega de la vivienda quedaría saldada la deuda con el banco. (Todo esto siempre en caso de vivienda habitual.)
2º Paralización de todos los desahucios.
3º Alquiler social. (Derecho a quedarse en la vivienda embargada pagando un alquiler que no suponga más del 30% de los ingresos mensuales por un período de 5 años.

Al calor de esta lucha nace también, la plataforma Kaleratzeak Stop Desahucios Debagoiena, siendo comarcal, la componen miembros ubicados en todos los pueblos de la comarca. Existen otras plataformas tanto en Gipuzkoa –es nuestro referente- como en otros sitios de Euskadi con las que estamos interconectados para la acción común y el intercambio de experiencias.

En nuestro valle, -el Alto Deba- la problemática no ha sido tan acuciante como en otros lugares, dado que no ha sido golpeado tan fuertemente por la crisis, hasta ahora; pero también se empiezan a dar casos en su mayoría todavía estamos en la fase de negociación con los bancos intentando que no se lleguen a los Juzgados. En Euskadi se dan entre 8 y 10 casos cada día.

La actividad de las plataformas ha logrado paralizar hasta el momento más de 500 desahucios en todo el estado. Es por eso que queremos hacer un llamamiento a tod@s los afectad@s a que contacten con nosotros y se unan a nuestra lucha. El llamamiento lo queremos hacer extensivo a toda la sociedad porque todos juntos SI PODEMOS paralizar esta barbarie.

La experiencia nos demuestra que la lucha es el único camino posible.
¡Si se puede!

En esta sección

Contra la especulación del suelo canarioHazteoír o Hazmerreír: inquisidores homófobos en Madrid apadrinan inquisidores homófobos en La HabanaSe estrena en Catalunya el documental "García Caparrós, memoria de nuestra lucha"Garzón y Bustamante impulsan la iniciativa registrada hoy en el congreso para evitar recortes de derechos laborales en los nuevos contratos de los investigadoresEl PCE-EPK emplaza a la Diputación Foral de Gipuzkoa a realizar un homenaje colectivo a los milicianos y gudaris que perdieron su vida en Areces (Asturias)

Del autor/a

La derecha venezolana recurre al sicariato para intentar tumbar la Revolución BolivarianaLos Colectivos Euskadi-Cuba y Círculo Bolivariano La Puebla llaman a participar en el XI Encuentro Estatal de Solidaridad con la Venezuela bolivarianaEl Golpe de Estado se repite en VenezuelaLa sombra del Fascismo aparece de nuevo en VenezuelaDesahucio=Genocidio financiero