Entrevista candidato nº7 de Izquierda Unida al Parlamento EuropeoJavier Couso: "La Unión Europea es rehén de las políticas estadounidenses" La UE ha apoyado un golpe de Estado en Europa, protagonizado por grupos neonazis y una intervención clara de la inteligencia civil estadounidense.

Carlos González Penalva 15/05/2014

Javier Couso Permuy, candidato número 7 de la lista de la Izquierda Plural, nació en El Ferrol y es diplomado en periodismo audiovisual. Ha sido mensajero, músico y librero, y actualmente dirige dos documentales. Activista social desde los 80, ha participado en el movimiento por los centros sociales, la lucha contra el racismo, por la objeción de conciencia, la solidaridad internacional y el sindicalismo de base. Tras el asesinato de su hermano José, coordina el movimiento por la verdad, la justicia y la reparación en la lucha contra la impunidad.

Javier Couso ha resaltado en numerosas ocasiones que en la candidatura de la Izquierda Plural “somos gente normal para gente normal; hemos elaborado un programa con doce fuerzas políticas, y con 178 propuestas, para las cuales hemos contado con numerosos y diversos colectivos sociales” y que la candidatura de la que forma parte llevará los “deberes puestos por la ciudadanía” al Parlamento Europeo: “solo mediante la participación activa de la ciudadanía se puede conseguir la regeneración democrática”.

Mundo Obrero: Siria es otro punto de conflicto en el que EEUU y la OTAN, con el silencio de la UE, parecen estar amenazando con una “intervención” militar al margen del Consejo de Seguridad de la ONU ¿Cómo podemos valorar la situación en Siria? ¿Cómo podemos “parar” la potencial intervención de EEUU-OTAN en Siria?
Javier Couso:
En Siria se libra una batalla en la reorganización de Oriente Medio y en el marco de la emergencia de nuevas potencias que entierran el proyecto globalizador, que no era más que un ataque a todos los Estado-nación para que prevaleciera uno sólo: los Estados Unidos de América. En esa batalla por la hegemonía, las materias primas y el aprovisionamiento energético son imprescindibles, pues países como China tienen su talón de Aquiles en no poseer recursos propios. El rediseño de esta zona, privilegiada en petróleo y en situación geográfica para su exportación, es un viejo proyecto de la oligarquía estadounidense que pretende privar a China de esos recursos, contener a Rusia en la zona y dar el mando a sus aliados sobre el terreno: Israel y Arabia Saudí.

Siria es la llave con la que abrir la cerradura de Irán, su derrota sería la derrota del llamado “eje de la resistencia” integrado por Siria, el libanés Hezbollah y el propio Irán, país que rivaliza con los saudíes en la exportación del oro negro. Por lo que estamos viendo, la jugada que sirvió en Libia no ha valido en el caso sirio, el apoyo a grupos extremistas de la órbita takfirista-alqaeda que imponen a sangre y fuego califatos alejaron a la población, la cohesión de las comunidades cristianas y alauitas en torno al ejército árabe, el apoyo sobre el terreno de las fogueadas fuerzas de Hezbollah, el apoyo de Irán y la colisión con los intereses de Rusia por su base en Tartús, única salida al Mediterráneo de la flota rusa, han hecho fracasar momentáneamente estos planes.

A pesar de los centenares de millones en armamento suministrados por Arabia Saudí, Qatar y Turquía a los grupos taqfiristas, a pesar del entrenamiento por parte de la inteligencia y las fuerzas especiales estadounidenses, francesas e israelíes de los actores “rebeldes” moderados o la utilización de la estrategia de la tensión por medio de atentados químicos de bandera falsa que propiciaran la aplicación de zonas de exclusión aérea, no han conseguido, ni la autorización del Consejo de Seguridad, ni la fragmentación del ejército árabe sirio, ni la flaqueza de Rusia o China. A estas alturas, justo cuando las autoridades sirias recuperan Homs, parece que la guerra irá muriendo poco a poco poniendo freno a uno de los innumerables intentos de reorganizar Oriente Medio al gusto del Imperio que se pretende unipolar.

M.O.: Las noticias sobre Ucrania son preocupantes y parece que, una vez más, la Unión Europea no es capaz de consensuar una posición que no esté subordinada a la OTAN. ¿Cuál crees que debería ser la posición y el papel de la UE en lo referente a Ucrania?
J.C.:
Estamos ante otra desestabilización del espacio europeo propiciada por Estados Unidos. Las palabras de la Subsecretaria de Estado de EEUU, Nuland, cuando afirmaba ante su embajador en Ucrania ¡Que se joda la UE!, explican claramente que es una jugada a dos bandas. Por un lado se dificulta un acercamiento más profundo de la UE a Rusia en materia de aprovisionamiento energético, ofreciendo el gas de esquisto estadounidense como sustituto, y por otro lado se convierte en un avispero el glacis ruso, zona de seguridad por la que pasan innumerables autopistas de gas y de petróleo y se profundiza en el cerco a Rusia que se inició con la expansión de la OTAN y las promovidas “revoluciones de colores”.

La Unión Europea es rehén de las políticas estadounidenses, la OTAN juega un papel de dogal para impedir la existencia de una política exterior independiente, círculo que se pretende cerrar con el tratado de libre comercio entre la UE y EEUU que sería la puntilla. La UE ha apoyado un golpe de Estado en Europa, protagonizado por grupos neonazis y una intervención clara de la inteligencia civil estadounidense a través del Instituto Internacional Republicano y todo el entramado creado para financiar la desestabilización con el modelo de la guerra de cuarta generación que tan buenos resultados ha dado. La conversación entre la representante de la política exterior europea, Ashton, con un ministro estonio revelan que los francotiradores que mataron policías y manifestantes, pertenecían a la llamada oposición “pro-europea”. Hoy tenemos un peligro de guerra real en el espacio europeo y un gobierno ucraniano en el que hay ministros nazis. Todo apoyado por la Unión Europea y jaleado por los grandes medios de comunicación.

Esta claro que la UE no podrá tener una política exterior mientras no se deshaga de la tutela estadounidense y promueva un verdadera política exterior basada en la buena vecindad, en los tratados comerciales acordes al Derecho Internacional y en una disuasión militar defensiva y autónoma.

Publicado en el Nº 272 de la edición impresa de Mundo Obrero mayo 2014

En esta sección

Enrique Santiago insta al PSOE a “dejarse de amenazas” y a “sentarse de una vez a negociar de verdad, porque aún no han empezado”Guillermo Úcar: “No podemos normalizar que nuestra relación laboral sea como falsos autónomos y se nos contrate por horas” 22 J. Las urnas republicanas vuelven a las calles de MadridFascismos y extrema derecha en Europa¿El retorno del fascismo?

Del autor/a

Solidaridad con los nueve del Teatro JovellanosEl bloqueo no ha terminadoOtro camino, no sólo para Grecia sino para toda EuropaCuba y EE.UU inician un nuevo periodo en sus relaciones diplomáticas y económicasEugenio Martínez:"La educación es la base del desarrollo de un país"