No podemos rendirnos ante aquellos que quieren hacer de la riqueza cultural de Catalunya, arma arrojadiza contra pueblos y clase hermanaLa izquierda catalana en la encrucijada del 20-D El PSUCviu luchará por una izquierda en Catalunya contraria a la OTAN, por la República, por el federalismo y la construcción del socialismo peninsular.

Jorge Torres Hernández. Secretaría Política del PSUCviu 16/12/2015

Hablar de Catalunya hoy en día es hablar de una encrucijada. A la encrucijada social que azota al resto de España cabe añadir la encrucijada nacional, con la mezcla y desorientación que puede provocar en mucha gente este tema.

Todo esto tiene un reflejo en el entramado institucional con la crisis de gobierno que vivimos tras las elecciones, llamando a un plebiscito sobre la independencia, en la Generalitat de Catalunya. El Frente Nacional creado por ERC y CDC se queda a las puertas de obtener una mayoría absoluta en escaños (que no en votos) y pasa a depender, por la idiosincrasia de los comicios, del apoyo de la CUP. Esta última insiste en no aupar como President a Artur Mas y las negociaciones siguen trabadas aun y los intentos de CDC y ERC por desatascar la situación y formar gobierno. La última negativa de la CUP a las condiciones expuestas ha sido este pasado 29 de noviembre.

Comentábamos en otras ocasiones cómo el llamado “procés” ha escondido la agenda social y reivindicativa a cambio de una agenda nacional donde todos los días los medios nos bombardean con “días históricos”. En esa dualidad, tenemos un independentismo catalanista a la ofensiva y agresivo, que a su vez se ha topado y alimentado a un españolismo que pasa a estar representado por Ciutadans (C’s) que encima, a su vez, recibe el apoyo electoral no por su agenda social sino por su agenda nacional y la claridad (como el independentismo) del discurso a seguir en este tema. El voto del otrora cinturón rojo (PSUC-PSC), tornado cada vez más en naranja.

Es preocupante el ascenso de una fuerza como C’s, pero es también un reflejo del fracaso de las diversas izquierdas catalanas. Propios y extraños hemos sido incapaces de llegar y organizar a segmentos importantes de la clase trabajadora catalana, que además tiene mucho vínculo con la población que llegó a Catalunya con las emigraciones de otras partes de España. Un segmento de la población que ha perdido su referencia como clase pero que en el debate nacional no ha querido quemar puentes con el resto de España, con el que se sienten identificados. Como con todo, si del debate nacional se desvincula el debate de clase, el caldo de cultivo para que organizaciones chovinistas y nacionalistas se hagan con ellos está servido y así está ocurriendo.

Es por ello que el PSUCviu tiene una tarea urgente e importante, más allá de debates electorales, de encontrar la forma de llegar a esta y mucha otra gente y hacer ver que en el debate nacional no hay blancos y negros, que hay otras salidas, y a su vez ayudar a recomponer la solidaridad y la identificación de clase social. Nos jugamos mucho en ello, ya que debemos evitar la consolidación de un debate público agresivo y ultra identitario. Un debate falso porque no existe diferencia palpable entre “españoles” y “catalanes” en Catalunya; evitar que las preferencias culturales de unos o de otros sirvan de pretexto para empujar los más bajos instintos, en el fondo sirve para apuntalar más el sistema. Lo estamos viendo, el ”divide y vencerás” está sirviendo curiosamente no para una independencia de Catalunya (los grupos promotores de esto no buscan este objetivo realmente), sino un nuevo reparto de la tarta, en lo que venimos llamado la “Segunda Transición”, desactivando la contestación social y aupando el voto a formaciones que son claramente las representantes políticas de las élites extractivas de plusvalía en Catalunya y el resto de España. Y para muestra de ello, el cómo intenta el PP y C’s orientar la campaña de las generales con el “desafío catalán” y cómo hace lo mismo CDC en Catalunya respecto al “monstruo español que nos quiere liquidar culturalmente”.

Fracturas

En la izquierda alternativa o transformadora, las cosas no han sido fáciles. Al fracaso estrepitoso de la candidatura “Catalunya Si Que Es Pot” (CSQEP) el pasado 27-S hay que sumarle un proceso de mal llamada confluencia que ha dado a “En Comú Podem”. Un proceso que ha fracturado y de forma seria (en algunos casos irremediablemente) a formaciones como EQUO, ICV o EUiA. Donde además, una entrada de Barcelona en Comú (BeC) inicialmente percibida por muchos como positiva, ha pasado de la noche a la mañana a ser un elemento de fricción y confrontación por las formas dadas de construcción de la candidatura y sobre a quién o no, se sumaba a nivel Estatal si no se conseguía el llamado “grupo propio catalán”. Las declaraciones de Xavier Domènech o de Ada Colau donde afirman que harán campaña junto con Pablo Iglesias deja este elemento meridianamente claro.

Esta confluencia lamentablemente no se ha dado bajo la concreción de un programa, como sí ocurrió en las municipales. Se han reproducido los peores errores y vicios de CSQEP, un pacto cupular donde las organizaciones de base poco o nada han tenido que decir. Se ha empezado a contar cromos y repartir en reuniones los puestos de las listas. Sólo y después de que esto haya estado cerrado a cal y canto, sólo entonces se han convocado actos-reuniones para estipular un programa “común”. Es decir, empezar la casa por el tejado. Lo que se ha llamado últimamente, actuaciones de “vieja política” por organizaciones de la supuesta “nueva política”.

