Por otro tipo de fiestas

Unión de Juventudes Comunistas de España 30/01/2017

Año tras año, con la llegada de las fiestas navideñas, las trabajadoras del Estado Español nos encontramos con un constante bombardeo mediático cargado de una serie de valores que creemos que no concuerda con la situación de nuestra clase. Por eso, desde la Juventud Comunista (UJCE) lanzamos la campaña "Queremos otras fiestas", buscando desmantelar aquellos elementos que atentan contra nuestros intereses.

Una de las cuestiones con mayor arraigo, y por lo tanto con mayor grado de invisibilización, es la presión patriarcal a la que nos vemos expuestas las mujeres: ocuparnos de la organización y preparación de las fiestas al salir del trabajo; “estar guapas” a la par que cuidar nuestra línea pero sin dejar de disfrutar de comidas excesivas; soportar acoso y riesgos cuando salen de fiesta, vivir situaciones de violencia a partir de las discusiones por cosas derivadas de organizar las cenas y comidas familiares, etc...

Todo ello son cosas que ya vivimos a lo largo de todo el año bajo el papel de cuidadoras y soporte invisible de la sociedad que nos asigna el patriarcado pero que, durante estas fechas, se ve doblemente reforzado. Si la Navidad trae una mayor carga de tareas, que sea para todos y todas.

Las Navidades son también un momento donde los intereses comerciales elevan la cosificación y sexualización de nuestros cuerpos a niveles máximos. Ni nos gusta que estas fechas estén marcadas por el consumismo, ni que se nos utilice para sostenerlo.

Además denunciamos los continuos mensajes de lo que deben o no deben ser los niños y niñas. Las Navidades son un momento de especial refuerzo de los roles de género. No es raro ver a niños con coches y niñas con muñecas en la publicidad y los catálogos, donde se proyecta el modelo de lo que usan y con lo que juegan o deberían jugar. Enseñar a los niños cocina o cuidados y a las niñas deporte, coches o aventuras es tan posible como necesario.

También nos acordamos de todos esos hogares donde las Navidades serán especialmente frías. Debemos terminar con la pobreza energética y por eso seguimos reclamando la necesidad de nacionalizar las eléctricas.

Como no podía ser de otra manera, la Navidad trae precariedad a una juventud trabajadora que lo es cada vez más. Mientras en los medios hablan de aumento del empleo "por la campaña navideña", nosotras sabemos que la campaña navideña no es más que una excusa de los intereses empresariales para someternos a mayor explotación y aumentar sus beneficios a nuestra costa. Esto contrasta mucho con el mensaje de consumismo de “época de compras” que se nos vende a la juventud. Nos harta que se nos venda que debemos estar felices y comprar en unas fiestas de origen religioso, creencias que no todas las jóvenes compartimos.

Tampoco queremos olvidarnos de aquellas que, precisamente por la precariedad, han tenido que emigrar y pasan las fiestas lejos de las familias. No somos aventureras ni somos emprendedoras, se nos ha robado la posibilidad de construir un proyecto de vida en nuestra tierra.

Por ello la Juventud Comunista lanzamos esta campaña, porque creemos que es posible desarrollar otro modelo de fiestas, libres de patriarcado, consumismo y precariedad.

¡Queremos otras fiestas!

Publicado en el Nº 302 de la edición impresa de Mundo Obrero enero 2017

En esta sección

Con la movilización y el Poder Popular, FRENAMOS LA REAPERTURA NUCLEAR9M ¡A la huelga por un trabajo, una educación y una vida digna!El gobierno precariza los contratos doctorales ilegalmente sin avisarLa Juventud Comunista apoya el Paro Internacional de MujeresLa Juventud Comunista ante la huelga del 9M

Del autor/a

9M ¡A la huelga por un trabajo, una educación y una vida digna!El gobierno precariza los contratos doctorales ilegalmente sin avisar9M Rompemos con el régimen conquistando un nuevo sistema educativo. ¡A la huelga por un trabajo, una educación y una vida digna!La Juventud Comunista apoya el Paro Internacional de MujeresLa Juventud Comunista ante la huelga del 9M