Resolución del IV Congreso del PIEPoner la reorganización del trabajo social en la agenda de la izquierda

Partido de la Izquierda Europea (PIE) 17/12/2013

La mujer y las crisis

La profunda crisis que azota Europa afecta a los Estados de la Unión de manera diferente y en momentos diferentes. A pesar de las divergencias entre países, la tendencia general para las mujeres está caracterizada por salarios injustos, el paro, un nivel de vida precario y pobreza creciente, ahora o en la vejez. Los inmigrantes sin papeles sufren incluso peores condiciones.

La actual crisis del sistema financiero y socio-económico Europeo se superpone a la crisis de la supervivencia de la especie humana mientras por todo el mundo los fundamentos sociales y ecológicos de la vida son destruidos. Ambas amenazas tienen sus raices en la crisis del capitalismo y en la crisis del patriarcado. El patriarcado impacta sobre la organización de la economía, y afianza su dominio en la producción de bienes a través de la reproducción humana y de la naturaleza, que son necesarias para la supervivencia del planeta.

Las alternativas feministas y de izquierdas por una economía sostenible no deben consistir en la búsqueda del máximo beneficio en detrimento de la naturaleza y la sociedad, ni en un crecimiento frenético y una aceleración permanente del ritmo de vida. Los puntos clave deberían ser la supervivencia de la especie humana y de su ambiente natural y una vida más plena. La economía del dinero y los bienes tiene que estar relacionada con la economía de los cuidados.

Economía Solidaria y trabajo social

En el capitalismo solo importa el beneficio, es por esto por lo que amenaza la supervivencia de la humanidad y de nuestro planeta. Queremos detener y evitar este desastroso desarrollo e introducir análisis y estrategias desde una perspectiva de género en la discusión de las alternativas a la economía y al sistema capitalista.

- Queremos una ‘’economía del cuidado’’ que se preocupe por la sociedad y por las personas a la vez que preserva y protege el medio ambiente.

- Queremos un ‘’estado cuidadoso’’, un verdadero estado del bienestar en diversas formas de organización democrática con fuertes políticas de distribución, instituciones públicas y servicios sociales asequibles y accesibles para todos. El sector publico tiene que ser expandido para proveer servicios sociales de alta calidad.

- Instituciones de trabajo social públicas, no controladas por la iglesia y sometidas a la lógica liberal de la eficiencia. No a la privatización! No a la mercantilización de los bienes comunes!

- El trabajo solidario es una estrategia indispensable de supervivencia y apoyo en la crisis actual y podría ser el núcleo de una nueva economía. En adición, los principios fundamentales han de ser abordados. Un cambio en el paradigma económico es necesario para avanzar hacia una economía solidaria.

Redistribución y Revalorización del trabajo social, dar al trabajo social un nuevo valor

En el sistema capitalista todo tiene que pagarse. La producción de bienes y servicios para el mercado es de vital importancia, en tanto que la ‘’producción’’ de vida, los nacimientos, el crecimiento de los niños y el cuidado de los ancianos no están valorados. Principalmente son las mujeres las que realizan estos trabajos indispensables para la sociedad, muchas veces ocultamente y sin cobrar. Debemos mover los diferentes tipos de trabajo social de lo privado a lo público, debemos hacerlas visibles. Tienen que ser reconocidas, apreciadas e implementadas en las cuentas nacionales e internacionales.

A lo largo de las últimas décadas los servicios sociales se han expandido. No solo cubren el trabajo domestico o familiar sino también las actividades externalizadas desde el entorno doméstico como jardines infantiles, escuelas e instituciones de cuidado además de la sanidad pública y la privada, educación y entretenimiento, consultas y dependencia. Incluyen los servicios cruciales como la educacion y el agua, los mares, bosques, semillas y cultura. En la mayoría de estas secciones son las mujeres las que están trabajando. Estas actividades apenas pueden ser más efectivas, es por esto por lo que están poco valoradas en las sociedades capitalistas, los salarios son especialmente bajos y las empleadas apenas valoradas. Necesitamos un cambio de perspectiva urgente, el trabajo remunerado y el no remunerado, el trabajo para el mercado y el trabajo social han de ser radicalmente revalorados y redistribuidos, al menos no sólo en cuanto a los géneros.

