La Tercera República se construye con propuestas políticas, económicas, contra el paro...Julio Anguita: "La República tiene que tener contenido, ideas y proyecto para afrontar los problemas de hoy"

Mundo Obrero Redacción 25/10/2013

Mundo Obrero: Siempre nos dices que para reivindicar la República hay que recordar la Segunda pero trabajar por la Tercera porque hay una gran saturación de actos en recuerdo de la Segunda pero pocos sobre la Tercera. ¿Puedes ampliar esta idea?
Julio Anguita:
Sí, porque me temo que cada vez hay más colectivos republicanos y casi todos ellos, más de un 90%, son evocaciones, conmemoraciones del 14 de abril, pero el problema es que no podemos traer la Segunda República a la España del s. XXI. Por lo tanto, la idea republicana, los principios republicanos son muy antiguos e informaron a la Primera y la Segunda República. Son propuestas políticas, económicas, contra el paro y eso hay que construirlo por lo tanto yo le digo a los colectivos republicanos que no pierdan tanto tiempo en hablar de la Segunda República y se preparen para traer la Tercera. Hay un riesgo, y es que en cualquier momento los poderes que realmente mandan en España crean que Juan Carlos y la monarquía ya no les sirven y traerán una República pequeña, de juguete y así los que solo han ido sacando la bandera tricolor creerán que han conseguido traer la República. La República tiene que tener contenido, ideas y proyecto para afrontar los problemas de hoy.

M. O: ¿Qué contenido, qué propuestas y en base a qué partes de la historia debería contemplar esa propuesta republicana?
J. A:
Si la memoria no me falla, tanto la Primera República en su breve espacio de tiempo que fueron diez meses y que nos enseñó los planes de los republicanos federales y la Segunda República, dedicaron un espacio importante a la cultura y también a los problemas laborales. Por tanto, la Tercera República debe basarse en los Derechos Humanos y la Carta de la Tierra.

Los Derechos Humanos, frente a lo que piensa la derecha y una izquierda distraída, tiene, a partir de su artículo 22, el derecho al trabajo, el derecho a la salud, el derecho de que la mujer cobre lo mismo que un hombre cuando hace el mismo trabajo, el derecho de la jurisdicción universal, etc.

Eso debe ser la Tercera República. La separación de la iglesia y el Estado, una política de austeridad que acabe con las obras faraónicas que hace que tanto dinero se pierda en construir aeropuertos que no sirven, para hacer monumentos totalmente estériles. Tiene que hablar de democracia radical, mucho más participativa cuyos mecanismos hay y se están exponiendo. Tiene que plantear cómo crear y recomponer el concepto de España desde una concepción Federal. Finalmente, sobre todo debe hacer girar su política exterior hacia Iberoamérica. No podemos quedarnos anclados solamente en Europa. Nosotros, por lengua, por historia y, además, porque nos interesa económicamente, tendremos que vincularnos a Iberoamérica.

M. O: Por tanto, si debemos trabajar por la Tercera, ¿cómo debemos construir ese poder ciudadano que pueda traer esa Tercera República?
J. A:
El problema que planteas es, ¿con que material contamos? ¿Con que ladrillos? Ahora me dirijo yo a todos los colectivos republicanos que hay en España. Hay multitud de Ateneos, de colectivos, de asambleas y de personas que se confiesan republicanos y que cuando llega el 14 de abril sale a la calle, cogen la bandera tricolor, gritan vivas a la República y se van a su casa. Esos, en vez de irse a su casa, dediquen el esfuerzo a proponer qué República quieren.

Este libro no pretende tener la razón pero, ¿Por qué no lo cogen y ven los siete ejes que yo he propuesto? O saquen otros. Yo les pido, por favor, a los republicanos de este país que, de una vez por todas, se dejen de estar mirando todo el tiempo a la Segunda República. Ese trabajo es estéril, no sirve para nada. Perdonadme que sea tan duro. Hay que construir la Tercera y con ellos se cuenta porque si con ellos no se construye la República, la República nos la traerá la derecha.

En esta sección

Antonio González Pacheco, uno de los símbolos del terror franquistaElena Ortega: “La justicia es una herramienta para mantener los pilares del Estado y del régimen”Si no hay una ley que despenalice la eutanasia es porque PSOE, PP y Cs votaron para impedirlaDecir NO es antifascistaSe impide el paso a la I Marcha en recuperación de los caminos públicos de los Montes de Toledo

Del autor/a

I Congreso Internacional. El pensamiento y la praxis de Rosa Luxemburg. Significación y actualidad de su legado político y económicoLa República al servicio del pueblo como respuestaLa Fundación Marcos Ana ha presentado una denuncia para que la policía investigue los actos vandálicos contra la memoria del luchador antifranquistaEl PCE impulsa la organización de la Cultura Popular AntifascistaCaminando por la igualdad, derechos y libertades