Paz, Internacionalismo, Socialismo

La institución parlamentaria está tomada por un pensamiento débil, errático, retórico, inútil y entreguistaDebate de investidura, ¿nos merecemos esto? Como de costumbre, tanto el PSOE como el reto de grupos expresaron sentimientos piadosos por los “refugiados” pero a nadie se le ocurrió denunciar las causas reales del éxodo masivo.

Francisco Frutos Gras 20/09/2016

No soy un ingenuo o, peor aún, un iluso, cuando veo, analizo, juzgo, critico o gloso la política y a sus protagonistas. Esta no debería ser algo lineal hecha con tiralíneas, previsible, con los papeles asignados estáticamente a cada cual según lo que decide el cuerpo teórico económico, político y social dominante, que es el que marca el régimen, sin que pueda haber variación alguna, porque no hay alternativa al sistema, como han repetido montones de veces, en propaganda grosera o subliminal, hasta ser metabolizado por gran parte del cuerpo social y político popular. La derecha, convencida de su misión histórica, por su posesión del dinero, por el poder emanado de éste, por la subordinación de las clases trabajadoras, o sea las“clases bajas”, que ahora hasta pueden votar, continúa con la política de siempre, cambiando y mejorando los medios, utilizando las técnicas de información y propaganda más modernas y alienantes.

Pero, después de decir esto, inmediatamente afirmo que el debate de investidura, sin remontarse a otros debates, actos políticos, tertulias, u oficios espiritistas de los gurús de la baja política, fue un acto bochornoso por su baja calidad teórica, ideológica, programática, humana y hasta emotiva. Un acto en el que el triunfalismo del candidato Rajoy no fue contestado con argumentaciones criticas sólidas, ni con alternativas entendibles por la grada, desde perspectivas de clase antagónicas, contradictorias o, simplemente, diferentes, sino que continuaba siendo la retahíla de lugares comunes y oportunistas. Por parte del PSOE, el “tú más”, lo mal que lo has hecho en todo, el sufrimiento que has causado al pueblo, que sólo nosotros los socialistas podemos enmendar mandándote al infierno y gobernando de nuevo. Sánchez incluso se atrevió a acusar al PP de no tener una política internacional y al servicio de la paz, con los antecedentes de un Javier Solana de Secretario General de la OTAN bombardeando Yugoslavia, una Carme Chacón como ministra de Defensa y una Trinidad Jiménez de Exteriores, participando apasionadamente en la destrucción de Libia o culminando su historial al servicio de la paz y la libertad, revendiendo el territorio de Rota y Morón a EEUU para la guerra, o con Felipe González alabando a Pinochet frente a Maduro y acudiendo solícito a defender a los golpistas venezolanos. Como costumbre, tanto el PSOE como el resto de grupos expresaron sentimientos piadosos por los “refugiados” pero a nadie se le ocurrió denunciar las causas reales del éxodo masivo. O sea, retórica vieja, conocida y falsa, dando por sentado que no tenemos ni memoria ni conciencia y que con tal de tumbar a Rajoy y al PP todo vale y nos lo creemos. Como segundo elemento a destacar del debate, por su inutilidad social, política, humana y sus potenciales enfrentamientos, no sólo dialécticos, de nuevo el memorial de agravios nazional-independentista, con seudo historias e historietas inventadas, con tergiversaciones de la realidad y con una altisonante chulería política de patio de escuela, en la cual, como siempre, destaca la truculencia chirriante y esperpéntica de Tardà al lado de la “pulcritud” burguesa de un intrascendente Homs. Ambos continuando con el slogan insultante para los trabajadores del conjunto del Estado de que “España nos roba”, hablando de la corrupción del PP, sin equivocarse un solo momento en citar la mayor corrupción y robo, en cantidad y duración, que ha habido en España en toda la etapa democrática, la de los 23 años del “molt Honorable President Pujol”, su familia, su gobierno y CDC, o CiU, o sea “els nostres lladres”, desaparecidos del debate público y amnistiados sin haber devuelto un euro. Ciudadanos, con un programa económico y social a la derecha de la práctica del PP, con su defensa activa de los golpistas venezolanos, de la UE actual y sus actuaciones en el mundo, de las bases y de la OTAN, espera que su flexibilidad política, buscando pactos de gobierno o de legislatura con el PSOE o el PP por la gobernabilidad y la defensa de los intereses de los españoles, como consigna, sea premiado en las urnas. Y, finalmente, el ínclito Iglesias en representación prácticamente única de Unidos Podemos, con un discurso chillón que parecía más la acusación de un fiscal malo contra un acusado, que no una alternativa de clase en la defensa clara, concreta, argumentada y presupuestada de una política para hacer frente a las carencias y necesidades de las clases trabajadoras, dejaba unos escasos minutos a los subalternos, incluido Alberto Garzón, con una IU relegada a diez minutos, sin derecho a réplica, para que pudieran repetir unas cuantas generalidades, sobre todo contra Rajoy y el PP, sin ninguna alternativa real, aludiendo a una pretendida mayoría para un gobierno de izquierdas, encabezada por Pedro Sánchez, con el voto de toda la izquierda, o sea de CDC, ahora PDC, del PNV y hasta de ERC, el comodín de la derecha económica y política catalana.

Saben qué les digo, que me parece que, desgraciadamente, de nuevo, Rajoy y el PP han salido vivitos y reforzados, a pesar de todo lo que ha caído. La Institución parlamentaria está tomada por un pensamiento débil errático, retórico, inútil y entreguista. Sólo nos queda la calle para activar la denuncia, la protesta y la alternativa, si hay ganas de hacerlo.

http://franciscofrutos.blogspot.com.es

Publicado en el Nº 298 de la edición impresa de Mundo Obrero jul-ago-sep 2016

En esta sección

RestauraciónSostener el hilo rojoEl Banco pésimo y los Bancos malosMordiendo abrilNiños de Balolé

Del autor/a

Siria, internacionalismo y paz. Javier Peréz Andújar. EleccionesDebate de investidura, ¿nos merecemos esto?Siria y Próximo Oriente. Occidente, Europa y sus compinches de Israel y Arabia SaudíLucha y conciencia de clase. Reivindicación pasiva y progresíaLuchadores, mercenarios e interrogantes