- ¡Ponemos la reorganización del trabajo social en la agenda de la izquierda!. El trabajo social no es privado, es político porque implica la supervivencia de la sociedad. Vamos más alla del concepto industrialista y masculino del trabajo. La política -no las mujeres- tiene que reconciliar la reproducción/cuidado social y la producción.

- El trabajo social y la reproducción social tienen que ser revaluados y apreciados.

- El trabajo social no remunerado debe ser incluido en la protección social.

- ¡Desfiminizar el trabajo social! El trabajo remunerado y el no remunerado deben ser redistribuidos y repartidos entre hombres y mujeres, entre individuales y colectivos.

- Máxima protección laboral para los trabajadores, incluidos los trabajadores inmigrantes. No a la precarización y a los salarios injustos!

- Derecho a dar cuidados, bajas remuneradas para todas las trabajadoras, hombres y mujeres, derecho a las bajas parentales y a las bajas educativas, paridad en el tiempo de baja para las bajas parentales.



Sostenibilidad

En el capitalismo, los bienes se producen nada más que para obtener beneficio en tanto que en la economía social centra su atención en la producción y reproducción constante de los seres humanos y la naturaleza se destinan a fines útiles. Queremos generalizar esta lógica del valor práctico. Queremos la producción y los servicios destinados para su función real: satisfacer las necesidades, ser útil, ser de calidad y ser atractiva.

- La producción y el consumo deben estar basados en las energías renovables, en la sostenibilidad de los recursos y la protección de los bienes comunes. El conocimiento no puede ser patentado, la apropiación de tierras debería ser prohibida.

- En vez de comerciar con la polución y los deshechos, queremos conseguir una justicia climática entre el Norte y el Sur.

- Los costes sociales y medioambientales deben estar incluidas en los precios equitativos.

- En contraste con la maximización del beneficio que está dominada por el valor de intercambio, queremos establecer una economía del valor útil. Retiramos los productos y servicios del consumismo y los salarios-dumping y destinarlos para su función real: satisfacer las necesidades, ser útiles, ser de calidad y ser atractivos.

- Toda la educación, desde la educación infantil a la universidad, educación general y vocacional debe ser pública y gratuita.

Para todo esto necesitamos

- Estrictas regulaciones para el mercado financiero.

- Política fiscal justa en vez de austeridad, impuestos a los ricos en vez de desmantelar los servicios sociales. Invertir en la infraestructura social en vez de privatizar.

- Introducción de la renta básica universal. Seguridad social y solidaridad –no caridad- para todos. Bienestar y no prestaciones condicionadas. Se necesitan debates más avanzados en lo que a la renta básica se refiere.

Es una tarea y un reto importante para la Izquierda Europea cumplir con estos objetivos. La reorganización del trabajo social y los valores de una Economía Solidaria son objetivos universales. Deben convertirse en una parte integral de la estrategia y del trabajo político de la Izquierda Europea y de los partidos miembros.

Comencemos a discutir este tema hoy, en este Congreso del Partido.

Traducción: Nestor López

En esta sección

Hacia un segundo Foro de fuerzas de izquierdas, verdes y progresistas europeasAlbiol denuncia el “agravio comparativo” impuesto por el Gobierno del PP en la próxima visita de Mahmoud AbbasVenezuela ante la guerra económica de la burguesía, del imperio y su guerra mediáticaLa diplomacia económica y los derechos humanosEl PCE rechaza las sanciones impuestas a Venezuela y exige a la UE el cese de sus actuaciones injerencistas y belicistas

Del autor/a

Comunicado del Partido de la Izquierda Europea (PIE) ante el asesinato de 9 campesinos en ColombiaLlamamiento a los municipios europeos por una Red de Ciudades Libres de TrataEl PIE apoya el compromiso con la paz en ColombiaDeclaración breve de la Conferencia Mediterránea de la IzquierdaEl Partido de la Izquierda Europea y su Vicepresidenta Maite Mola felicitan al pueblo de Ecuador y al nuevo Presidente Lenín Moreno