Análisis de los resultados electorales de las elecciones municipales y autonómicasLas listas apoyadas por el PCE e IU obtienen el 10,45% de los votos A nivel municipal son los mejores resultados desde 1995.

Jaime Aja Valle 22/06/2015

El PP pierde la alcaldía de Madrid, Barcelona y Valencia, el PSOE Zaragoza, que irán a candidaturas unitarias o alternativas. En el marco de un importante giro a la izquierda, el bipartidismo sufre un duro golpe, aunque conservará la mayor parte del poder autonómico y municipal. Vistos los resultados de las grandes ciudades, posiblemente hayamos perdió una importante posibilidad para la construcción de una alternativa al régimen político y social.
Por primera vez desde 1979, cuatro de las cinco grandes ciudades no serán gobernadas por partidos del sistema. Madrid, Barcelona y Zaragoza serán gobernadas por candidaturas unitarias de la izquierda rupturistas, y Valencia será gobernada por Compromís. Este es un dato que, por sí sólo, subraya la crisis del bipartidismo, como síntoma de la crisis de legitimidad del régimen político y social.

El segundo gran titular es el importante giro a la izquierda del electorado. Si 2011 pintó de azul la mayor parte del país, en 2015 el PP ha perdido gran parte de su poder autonómico y municipal. Pierde los gobiernos de País Valencià, Aragón, Illes Balears, Extremadura, Castilla–La Mancha, Cantabria y Navarra. En la Comunidad de Madrid, Castilla y León, Región de Murcia y La Rioja pierde la mayoría absoluta y dependerá de Ciudadanos.

Tras este giro a la izquierda se ha producido un importante movimiento de fondo, que ya se apuntaba en las elecciones europeas y andaluzas: una reemergencia de la clase social como determinante del voto. En los barrios y pueblos de clase trabajadora la derecha ha perdido la mayoría que tanto le había costado conseguir y se sitúa incluso como tercera o cuarta fuerza, en unos resultados similares a los de los años ochenta. Los mapas electorales de Madrid o Barcelona, Sevilla o Córdoba, son los mapas de la lucha de clases. La movilización y el giro electoral de la clase trabajadora ha sido clave en el retroceso del PP.

Para Izquierda Unida nunca los resultados de unas elecciones habían sido tan desiguales. A nivel municipal, los resultados cuando se ha presentado en solitario y sobre todo cuando se ha presentado en listas unitarias, han sido muy positivos; pero los resultados autonómicos sólo pueden calificarse de catastróficos y tremendamente injustos para el trabajo realizado. Es paradójico que en las tres regiones características del modelo de desarrollo basado en la especulación y la corrupción (Madrid, País Valencià y Región de Murcia), el PP ha ganado las elecciones autonómicas y la fuerza que más ha combatido este modelo, y muchas veces en solitario, ha desaparecido de los parlamentos regionales.

A nivel municipal, el voto obtenido por las candidaturas apoyadas por IU y el PCE ha llegado al 10,53%*, frente al 7,45% obtenido en 2011. Estas candidaturas han logrado 3223 concejales y concejalas. El dato es engañoso, pues en esta evolución influye mucho la participación en listas unitarias en las grandes ciudades. Pero si excluimos Madrid y Barcelona, comprobamos que las candidaturas apoyadas por IU han pasado del 7,10% al 8,29%. Entrando en detalle, vemos el importante avance en presencia municipal: de las 82 ciudades más importantes (capitales de provincia y CCAA y otros municipios de más de 100 mil habitantes), IU ha pasado de tener representación en 60 a tenerlo en 67. Tiene concejales en Vigo, Ourense, Santiago de Compostela, Lugo y Pontevedra (Galicia); Bilbao, Vitoria y Donosti (Euskadi); Salamanca, León y Soria (Castilla y León); Santander (Cantabria); Logroño (La Rioja); y Cuenca (Castilla- La Mancha). Por el otro lado, ha perdido representación en Valencia y Castellón (País Valencià), Badajoz y Cáceres (Extremadura), Cartagena (Región de Murcia), Jaén (Andalucía) y Girona (Catalunya).

IU e ICV-EUiA han logrado a nivel municipal los mejores resultados desde 1995. En municipios de más de 20 mil habitantes, ha pasado de tener 10 alcaldías a tener 13. Mantiene Rivas (Madrid), El Prat de Llobregat, Sant Feliu, Santa Perpètua de Mogoda y Olesa de Montserrat (Catalunya), Mieres y Castrillón (Asturias), Los Palacios y Villafranca y Conil de la Frontera (Andalucía). Logra la alcaldía de El Ferrol (Galicia), Zamora (Castilla y León), Langreo (Asturias) y Tudela (Navarra), aunque pierde la alcaldía de San Fernando de Henares (Madrid). Sin embargo a nivel autonómico los resultados han sido catastróficos. En medio de un importante movimiento al voto útil, IU ha pasado de obtener el 6,34% de los votos y 35 diputados y diputadas, a tener sólo el 4,19% y 9 representantes.

Quizás hayamos perdido una gran oportunidad histórica. Viendo los resultados de Madrid, Barcelona, Zaragoza o A Coruña, está claro que no exagerábamos cuando decíamos que las elecciones de 2015 podían ser un golpe al sistema político y social, tal como fueron las elecciones de 1931. El sectarismo de Podemos y nuestros propios errores lo han impedido. En las elecciones generales tenemos una segunda oportunidad para construir una alternativa popular que pueda transformar política y socialmente nuestro país.

* Para los datos de Madrid se han contabilizado los resultados obtenidos por la candidaturas apoyadas por el PCM en Madrid, Leganés, Getafe y Alcorcón, excluyendo los resultados de las candidaturas de IU-CM en estos municipios, siguiendo el criterio de la resolución del 12 de abril del Comité Central del Partido Comunista de Madrid y las resoluciones de la Presidencia Federal de Izquierda Unida.

Publicado en el Nº 285 de la edición impresa de Mundo Obrero junio 2015

En esta sección

El PC Asturias apoya la campaña "Reprueba la corona" lanzada por IUTener un general dentro de la mochilaEl movimiento por la 3 ª República se organizaLa estela de Long HopeSi nos movemos, cambiamos todo

Del autor/a

Una extrema-derecha de tercera generación para AlemaniaIniciemos en mayo un nuevo ciclo de movilización socialDe campaña en campañaLa desmovilización social y el giro a la derechaLa democracia participativa: eje central del nuevo municipalismo transformador