Resolución del IV Congreso del PIELa evolución de la situación en el Mediterráneo

Partido de la Izquierda Europea (PIE) 17/12/2013

Los acontecimientos que tienen lugar actualmente en Medio Oriente y en el mundo árabe nos demandan una gran atención y un compromiso con la paz y la democracia en toda la región.

En los últimos dos años hemos visto una aceleración de acontecimientos muy importantes, con las continuas revoluciones árabes, la gran crisis en Siria, la colonización israelí en detrimento de los derechos del pueblo palestino, la reanudación de las negociaciones sobre el presunto programa nuclear de Irán y las consecuencias de la guerra en Libia en África Occidental y Mali.

Lo que tuvo lugar en 2011, desde Túnez a Yemen pasando por Egipto, es un verdadero punto de inflexión histórico. Los levantamientos populares por la democracia y la justicia social derribaron a dictadores. Las rebeliones pusieron de manifiesto las condiciones de estas sociedades y la relación de fuerzas políticas. Pusieron de relieve la limitada pero real influencia de las fuerzas políticas del Islam y la debilidad de las fuerzas progresistas. Pero nada volverá a ser como antes para los pueblos que se han apoderado del debate político y que hasta hoy no han abandonado del todo sus esperanzas, como en Túnez, Egipto y Yemen.

Sin embargo, la relación de fuerzas a nivel internacional sigue determinando los límites de estos movimientos. En primer lugar, en el plano económico, los sistemas existentes en esos países no han cambiado y siguen dominados por las potencias occidentales y sus intereses. En segundo lugar, el Islam político, a través de sus diferentes partidos, está tratando de salir de su aislamiento y de usar su poder para imponer una islamización progresiva de estas sociedades, algo que estas rechazan.

Los movimientos de transformación democrática se determinan en gran medida también por los asuntos internacionales que están en juego. Esto se puede ver especialmente en las estrategias intervencionistas de las potencias regionales e internacionales sobre la economía, y también a nivel militar.

Entre las causas que llevaron a este levantamiento de los pueblos árabes, también se encuentran, y esto cuenta mucho, las políticas de la Unión Europea y de las principales potencias europeas. A través de las políticas neoliberales que quiere imponer, a través de acuerdos de libre comercio, la UE tiene una gran responsabilidad de la exacerbación de las crisis sociales y económicas y el sufrimiento de estos pueblos.

La UE y los Estados Miembros deben reformular sus relaciones con el mundo árabe y poner fin a sus políticas neo-coloniales. Se debe reforzar y ampliar la solidaridad con las fuerzas progresistas del mundo árabe, especialmente en Túnez y Egipto, para que estos pueblos puedan rechazar la violencia política y cualquier instalación de un régimen autoritario y encontrar su propia voz en la transición democrática y social.

Esto también es verdad para el pueblo sirio, apoyando cualquier iniciativa, como Ginebra 2, que haga posible poner fin a la guerra civil y que se acople a un proceso político entre las distintas fuerzas de la oposición y el régimen y para poner fin a la violencia. Esto significa rechazar cualquier intervención militar o amenaza. Y que los sirios puedan elegir libremente su destino democrático.

Por último, en el proceso sobre la eliminación de las armas nucleares en todo el mundo, del que formamos parte, de debe hacer lo posible para que Oriente Medio sea una zona libre de armas nucleares, tal y como decidido la Asamblea General de la ONU. Esto incluye a países como Irán, pero también a Israel. Esto requiere de nuestra parte el fortalecimiento de nuestros vínculos con todos los actores sindicales y políticos de la sociedad civil que quieren, como nosotros, crear las condiciones para que los pueblos de esta región puedan elegir libremente su futuro y para que, finalmente, experimenten una época de paz, democracia y de justicia social.

Para todas estas batallas, el PIE se compromete a organizar “conferencias regulares de la izquierda mediterránea" conjuntamente con las fuerzas de izquierda del sur y del este del Mediterráneo.

Traducción: José Luis Martínez Redondo

En esta sección

¿Está Turquía preparada para resolver el problema chipriota?Benalmádena acoge este fin de semana la III Conferencia del Mediterráneo de la IzquierdaPor qué tarjeta roja a IsraelVenezuela está demostrando que es capaz de resistir la peor de las tormentas ofensivas interna y externaEurodiputado Javier Couso denuncia que Almagro llama al desconocimiento de la institucionalidad venezolana

Del autor/a

Benalmádena acoge este fin de semana la III Conferencia del Mediterráneo de la IzquierdaEl Partido de la Izquierda Europea lanza una campaña contra la trata de mujeresEl Partido de la Izquierda Europea rinde homenaje a Roxa Luxemburg y Karl LiebknechtGregor Gysi: “Este terrible ataque en Berlín nos devasta profundamente a todos”El Partido de la Izquierda Europea creará un Foro anual para construir un espacio político de convergencia