Presentación del libro "Sospechas y disidencias", del periodista cubano Iroel SánchezRasguños en la piedra El autor recoge en su libro una selección de textos publicados en su blog La pupila insomne, agrupados en cinco secciones que abordan el sesgo informativo de los grandes medios de información sobre Cuba.

Mikel Hernández 10/05/2013

Rebosante de asistentes ávidos por escuchar voces que venidas de Cuba disientan, cuestionen y contrainformen las noticias que sobre la isla caribeña se vierten a diario en los grandes medios de información planetarios, la sala Cervantes de la Casa de América de Madrid acogió la presentación del libro "Sospechas y disidencias" del periodista cubano Iroel Sánchez. El actor Willy Toledo, que recientemente ha trasladado su residencia a Cuba, escritoras como Belén Gopegui, editores como Constantino Bértolo o Manuel Fdez-Cuesta y medios de comunicación alternativos como el portal nodo50.org, Rebelión o Mundo Obrero y multitud de amigos de Cuba e Iroel, además de la presencia del embajador cubano en España, Alejandro González Galiano, arroparon al periodista durante su presentación.

Procedente de una gira de varios días por varias ciudades españolas, Barcelona, Alicante y ahora Madrid en la que ha participado también Mirtha Rodríguez, madre de Antonio Guerrero uno de los cinco cubanos retenidos en EE.UU por luchar contra el terrorismo, Iroel relataba que había sido muy ilustrativo y sintomático comprobar en un encuentro con estudiantes de Ciencias de la Información de la Universidad de Barcelona, que todos ellos se mostraron muy críticos en su visión del tratamiento informativo que los grandes medios de información aplican sobre Cuba.

El autor recoge en su libro una selección de textos publicados en su blog La pupila insomne, agrupados en cinco secciones que abordan el sesgo informativo de los grandes medios de información sobre Cuba, la intervención de los intelectuales en la política, los contradictorios enfoques mediáticos acerca del terrorismo, las grietas de las alianzas de EE.UU en su política exterior y los retos impuestos por las tecnologías de la información y las comunicaciones.

Prologado por Pascual Serrano, periodista español autor igualmente de varias publicaciones en las que se somete a examen riguroso el papel de la prensa y los medios, expone en estas notas introductorias la siguiente consideración sobre el trabajo de Iroel: "Durante mucho tiempo, entre los argumentos de quienes hostigaban a la revolución cubana se encontraba la afirmación de que en Cuba sólo existían dos opciones...los medios de comunicación oficiales controlados por el Partido Comunista y valientes blogueros que se enfrentan al sistema oficial de información. Esa visión maniquea se ha visto pulverizada con la aparición de cubanos que, desde su iniciativa y total libertad han puesto en marchas sus blogs, y no era para combatir la Revolución sino para defenderla".

Junto a Iroel glosaron el libro la Doctora Ángeles Díez Rodríguez, Profesora de Ciencias Políticas y de Sociología de la Universidad Complutense de Madrid y el también Doctor Carlos Fernández Liria, Profesor titular de Filosofía en la Universidad Complutense de Madrid.

La doctora Angeles Díez comenzó su intervención, muy directa y comprometida, defendiendo la necesidad de trazar un pérfil no sólo profesional del autor del libro, sino también ideológico. Es así que calificó a Iroel de ser un revolucionario coherente, comprometido con los valores de la revolución cubana más destacados y reconocibles como son la justicia social y la solidaridad. Comprometido, con insistencia, tesón y tenacidad como rasgos destacados de su carácter, con unas ideas y unos valores revolucionarios, bosquejando en él un revolucionario más allá de un mero simpatizante gubernamental, que no por ello deja de serlo como más tarde confirmó el propio Iroel.

El título del libro dio pie a la doctora Díez para referenciar sus contenidos. Es así que consideró que el termino Sospechas evocaba un sentido Chomskyano del libro, esto es, la tarea tal y como defiende el académico norteamericano de poner bajo sospecha a los medios, los cuales son según el profesor las empresas más poderosas del mundo después de las empresas de armamento. Se trata, dice Angeles, de poner en entredicho lo que suministran los medios, lo que es noticia y sobre todo desvelar aquello que presentan como noticia pero que realmente es opinión.

El libro, en opinión de la profesora Díez, hace un desenmascaramiento de lo que son olvidos de la prensa, la cual se olvida de mencionar que en el informe sobre los riesgos del ejercicio del periodismo en América Latina, Cuba no es tenido como un país en el que haya indicios de violencia sobre los periodistas; hace un desenmascaramiento de lo que son censuras de la prensa, como la publicación mutilada por parte del diario El País de los cables de Wikileaks sobre la financiación por parte de los EE.UU de la disidencia cubana; y hace un desenmascaramiento de las distracciones de la prensa, como en el caso de la omisión en las informaciones de la presencia de un importante contingente de médicos cubanos en Haiti.

Igualmente Angeles destaca la importante labor que juegan el libro y la actividad continuada de Iroel en las tareas de contrainformación, tratando de desenmascarar el lenguaje, contrarrestar informaciones de los medios y de análisis de hechos; destapar el acoso a periodistas durante las movilizaciones del 15-M o las redadas indiscriminadas sobre inmigrantes. La doctora calificó de lujo y deber la tarea de la contrainformación, deber que ejerce Iroel al plantearle preguntas incómodas al lector, como aquella que menciona en relación al disidente Fariñas, de por qué va sin camiseta. Preguntas en la línea de desentrañar y leer lo que dicen las imágenes.

