El documento "Operación Venezuela, Freedom 2" muestra hasta qué punto la campaña internacional sigue un plan trazado y preestablecido paso a paso.Guerra mediática contra Venezuela: "Operación Venezuela Freedom 2" Desde Francia la Red Voltaire ha desvelado la existencia de esos planes aportando un documento valiosísimo del Comando Sur de los EEUU sin que el gobierno norteamericano haya desmentido su existencia.

Fran J. Pérez Esteban. Miembro de la Ejecutiva de Izquierda Unida Federal como responsable de Extensión internacional 04/07/2016

Enlaces relacionados

¿Quién es Leopoldo López?

Desde hace años, Venezuela es objetivo político-militar del imperialismo de los EEUU. Desaparecida la Unión Soviética que lideraba una forma alternativa y distinta de organizar el mundo, la economía, el estado y la sociedad, Venezuela buscaba su vía al Socialismo desde 1999, impulsando desde un gobierno popular y no populista, la Revolución Bolivariana con un líder invencible como Chávez, que ganaba democráticamente elección tras elección.

Chávez y el gobierno bolivariano marcaron el camino a otros pueblos y otros países, pero sin duda lideraban un grupo de países y gobiernos que se constituyeron en un bloque regional de poder latinoamericano popular y antiimperialista. Donde no había antes más que un 'patio trasero' donde los yankies organizaban golpes militares criminales a su antojo y establecían gobiernos neoliberales y afines, llegaron estos gobiernos de izquierdas y promovieron la soberanía, la democracia participativa y la integración latinoamericana. Se consolidaron instituciones regionales tan importantes como el ALBA, en lo económico, o UNASUR, en lo político. Estos gobiernos de izquierda pretendían no solo lograr una revolución democrática con derechos humanos y justicia social para sus pueblos y en sus países sino lograr esa integración y fortaleza regional frente a un intervencionismo histórico de los EEUU en lo económico, en lo político y en lo militar.

América Latina se fortaleció en la línea de Simón Bolivar, pues 'solo unidos, seremos fuertes', y en la percepción del imperialismo, ese proyecto de soberanía e integración continental y desarrollo económico social y popular tenía un líder: Chávez y Venezuela. Era un líder continental.

Contra Chávez (algún día se sabrá si lo mataron) y contra Venezuela se intentó entonces todo: campañas orquestadas, golpes, boicots petroleros. Creyeron que muerto Hugo Chávez, el 'enemigo formidable' del que hablaban los papeles de Wikileaks, Maduro perdería las elecciones, pero ganó, por poco pero limpiamente. "Si el proyecto de la revolución bolivariana continúa adelante, y se consolida, será imparable. Hay que acabar con el". Esto pensaba y piensa el Departamento de Estado de los EEUU y el pentágono.

Por todo ello se ha montado esta desproporcionada y brutal campaña internacional, política y mediática, implicando a muchos personalidades y gobiernos y con mucho dinero. Se trata de un frente político y mediático de guerra contra los bolivarianos muy fuerte y potente. Para ello no ha importado construir una, dos, mil mentiras. Sobre ella se escribirán en el futuro tesis doctorales sobre como construir desde los medios con manipulación muchas mentiras sobre un país, para lograr un objetivo que no se lograba ni por métodos democráticos ni conspirativos.

Esta campaña mediática, ilegal e ilegítima, busca desestabilizar la democracia venezolana y acabar con el gobierno democrático bolivariano, acabando con la solidaridad internacional y convenciendo de su maldad a la opinión pública mundial. Ha sido denunciada desde muchas organizaciones, instituciones y pueblos, pero recientemente desde Francia la Red Voltaire ha desvelado la existencia de esos planes aportando un documento valiosísimo del Comando Sur de los EEUU sin que el gobierno norteamericano haya desmentido su existencia. Creemos que IU sí ha sabido estar a la altura de la verdad política y de la solidaridad necesaria.

