Ganar la batalla de las ideas es poner en valor la defensa de la justicia socialEn defensa de Fidel Castro y su legado histórico Fidel no es un héroe, no es un mito, es un dirigente, es un referente, es un líder, en el mejor sentido de la palabra.

José Luis Centella Gómez 28/11/2016

Escribir un texto sobre Fidel Castro en el día de su fallecimiento siempre produce un cierto vértigo, pero hacerlo el mismo día que estamos despidiendo a Marcos Ana, puede ser excesivo para alguien que modestamente trata de representar al Partido Comunista de España, y por ello adelanto que lo que mejor puedo decir de ambos, guste o no guste es que Fidel y Marcos Anda fueron ejemplo de comunistas, porque esa palabra representa la defensa del mejor ideal al que un ser humano puede dedicar su vida.

Por eso me atrevo a escribir un texto que empiece por señalar que Fidel Castro representa lo mejor que ha dado América Latina y el Caribe en la batalla por la justicia, la paz, la solidaridad y el socialismo, un ejemplo para todos los pueblos que plantan cara al imperialismo en todo el planeta, por eso la mayoría de quienes hoy tienen responsabilidades de Estado en Ecuador, Bolivia, Venezuela, Nicaragua, etc. le reconocen como maestro.

Dicho esto, una cosa sí debería quedar clara y que nada más lejos de la figura de Fidel que el culto a la personalidad, no hay estatuas suyas en Cuba, no hay calles o plazas dedicadas, pero sí encontrarás cientos de frases, en cada lugar, en cada rincón, en cada centro de trabajo puedes encontrar una frase, una idea que va dirigida a dar respuesta a un problema concreto, a un reto, esa es la diferencia entre un culto a la personalidad vacío y el reconocimiento de la aportación ideológica.

Fidel no es un héroe, no es un mito, es un dirigente, es un referente, es un líder, en el mejor sentido de la palabra, porque la gran aportación de Fidel Castro a la historia, después de conseguir dirigir una revolución y mantenerla en pie más de cincuenta años, es la de situar la batalla de las ideas que deben transformar este mundo en una sociedad justa e igualitaria y Fidel siempre dijo que teníamos que situar esta batalla de las ideas, por encima del sectarismo en los que una y otra vez ha caído una parte de la izquierda, ganar la batalla de las ideas es poner en valor la defensa de la justicia social, del derecho de los pueblos a ser dueños de su futuro frente al imperialismo, y hacerlo desde el rigor técnico, sin demagogia fácil, desde la solidez del argumento, y la firmeza en la lucha.

Fidel Castro, asumió en su día el reto de no rendir cuentas ante un tribunal de la dictadura de Batista, sino que se propuso rendir cuentas ante la historia, y eso solamente lo puede plantear alguien que está plenamente seguro de su razón, de la solidez de sus argumentos, por eso en este momento, no podremos decir si finalmente la historia lo absolverá, porque eso depende si la historia la escriben los pueblos que le referencian como libertador o quienes lo ven como objeto de odio y deseos de venganza porque les quitó el burdel en el que habían convertido a Cuba en los años 50, lo que si podemos decir es que el pueblo cubano, junto con millones de seres humanos en todos los lugares del planeta, lo han absuelto.

Fidel Castro puede ser una de las personas más queridas y más odiadas de este tiempo, por eso no se puede ser neutral, por eso este articulo toma partido desde su propio título, se sitúa al lado de Fidel, de sus ideas, de su aportación a la liberación de los parias de la tierra, de su contribución a que hoy sea posible hablar de Socialismo en el S. XXI.

En los tiempos en los que caía la URSS, en los que tantos buscaban su lugar junto al Sol que más calentaba, Fidel le dijo no a Gorbachov, cuando le planteó claudicar, le dijo no a Solchaga cuando por mandato de Felipe González le planteó una transición suave hacia el capitalismo, porque detrás de esos noes, estaba la determinación de no asumir la derrota, de situar el ideal comunista por encima de errores, y de no entregarse, gracias a esa determinación, gracias a esa valentía hoy existe la realidad de una América Latina que nadie podía imaginar, que nadie podía soñar.

Sin la determinación de Fidel, sin su capacidad para conseguir que el Pueblo cubano resistiera, no entregara su Revolución al imperialismo no hubieran sido posibles los procesos de liberación que se están dando en América Latina, si la Revolución Cubana hubiese sido derrotada en los años 90 del siglo pasado, hoy no existieran la Bolivia de Evo, ni el Ecuador de Correa, ni siquiera existirían los procesos Brasil o la Argentina que con todas sus contradicciones marcan un camino antiimperialista.

Fidel supo pasar a segunda fila, para demostrar que la Revolución no dependía de su persona, sino de las ideas, de la fuerza de un pueblo que está decidido a ser dueño de su destino, de sus dificultades e incluso de sus errores porque con todo ello se demuestra que es posible construir un mundo más justo, más solidario, más libre.

Es Fidel un político con una clara visión de la realidad poniendo siempre en primer plano lo que consideraba fundamental de la lucha de los pueblos frente a quienes quieren robar las riquezas naturales para ponerlas a disposición de una minoría, por eso ha sido hasta el último momento un referente para toda la izquierda mundial en análisis y alternativas en la lucha de los pueblos contra el capitalismo y el imperialismo, la defensa de la necesidad de combatir al fascismo ganando la batalla de las ideas, fue lanzada por Fidel hace más de veinte años, cuando los que hoy se asustan del avance fascista adoraban el neoliberalismo como la panacea que resolvería los problemas de la humanidad.

Fidel denunció la deuda odiosa que el FMI y el Banco Mundial habían generado en América Latina como la gran losa que impedía el desarrollo de estos pueblos, poco caso le hicieron en esos momentos desde la vieja Europa y hoy tenemos que recordar la claridad de esa denuncia en esta Europa presa de la deuda impagable que en esos momentos se estaba generar.

Desde esta perspectivas, me atrevo a pedir que los dogmáticos, los sectarios, los idólatras, que pasen de largo, que no pierda el tiempo en homenajes que el propio Fidel rechazaría y por el contrario, ánimo a que se haga una reflexión crítica de su vida y su obra, desde el debate de ideas, porque cualquier frase, cualquier texto de Fidel nunca debe entenderse una consigna vacía, como un lema propagandístico, sino como ideas, como propuestas llenas de contenido, son reflexiones que nos hacen pensar, que nos marcan objetivos, si conseguimos este objetivo habrá merecido la pena el esfuerzo.

En esta sección

Sáhara libre: "cuestión de tiempo"Militancia y salto cuantitativoTraposCeniciento otoñoLa enfermedad (crónica) de España

Del autor/a

Celebrar el centenario de la Revolución aprendiendo de ellaUnidos con América Latina en la lucha antiimperialistaLa izquierda tiene la obligación de mirar más allá del día 1 de octubreEn defensa de la libertad de expresión y por un acuerdo que permita al pueblo catalán votar para decidir su articulación institucionalSolidaridad del Partido Comunista de España con el pueblo de Cuba tras el paso del huracán Irma