OpiniónLa conexión Robespierre-Marx

Libertad Henríquez 31/05/2005

Decía el poeta que malos son los tiempos donde hay que defender lo evidente. Esto viene a colación del debate suscitado por algunos camaradas en torno a la aparición en nuestras tesis congresuales de una referencia central a la conexión Robespierre – Marx. Esta conexión ha sido históricamente tan evidente que sólo la desmemoria o la pérdida de identidad comunista pueden negarla. Desde luego, nunca lo harían Engels o Lenin o la memoria colectiva de la clase obrera francesa y europea que entendió un elemento central: Robespierre no era el terror sino el ala democrático-republicana y popular de una revolución que fue más allá de los límites que la burguesía estaba dispuesta a aceptar. Es más, esto lo reflejaron los grandes historiadores como Mathiez, Lefebvre, Soboul o, en la actualidad, Michel Vovelle. Que todos sean conocidos historiadores marxistas y que estén en durísima polémica con la derecha académica, en torno a Furet, prueba que la historia nunca es neutra y que está en función de los conflictos políticos culturales del presente.

La conexión Robespierre – Marx, lo es histórica e ideológicamente. De un lado, una democratización entendida como autogobierno de los ciudadanos y ciudadanas, como autoinstitucionalización o como poder constituyente de una soberanía que reside efectivamente en el conjunto de los hombres y mujeres, y de otro, esto es también sustancial, que va más allá de elecciones y de reglas procedimentales, que busca subordinar la lógica económica y social a las aspiraciones igualitarias de las poblaciones. Marx va más allá y relaciona democratización y socialismo como un movimiento emancipatorio que incompatibiliza capitalismo con democracia y que conecta autogobierno de los ciudadanos con la autoorganización de los productores.

No es casualidad que, en un momento donde la memoria histórica del movimiento obrero y de la izquierda está siendo brutalmente combatida, reaparezcan también posiciones que hablen sin más del jacobinismo asimilándolo al centralismo e ignoren la carga revolucionaria e igualitaria que llevó, en un momento polémico, a Lenin a asumir la herencia de Saint-Just y de Robespierre como consustancial con una concepción moderna del partido político.

Esta conexión, históricamente determinada, nos permite hoy situar República y Socialismo como un nudo fuerte de la lucha política real en nuestro país y hace que nuestras apelaciones de una democracia material tengan sentido y una orientación sólidamente asentada en una tradición de la que somos depositarios.

¿Acaso el NO de Francia a la mal llamada constitución europea no tiene mucho que ver con esta conexión?

Publicado en el Nº 165 de la edición impresa de Mundo Obrero

En esta sección

1948. 15 de Mayo Gran Marcha de la Resistencia por el Retorno de los refugiados a Palestina y Jerusalén la capitalAhí os quedáis con Rajoy y el BorbónSemana de pasión (mediática)Primer encuentro de la Red Interautonómica de MemoriaEl valor del Master

Del autor/a

La conexión Robespierre-MarxComunistasAlianzas y alianzasLecciones de un plebiscitoLa penúltima oportunidad