Para la profesora es evidente que hay una estrategia de guerra mediática con un lenguaje y unos medios que lo avalan. Se trata de enfrentar esa guerra con la segunda parte del título del libro, Disidencias. En esto la profesora echó mano de la etimología para emparentar los términos disentir y crepitar o crujir, esto es, lo que crepita es lo que suena diferente. Este es el sonido de un libro que ofrece armas e instrumentos para enfrentar esta guerra mediática, concluyó la profesora.

Por su parte el profesor Carlos Fernández Liria ha descrito el panorama de desastre civilizatorio en el que se han sumido los países capitalistas y su deslizamiento hacia el tercer mundo. Para Liria un blog y por extensión un libro como el de Iroel es un blog para la discusión. Discusión como búsqueda de soluciones, punto de partido para pensar soluciones. Tomando como referencia el prólogo de Pascual ha expresado con satisfacción la constatación de que un internet generalizado en Cuba no es un internet disidente con la revolución y ha aportado el concepto de parlamentarización de la sociedad cubana, en el sentido de una extensión social de la discusión y el debate. Modelo social, el cubano, donde en su opinión no se ha pervertido el lenguaje, como sí ocurre en el nuestro, donde haya una confusión entre los problemas y las soluciones. De las paradojas y confusiones en el capitalismo ha vertido diversos ejemplos, referidos al paro, la vivienda o la economía, donde se trata de solucionar el desempleo facilitando el despido, esto es, desempleando más gente o que lo que se plantean como soluciones a la economía sean realmente problemas para la gente, o que se eche gente a la calle y haya viviendas vacías. Así es que Liria ha afirmado que las paradojas de Cuba no son ni por asomo las paradojas que vivimos nosotros bajo el capitalismo. Ellos tienen problemas económicos y en nuestro caso el sistema económico es el problema.

Para Liria la superioridad del socialismo respecto al capitalismo reside en que es un punto de partida superior, en el socialismo se pueden distinguir los problemas de las soluciones; en el capitalismo la confusión entre las mismas es tan espantosa que lleva a paradojas irresolubles. En apoyo de esta tesis el profesor Fernández Liria distribuyó un gráfico entre los asistentes. Se trata de un gráfico realizado por investigadores usamericanos y canadienses que muestra la relación entre sostenibilidad y desarrollo. Países que son muy desarrollados pero poco sostenibles porque necesitarían cuatro y cinco planetas para mantener ese desarrollo, cosa que evidentemente no es posible pues contamos con un único planeta, o países que están subdesarrollados, lo cual tampoco es deseable. El estudio muestra que sólo hay un país que mantiene un equilibrio entre ambos elementos y ese país es Cuba, lo cual para Liria lo hace deseable como punto de partido para la solución de los problemas civilizatorios.

Así pues, finalmente el profesor Liria expresó el deseo de que nunca falte la palabra socialismo en un programa político.

El autor Iroel definió su blog como silvista (por Silvio Rodríguez) fidelista(por Fidel Castro). Expresó que sus ideas se mueven en el orden ético, intelectual de estos dos paradigmas.

Introducido en el terreno de las paradojas por su anterior interviniente, relató las dificultades económicas y tecnológicas que enfrentan en la isla para el acceso a la red, la condición insular y el bloqueo en el acceso a los medios por parte de EE.UU, frente a la estimulación de medios con que cuentan los llamados disidentes para el acceso a internet, con conexión vía satélite y todo un derroche de medios a su servicio. Frente a eso, Cuba ha tenido que priorizar el acceso a internet de manera colectiva para instituciones científicas, académicas y de investigación. En este sentido Iroel elogió la voluntad democratizadora por parte de Cuba en el acceso a la red y tomando como referencia unas palabras del CHE cuando fue investido doctor honoris causa por la universidad de Las Villas en las que llamaba a pintar de colores campesinos y obreros las universidades, él llama también a pintar la red de esos mismos colores, en la perspectiva de creación de un ciberespacio socialista.

En respuesta a la pregunta de uno de los asistentes entre el público que conminaba a los oradores a exponer una guía práctica para la acción en el terreno contrainformativo, Iroel recurrió a la importancia de la acción colectiva y coordinada en el terreno de la contrainformación y trajo a colación la expresión del escritor cubano José Lezama Lima "rasguño en la piedra", ampliando la metáfora de que si somos muchos los que creamos rasguños en la piedra, esta acabará quebrándose.

En esta sección

Chéjov, los tilos de CrimeaComic y revoluciónEspaña en el corazón: Pablo Neruda y la gesta del WinnipegUna novela sobre el comercio y los piratasEl impulso de la Escuela Pública como motor del cambio social... hasta el franquismo

Del autor/a

La información es un derecho, no una mercancíaEl impacto de los tratados de libre comercio en nuestras vidas cotidianasUn impulso movilizadorUna Unión Europea irreformable, hecha a la medida del gran capital Ahed Tamimi, ejemplo de resistencia, orgullo y dignidad