Europa, se inicia la alternativa en GreciaLa Izquierda Europea crece en el Europarlamento

Pedro Marset 09/06/2014

En el ámbito europeo tres son los elementos más destacados de las elecciones de 25 del mayo, la abstención elevada, sobre todo en la Europa oriental, el ascenso de la ultraderecha y de los euroescépticos sobre todo en Francia y Gran Bretaña, pero también en la Europa oriental, y el inicio de la alternativa de izquierdas, del Partido de la Izquierda Europea (PIE) al modelo actual, sobre todo en Grecia con Syriza, aunque ausente en Europa oriental. Los tres elementos apuntan al final del modelo europeo de los Tratados de Maastricht y de Lisboa a causa del manejo neoliberal de la crisis financiera con la austeridad, Troika, recortes y desmantelamiento del Estado del Bienestar.

El Parlamento Europeo (PE) posee más competencias y entre ellas la de elegir al presidente de la Comisión Europea. Precisamente la apuesta del PIE por el líder de Syriza, Alexis Tsipras como candidato a la misma y la creación de una plataforma electoral en Italia encabezada por él para la recuperación de la izquierda transformadora italiana, ausente en el PE, revelan lo acertado de tal iniciativa.

El grupo parlamentario de referencia para el PIE, el GUE/NGL se ha fortalecido pasando de 35 eurodiputados a 51 como mínimo, convirtiéndose en un grupo de peso en el PE. Como se indicaba, el aspecto más llamativo ha sido el avance de Syriza que de un 4,5% pasa a un 28,5% (6 eurodiputados), sobrepasando al PASOK y a Nueva Democracia, cuando el KKE, el partido comunista griego ha pasado de un 8,4% a un 6,1% (dos eurodiputados). El argumento decisivo ha sido la propuesta de una Europa alternativa, de acabar con la Troika y la austeridad, y apostar por la solidaridad europea, No el encerrarse en el propio país frente a tanta calamidad. Ha sido importante la recuperación de diputados de Italia gracias a la lista L’Altra Europa-Con Tsipras, con un 4,4% y tres eurodiputados. En Francia el resultado para el Front de Gauche ha sido modesto, un 6,6% con 3 eurodiputados y uno por la formación de Ultramar, UOM, cuatro en total. En Portugal se da un avance del PCP que pasa del 10,6% al 12,7% con tres eurodiputados mientras que el Bloco d’Esquerda pasa del 10,7% al 4,7% con un parlamentario. En Alemania Die Linke mantiene los resultados, de 7,5% a 7,4% con 7 eurodiputados, el grupo más numeroso del GUE/NGL. Akel, de Chipre, desciende ligeramente, pero con un apoyo muy importante: un 28,5% y 2 eurodiputados. Los comunistas de la República Checa obtienen un 11% con 3 eurodiputados, mientras que el Sinn Fein de Irlanda obtiene un buen resultado con un casi 20% y tres eurodiputados y en Gran Bretaña obtiene menos del 1% con un eurodiputado. En Finlandia y Dinamarca se logra un eurodiputado en cada país, 9,3% para la Izquierda que recupera el escaño y 8% para el Movimiento Popular contra la UE. En los Países Bajos con un 10,3% se logran dos eurodiputados y en Suecia la Izquierda obtiene un 6,3% con un eurodiputado y la Iniciativa feminista obtiene otra eurodiputada.

Del resto de Europa occidental cabe destacar el ascenso, que no es suficiente pero si significativo, de formaciones nuestras como en Bélgica (4%), Luxemburgo (5,7%) o Austria (0,7%) que apuntan a la mayor presencia de nuestra alternativa en medio de las protestas sociales.

Por lo expuesto, más la aportación española si se confirma la incorporación de Podemos, el GUE queda como grupo mediano a tomar en cuenta para todo tipo de cuestiones en la contienda política europea.

Pero a la vez hay que aceptar que el GUE/NGL y el PIE adolecen de un problema, la nula presencia de eurodiputados de Europa oriental excepto de la República Checa. Hay que valorar positivamente el incremento en votos de formaciones de izquierda transformadora como en Eslovenia, el 5,9%, pero cuando se repasan los resultados desde Polonia o Hungría hasta Letonia, Estonia, Lituania, Bulgaria y Rumanía, el panorama no puede ser más desolador para la izquierda, justo donde más crecen los extremismos de derechas. La herencia pesa como una losa y se convierte en asunto prioritario para el PIE acertar en favorecer una esperanza revolucionaria en estos países que a su vez ayudaría a la lucha de clases a nivel europeo.

Publicado en el Nº 273 de la edición impresa de Mundo Obrero junio 2014

En esta sección

Foro de Fuerzas Progresistas, Ecologistas y de la Izquierda de EuropaNetanyahu, el veneno de IsraelLa extrema derecha golpista amenaza BrasilIdlib: hacia la batalla final de SiriaPerfumes (fúnebres) de Arabia

Del autor/a

Nuestra Bandera y el centenario de la Revolución SoviéticaMonográfico Nuestra Bandera: Octubre, 100 años después. De la Revolución al debate del comunismo hoyLa Comisión Europea no se entera de que hay que cambiarNueva etapa de Nuestra Bandera, la revista Teórica del PCEGobierno socialista portugués. Posibilismo de izquierdas frente a la Troika