Insta por carta a Rajoy a la aprobación de una Renta Básica Ciudadana IncondicionalJuanjo, desempleado de la localidad madrileña de Fuenlabrada, inicia una huelga de hambre contra la pobreza y la precariedad

Mundo Obrero Redacción 20/05/2015

Cuando decimos que en este país hay 12,8 millones de personas en riesgo de pobreza o de exclusión, estamos hablando de más de 12.800.000 personas, cada una de ellas con nombres y apellidos, que soportan un auténtico drama económico, social y familiar. Son trabajadores, desempleados, dependientes, menores y pensionistas que no pueden cubrir sus necesidades básicas, que no pueden garantizar el pago de la hipoteca de su vivienda, del suministro de electricidad, agua, luz y teléfono y, a veces, ni acceder una alimentación básica.

Juan José Huerta es uno de ellos. Vecino de Fuenlabrada, con 53 años, pocas probabilidades de encontrar trabajo y con su esposa también sin ingresos, acaba de iniciar una huelga de hambre contra la pobreza, la precariedad y por una renta básica ciudadana incondicional (RBCI) garantizada.

Juanjo, como le conocen sus vecinos y amigos, escribió una carta al presidente del gobierno, Mariano Rajoy, el pasado 11 de mayo, exponiéndole la creciente desigualdad económica y social que vive en el país que tiene a un tercio de sus menores en riesgo de pobreza mientras que los 20 más ricos han incrementado su fortuna en 12.289 millones de euros durante el 2014. En la carta le pide “el compromiso de poner en marcha un debate social sobre una Renta Básica Ciudadana Incondicional, a través de los medios públicos, antes del final de la legislatura”.

El desempleado de Fuenlabrada urge al presidente del gobierno a acabar “con la enorme desigualdad social a la que hemos llegado por los desequilibrios que ha producido la desregulación de la economía” y reivindica la “indispensable redistribución de la riqueza”.

Juanjo que inició ayer martes 19 de mayo la huelga de hambre, cuenta con el apoyo de colectivos y movimientos locales y regionales que promueven la iniciativa, así como de la Marea Básica contra el Paro y la Precariedad. El Ayuntamiento también le apoyó con carteles en las cristaleras del Consistorio y pidió a la Comunidad de Madrid la aprobación de la Renta Básica, pero en cambio no permitió que se pusiera la estructura necesaria para apoyar al desempleado durante esta acción reivindicativa.

En esta sección

Hacia una nueva España industrial40 años de desindustrialización, análisis para una propuesta de futuroLos trabajadores de Amazon no se rindenCuando los trabajadores de Ryanair perdieron el miedoMaría José Santano: “Nuestro objetivo siempre fue llegar a un acuerdo a través de la negociación, pero la patronal sólo ha puesto palos en las ruedas“

Del autor/a

El equipo de la #QuerellaBorbón da las gracias a quienes han colaborado en la campaña para recaudar la fianzaManifiesto en defensa de las políticas públicas de Memoria Democrática y contra el negacionismo de los crímenes del franquismoEl Supremo impone una fianza de 12.000 euros para ejercer la acusación popular en la #QuerellaBorbónEntrevista a Mariela Castro Espín, directora del Centro Nacional de Educación Sexual de Cuba y diputada cubanaEl juez Marchena será el encargado de decidir si el Supremo admite a trámite la #QuerellaBorbón