El pacifismo tiene que ser una fuerza de cambio social fundamental en una época de crisis del sistema capitalistaLa Paz en Siria pasa por la derrota del Islamo-Fascismo Habrá que hacer un esfuerzo para no dejarnos manipular y al final ser infantería de la lucha propagandística de las potencias de la OTAN que son hoy por hoy las fuerzas agresoras, invasoras, militaristas, en los cinco continentes.

Manuel García Morales. Miembro de la Comisión de Oriente Medio y Mundo Árabe del PCE 12/12/2016

Bernard-Henri Lévy, filosofo francés, islamófobo sionista, mimado por el poder, publica el 12 de diciembre una crónica (de fecha 27 de noviembre) en el diario El País, donde habla de la batalla de Mosul, la 2ª ciudad iraquí en tamaño e importancia, que desde hace dos años y medio se encuentra en poder del Estado Islámico. La crónica repite lo que viene siendo la propaganda de las potencias de la OTAN; una, los bombardeos sobre Alepo, en Siria, son obra de gobiernos desalmados, el sirio y el ruso, que están matando a niños y personas inocentes y deben detener de inmediato sus ataques; dos, en Mosul, Iraq, los bombardeos son de alta precisión y solo mata terroristas, a los que califica de perros, asesinos y fanáticos. Manifiesta su descontento con que el asalto vaya tan lento y señala que para los niños de Mosul, al borde de la hambruna y que están tomados como rehenes por los terroristas, sería una tragedia que la ciudad no fuera rápidamente tomada; así acaba la crónica diciendo “hay que extinguir este foco. Y pronto”.

La publicación de éste artículo en el País, coincide con una convocatoria de manifestaciones, en forma de “iniciativa ciudadana”, en distintas capitales del Estado con el lema “No a la Guerra en Siria”. En el Manifiesto de convocatoria de las manifestaciones hay una parte muy loable que condena la política de la Unión Europea hacia los refugiados que huyen de la Guerra. Hay un llamamiento genérico, también muy loable y que pretende conectar con las manifestaciones pacifistas de 2003 contra la guerra de Iraq. Sin embargo a la hora de concretar, con nombres y apellidos, lo único que se pide es el cese inmediato de los ataques del gobierno sirio y sus aliados contra el este de Alepo. Coincide este llamamiento con la campaña propagandística difundida por los medios de comunicación de las potencias de la OTAN desde hace varias semanas, que piden lo mismo, el cese de hostilidades contra las zonas controladas por las milicias islamo-fascistas, una vez que sus defensas se están hundiendo, la población civil está consiguiendo huir de esa zona, miles de milicianos se están rindiendo y acogiéndose a la amnistía dada por el gobierno sirio, y además se están recuperando arsenales de armas, incluyendo armas químicas y depósitos de alimentos que las milicias usaban en beneficio propio.

Saben que la derrota de las milicias islamo-fascistas en Mosul abre un escenario nuevo en Siria, donde el proyecto de derrotar al Estado a través de una terrible guerra, alimentada con armas, dinero y mercenarios por las potencias de la OTAN y las monarquías reaccionarias árabes, habrá fracasado. Se abrirán entonces posibilidades de un cambio político y democrático en Siria. No es posible que el sistema siga igual después de 6 años de guerra, cientos de miles de víctimas y millones de desplazados. Los distintos pueblos y confesiones religiosas que han combatido con armas en la mano al fascismo y al fanatismo religioso van a exigir cambios democráticos y respeto a la pluralidad étnica, religiosa y política. En la guerra antifascista que se libra en Siria y en Iraq, hay que exigir la protección de la población civil y la aplicación de los Convenios de Ginebra sobre leyes de guerra.

Pero si Mosul debe de ser tomada por las fuerzas del gobierno Iraquí y los Peshmerga Iraquíes, la ciudad de Raqqa en Siria, autoproclamada capital de Estado islámico, también debe de ser tomada por las Fuerzas Sirias Democráticas (Kurdos de Siria y milicias árabes antifascistas) y Alepo también debe de ser tomada por el gobierno sirio y sus aliados.

Hay que saludar por tanto las movilizaciones populares contra la guerra, el pacifismo tiene que ser una fuerza de cambio social fundamental en una época de crisis del sistema capitalista que está pariendo un proyecto de guerras interminables. Pero habrá que hacer un esfuerzo para no dejarnos manipular y al final ser infantería de la lucha propagandística de las potencias de la OTAN que son hoy por hoy las fuerzas agresoras, invasoras, militaristas, en los cinco continentes, especialmente en oriente medio.

En esta sección

Abierta cuenta de donaciones tras el huracán Irma: solidaridad con Cuba, el país más solidario del mundoDe la intervención del canciller venezolano, Jorge Arreaza, en el 36° Período del Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra, SuizaUn grito contra el genocidio en BirmaniaSobre la Liberación de Deir ez ZorAl pueblo venezolano

Del autor/a

5ª Crónica. Campamentos de Trípoli. Pedida de mano6ª y ultima crónica. Tres últimos días en Líbano. El capo Hariri y el camarero resistente2ª Crónica. Sierra Maestra y la prisión de Khiam3ª Crónica. Tiro4ª Crónica. Ein el Hilweh, la capital de los campos de refugiados palestinos