Entrevista candidata nº2 de Izquierda Unida al Parlamento EuropeoPaloma López: "Es preciso un plan de reindustrialización para Europa" El gobierno ha convertido un problema de deuda privada, que debería haberse resuelto con otros mecanismos, en un problema de deuda pública.

Gema Delgado 14/05/2014

Mundo Obrero: Has renunciado a la Secretaría de Empleo de CC.OO. para hacer política desde el Parlamento Europeo con Izquierda Plural, ¿qué te ha llevado a dar este paso?
Paloma López:
No ha sido una decisión fácil, pero lo que más ha influido para tomar esta decisión ha sido que en este momento el Parlamento Europeo es el sitio más adecuado para defender los intereses de los trabajadores y trabajadoras, porque la mayoría de las decisiones que se aplican en los países se adoptan en Bruselas y vienen impuestos por instituciones no democráticas, como la Troika, que defienden intereses contrarios a los de la clase trabajadora y lamentablemente estamos sufriendo las consecuencias de dichas decisiones. Esto hay que tratar de revertirlo y hay que hacerlo desde la política.

M.O.: ¿Cómo se han deteriorado las condiciones de trabajo y las relaciones laborales en estos últimos años en España en relación con Europa?
P.L.:
Aunque el Gobierno del Partido Popular no lo quiera reconocer, España es un país rescatado ya que se ha recibido dinero para “sanear” la banca, y como tal ha de cumplir a rajatabla las condiciones impuestas por el rescate, de ahí la reforma laboral; las negativas modificaciones en materia de pensiones encaminado, entre otras, a fomentar planes privados de pensiones; la eliminación y deterioro de los servicios públicos y su privatización; el cumplimiento de los objetivos del déficit; etc.

M.O.: ¿Cuáles son las (tres o las que quieras) principales medidas en materia de empleo que defenderás desde Bruselas?
P.L.:
Es preciso poner en marcha un plan de reindustrialización para Europa, con especial atención a las zonas más afectadas por la crisis. Ha de ser sostenible y respetuoso con el medio ambiente. Una clara apuesta por los Servicios públicos de calidad. Un programa de rentas mínimas y el establecimiento de un salario mínimo.

Y para poderlo llevar a cabo es preciso la obtención de recursos económicos a través de la ampliación del presupuesto de la Unión y otra distribución de las partidas presupuestarias. Control por parte del Parlamento y democratización del Banco Central Europeo. Una Auditoria de la Deuda, para establecer una quita o reestructuración de la deuda ilegítima, y una Fiscalidad Justa, lucha contra el fraude, eliminación paraísos fiscales, ITF que no esté “descafeinada” como las medidas que se han adoptado recientemente.

M.O.: ¿Qué posibilidades hay para un New Deal que permita la recuperación económica de los pueblos europeos y de la clase trabajadora?
P.L.:
Para recuperar los derechos de los trabajadores y trabajadoras y también de la ciudadanía, es imprescindible un cambio de rumbo en Europa. Otra política económica, una apuesta por la Europa social, democratizar las instituciones. Recuperar los valores de solidaridad interregional, de cooperación, entre otras cuestiones. Y ese trabajo sólo lo puede hacer la Izquierda Europea. Iniciamos un camino de cambio, imparable, que tendrá además su reflejo en las elecciones de próximo año.

M.O.: Participaste en la conferencia internacional organizada en Bruselas por el Partido de la Izquierda Europea sobre cómo resolver el problema de la deuda y la austeridad. ¿Cuál es el camino para quitarnos la losa de los recortes, el chantaje y intervención de la Troika en las políticas económicas nacionales que supone la deuda?
P.L.:
España no tenía un problema de deuda pública, esta se ha generado, entre otras cuestiones, por el dinero que se ha pedido para rescatar a la banca y los intereses que ha generado. El gobierno ha convertido un problema de deuda privada, que debería haberse resuelto con otros mecanismos, en un problema de deuda pública. Lo primero que hay que hacer es una auditoría de la deuda que determine cuál es la parte ilegítima, y realizar una quita y reestructuración de la misma, como ya se hizo con Alemania en los años 50 donde se les hizo una quita del 60% de la deuda que tenían.

M.O.: ¿Cuál es el peso que tienen ahora los sindicatos de clase en la toma de decisiones laborales y económicas que se toman en Europa y cuál debería ser?
P.L.:
Es decisivo apoyar a los sindicatos europeos y de la CES, trabajando por aplicar su estrategia “Dimensión Social de laUE” y las propuestas por el crecimiento sostenible y el empleo.

Hay que potenciar el papel de interlocución de los Comités creados para la defensa de las condiciones de vida y trabajo (Comité de Empleo y Comité de Protección Social, entre otros) y legitimar el papel de los sindicatos europeos por parte del Parlamento ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, al fin de interponer recursos ante el mismo sobre normas nacionales que incumplan convenios, directivas o normas europeas.

Ademas para IU el papel de la negociación colectiva es clave para fortalecer el peso de la participación salarial y facilitar condiciones económicas justas para todos los trabajadores y especialmente para las trabajadoras para rebajar la brecha salarial existente. Ello aseguraría un elemento só?lido de demanda interna que fomente el crecimiento económico. Hay que desarrollar normativa laboral para incrementar la participación de los trabajadores en la toma de decisiones de las empresas, especialmente en las grandes y mediante procedimientos de cogestión, ya existentes en algunos países europeos.

M.O.. Parecía que la Confederación Europea de Sindicatos avanzaba hacia la izquierda, pero en su web la Secretaria General, Berdadette Ségol pide el voto para Martin Schulz, candidato socialista a la presidencia de la Comisión Europea, como la opción para “devolver la esperanza” a la gente. ¿Dónde está y hacia dónde va la Confederación Europea de Sindicatos?
P.L.:
La CES ha publicado un manifiesto para las elecciones al Parlamento Europeo que contiene la posición de su Comité ejecutivo, donde se hace un llamamiento a la participación en las elecciones a los trabajadores y trabajadoras europeos, afectados por la gestión nefasta para las personas que se ha hecho de la crisis. Y recomienda que para cambiar de rumbo se deben elegir parlamentarios y parlamentarias dispuestos a imponer un cambio de política y construir otro proyecto europeo. Esa es la posición de la CES, lo demás hay que entenderlo desde un plano personal.

Publicado en el Nº 272 de la edición impresa de Mundo Obrero mayo 2014

En esta sección

Enrique Santiago insta al PSOE a “dejarse de amenazas” y a “sentarse de una vez a negociar de verdad, porque aún no han empezado”Guillermo Úcar: “No podemos normalizar que nuestra relación laboral sea como falsos autónomos y se nos contrate por horas” 22 J. Las urnas republicanas vuelven a las calles de MadridFascismos y extrema derecha en Europa¿El retorno del fascismo?

Del autor/a

Yago Álvarez: “La Ley Montoro secuestra la capacidad de los Ayuntamientos para ejercer políticas públicas”En defensa del olivar tradicionalGuillermo Úcar: “No podemos normalizar que nuestra relación laboral sea como falsos autónomos y se nos contrate por horas” Estados Unidos persigue un colapso económico total de Venezuela aunque la población tenga que sufrirCarlos Sánchez Mato: “Presentamos una alternativa para quienes consideran que su Madrid no es el de los recortes y políticas de la derecha impuestas por Montoro y aceptadas por Manuela Carmena”