El comando Sur es un mando integrado por más de 1.300 efectivos militares para el desarrollo estratégico de los planes que defienden los intereses de los EEUU en América del Sur y Central. Su existencia demuestra hasta qué punto la cabeza del imperialismo no es hoy la de Obama, sino la del Pentágono. Se trata del documento "Operación Venezuela, Freedom 2", y al leerlo, vamos viendo hasta qué punto dicha campaña internacional sigue un plan trazado y preestablecido paso a paso. Se establece como objetivo número uno el poner en evidencia el carácter autoritario y violador de los derechos humanos del gobierno de Maduro. No importa que la Revolución Bolivariana haya acabado con el analfabetismo, desarrollado los derechos económicos y sociales a la educación, vivienda, o a la salud. O que los indicadores de la ONU sobre desarrollo humano y desigualdad hayan mejorado índices de décadas anteriores. No importa que en las 16 elecciones habidas en Venezuela desde 1999 los cientos de observadores internacionales, la ONU, la OEA, UNASUR, y hasta la Fundación Carter, hayan firmado siempre que las elecciones han sido limpias y transparentes. Lo que los medios repiten, sea verdad o mentira, crea realidad.

En ese documento se explica el plan imperialista y se define claramente, por ejemplo, que "hay que lograr el aislamiento internacional y su descalificación como sistema democrático" e insistir en que "no respeta la división de poderes". Así mismo, se busca promover el desabastecimiento económico, siguiendo un patrón muy parecido al que aplicaron los empresarios en Chile, basado en un boicot empresarial basado en la retención en la distribución de productos básicos, que lleve a la población a volverse contra el gobierno "y que provoque una crisis humanitaria". Se busca que el pueblo culpe a Maduro de ese desabastecimiento, y se busca la 'crisis humanitaria'.

Otro de los puntos de la estrategia pasa, según el documento, por "generar un clima propicio para la aplicación de la Carta Democrática de la OEA". Esta medida ya se ha tomado justamente la pasada semana, y Venezuela, que todavía tiene muchos países aliados, ha ganado la votación, resultando un fracaso por tanto, este punto concreto. El aislamiento de Venezuela no es total, ni lo será, y todavía tiene muchos países amigos. Les recomiendo ojeen este documento del Comando Sur que está disponible en castellano en la página web de la Red Voltaire (http://www.voltairenet.org/article191879.html).

El siguiente paso de la derecha bolivariana será intentar lograr recoger las firmas que les posibiliten solicitar un referéndum revocatorio de Maduro a mitad de mandato. Si lograran convocarlo, aún estará por ver que lo ganen, pues la ley venezolana señala que los promotores de la revocación deben lograr al menos un voto más que los votos que Maduro obtuvo en su nombramiento presidencial y esos fueron muchos, es decir 7.587.532, y eso es muy difícil que suceda, pero mientras tanto, avanza la estrategia de desgaste, de criminalización de Maduro, de desestabilización del gobierno y de polarización de la sociedad.

No decimos que Maduro sea el mejor gobernante del mundo, ni su gobierno perfecto. Pero tiene derecho a desarrollar su proyecto político y socioeconómico sin estas brutales injerencias, ilegítimas e ilegales. Que esta campaña infame y monstruosa se consolide va a depender de muchas cosas, pero también de la Solidaridad Internacional. ¡¡Chávez vive, la lucha sigue!!

Publicado en el Nº 297 de la edición impresa de Mundo Obrero junio 2016

En esta sección

El Sáhara Occidental y las elecciones del 28 de abrilManu Pineda: “Allí donde esté, representaré a mis organizaciones: el PCE e Izquierda Unida”De nuevo la doctrina Monroe: objetivos, Venezuela y CubaSudán: la soga de Omar al-BashirAprobada en referéndum una nueva Constitución en Cuba

Del autor/a

¿Guerra imperialista contra Venezuela?Colombia: ganó el uribismo, pero con resultados históricos para la izquierdaLa Casa Real y el Gobierno, cómplices de la dictadura saudíAcoso a la Revolución BolivarianaGuerra mediática contra Venezuela: "Operación Venezuela Freedom 2"