En EUiA, única formación que ha hecho referéndum interno para ratificar al menos una parte de los acuerdos tomados, la situación ha degenerado en un completo desastre interno. En el Consell Nacional se aprobó por prácticamente unanimidad una serie de puntos y acuerdos bajo los cuales negociar la candidatura de confluencia con el resto de actores. Estos puntos o “líneas rojas”, llamadas “Plan A” eran:

“Una coalición catalana, que obtenga grupo parlamentario propio en el congreso. Una coalición que sea una expresión pública de todos sus componentes o de un solo componente representativo del conjunto. Que asegure un sitio de salida para EUiA. Que se desarrolle un acuerdo para el Senado. Una coalición con un acuerdo de financiación de las partes y del conjunto. Un acuerdo que sea dialogado/acordado con IU.” En caso de no poderse cumplir se iniciaría el llamado “Plan B” que no es ni era otra cosa que presentarse como Unidad Popular en Catalunya.

Se convocó un referéndum con doble pregunta en el que se instaba a: 1º Tener más tiempo de negociación bajo los acuerdos del consell y 2º si estábamos de acuerdo en el estado de las negociaciones actuales. El PSUCviu llamó públicamente a votar un doble negativo, un NO-NO. Primero porque entendíamos que aunque se han de apurar los tiempos de negociación, y estando de acuerdo con los puntos establecidos en el Consell Nacional de EUiA, el tiempo de la negociación había acabado y tocaba otra cosa. Y, segundo, también un no porque el acuerdo presentado y el estado de las negociaciones en aquel momento eran inasumibles. Los resultados finalmente fueron un Sí (con cerca del 54%) a la primera pregunta y a la segunda pregunta un NO (con cerca del 87%).

Al cabo de una semana la dirección de EUiA aceptó un nuevo acuerdo. Y lo aprobó en un consell nacional (con una participación de aproximadamente 60 miembros de un total de 150). El acuerdo provocó malestar interno ya que resultó luego que dicho acuerdo no existía y que todavía estaba negociando (el responsable de Organización se ausentó de la reunión para ir a negociar) lo cual dejaba serias dudas sobre si las líneas que aprobó el consell para desarrollar el acuerdo se estarían cumpliendo. Para más INRI, luego ha resultado ser que hay parte del acuerdo que es secreto, por lo visto a petición de BeC y los anexos todavía están sin conocimiento de la militancia de la organización. Sin embargo, la cosa no queda aquí, ya que IU Federal en el momento de la firma del acuerdo, no tenía constancia del mismo y el propio responsable de organización federal, estaba en Madrid esperando a un representante de EUiA para tirar adelante la candidatura de Unidad Popular en Catalunya. Sobra decir que tampoco a día de hoy, la dirección de IU Federal tiene el acuerdo alcanzado por EUiA sobre la mesa, también siguen sin ser publicados los anexos secretos.

La situación ha generado un movimiento transversal dentro de EUiA, donde mucha gente asumía que dada la circunstancia la candidatura de “confluencia” no cumplía los requisitos establecidos y tocaba hacer campaña como Unitat Popular y Alberto Garzón. Como la dirección de EUiA no convocaba un referéndum interno para ratificar o no el nuevo acuerdo (como si hizo con el anterior) se ha seguido el procedimiento estatutario y se inició una recogida de firmas para poder convocar el referéndum y pedir la publicación de los anexos secretos para el conjunto de la afiliación. A día de hoy y con las firmas recogidas y entregadas, la dirección de EUiA sólo ha enviado vía e-mail, el acuerdo sin hacer públicos los anexos “secretos” y no se ha pronunciado sobre la celebración de un nuevo referéndum para ratificar la posición tomada. Esto último es grave, ya que nos encontramos con una posición de “hechos consumados” a sumar una violación de los estatutos de la organización.

Lamentablemente todo este escenario político, electoral y social, nos deja ante una disyuntiva y una encrucijada… ¿Hacia dónde irá la izquierda catalana? El PSUCviu lo tiene claro y luchará por una izquierda en Catalunya contraria a la OTAN, por la República, el federalismo y la construcción del socialismo peninsular. No nos podemos permitir rendirnos ante quienes muestran excesiva pleitesía ante los poderes fácticos y no podemos rendirnos tampoco ante aquellos que quieren hacer de la riqueza cultural de Catalunya, arma arrojadiza contra pueblos y clase hermana.

Publicado en el Nº 291 de la edición impresa de Mundo Obrero diciembre 2015

En esta sección

IU reclama que Zoido explique en el Congreso la reclusión de cerca de 500 personas migrantes en la cárcel sin inaugurar de Málaga II y pide por escrito distintas explicaciones al GobiernoIzquierda Unida, “satisfecha” por los “notables avances en la investigación de los ‘Papeles de Bárcenas’”Confluencias y ciudades del cambio, en el ecuador de una legislaturaIU denuncia ante la Comisión Europea la intervención de Montoro en las cuentas del Ayuntamiento de MadridDefensa trata de corregir sus mentiras a IU y ahora sí reconoce que la Asociación de Militares Española disfruta de dependencias gratis en un cuartel

Del autor/a

Un paso más hacia el abismoAlternativa al inmovilismoLas Brigadas Internacionales en la Batalla del JaramaLa izquierda catalana en la encrucijada del 20-DLas elecciones del 27 de septiembre en Catalunya