Boicot cultural a IsraelAyer Suráfrica, hoy Palestina: presentación de la campaña, Boicot cultural a Israel (BDS)

Paco Arnau del Castillo 22/09/2013

La mañana del domingo de la Fiesta del PCE 2013 se celebró una mesa redonda de presentación de la campaña ‘Boicot Cultural a Israel’ a cargo de Luis Nieto (coordinador de Paz con Dignidad), Luis García Montero (escritor y catedrático de la Universidad de Granada), Amira Cheikh Ali (activista palestina) y Héctor Grad (profesor de la Universidad Autónoma de Madrid y miembro de la Red de Judíos Antisionistas).
El boicot cultural a Israel es uno de los ejes centrales de la campaña internacional BDS (boicot, desinversines y sanciones), promovida por 160 entidades políticas y sociales progresistas y de la izquierda palestina y apoyada por cientos de organizaciones en todo el mundo, entre ellas el Partido Comunista de España. Los ponentes de la mesa redonda, en especial Héctor Grad, destacaron los ejes de esta campaña: en el plano político, sanciones a un Estado que viola los derechos humanos de su población y de los territorios ocupados, con especial mención a las relaciones entre la Unión Europea e Israel, promoviendo el boicot institucional al Estado sionista; y en el plano económico, no invertir (o desinvertir) en Israel ni colaborar con empresas e instituciones israelíes desde empresas u organismos oficiales internacionales, lo que implica boicot comercial a Israel.

En el acto se destacó la necesidad de que las organizaciones políticas y sociales promuevan y difundan a nivel internacional esta campaña y el boicot ciudadano —de los consumidores— a la compra y consumo de productos israelíes, así como el boicot cultural… el mundo académico, del cine o la música y los intelectuales deben contrarrestar la falsa idea ampliamente difundida por los medios dominantes en Occidente de que Israel es una democracia. “Los trabajadores de la cultura no podemos guardar silencio ante la sistemática violación de los derechos humanos por parte de Israel”, afirmó el poeta Luis García Montero. La activista palestina Amira Cheikh destacó el carácter racista y criminal de un Estado como el de Israel, que desde su origen ha provocado un éxodo masivo de palestinos de la tierra que les pertenecía que se cifra actualmente en seis millones de refugiados; un racismo institucionalizado en el que la supremacía de un grupo racial sobre otro ha provocado que la limpieza étnica y la segregación (‘apartheid’) estén al orden del día en la tierra palestina, tanto en Israel como en los territorios que ocupa ilegalmente tras varias guerras de agresión contra los palestinos y las naciones árabes con el imprescindible apoyo del imperialismo de EEUU.

Tanto ponentes como los que intervinieron en el coloquio posterior destacaron la necesidad de concienciar al conjunto de la izquierda y las fuerzas progresistas para que apoyen la campaña BDS, exigir a las instituciones españolas y europeas que no colaboren con un Estado racista que viola los más elementales derechos humanos e ignora las garantías democráticas de parte de su población y en los territorios que ocupa. Asimismo, que el mundo académico y de la cultura no colabore ni participe en actos promovidos por Israel bajo falsos argumentos de “paz y entendimiento”. Se destacó el ejemplo reciente del gran físico teórico Stephen Hawking, que rechazó recoger en Israel un galardón por tratarse de un Estado racista.

Israel hoy, como Sudáfrica ayer, es un Estado en el que se tortura, se asesina y se detiene y encarcela ilegalmente sin derecho a defensa en un marco de represión generalizada bajo criterios claramente racistas, donde permanecen en prisiones 144 niños menores de 16 años; por poner uno de los más sangrantes ejemplos del carácter criminal de un Estado que sistemáticamente incumple el derecho internacional y los más elementales derechos humanos.

Al finalizar el acto se incidió en la necesidad de que todos actuemos con coherencia frente a Israel, especialmente en el caso de intelectuales y artistas que se reclaman “progresistas” y a la vez mantienen actitudes normalizadoras y cómplices que sirven de propaganda exterior a un Estado criminal, belicista y racista como Israel; pues no podemos ser neutrales ni hay equidistancia posible entre represores y oprimidos, entre agresores y agredidos, entre asesinos y asesinados, entre verdugos y víctimas.

La solidaridad internacionalista con el pueblo palestino es una tarea esencial para la izquierda y para todas las fuerzas progresistas internacionales y ahí no hay medias tintas que valgan; debe ser un principio irrenunciable en el que no caben dudas ni vacilaciones, sino coherencia y firmeza.

En esta sección

Thailandia: elefantes para un déspotaTrump vs. América LatinaBrasil, el pulso continúa entre Bolsonaro y LulaEstados Unidos persigue un colapso económico total de Venezuela aunque la población tenga que sufrir¿Un frustado golpe cívico-militar en Venezuela sin castigo?

Del autor/a

“Los españoles antifascistas saludan a las fuerzas liberadoras” Ayer Suráfrica, hoy Palestina: presentación de la campaña, Boicot cultural a Israel (BDS)La ‘dama de blanco’ cubana con la ‘dama de hierro’ de la derecha españolaiRedes: La libertad de prensa según BBVA, Telefónica, el PP, Yoani Sánchez y cíaEncuentro internacional en La Habana: nuevos escenarios de la comunicación política en el ámbito digital