Una campaña por las víctimas de la pobreza energética Las bases de la campaña son claras: por la soberanía energética, por la nacionalización de las eléctricas y contra el maltrato continuado de las oligarquías capitalistas a la clase trabajadora.

Jorge Castaño Díaz. Adjunto Frente Externo PCM 01/02/2017

Se acerca el invierno (Winter is coming). Una frase que a muchas nos traería a la cabeza una famosa serie, y sin embargo una frase que hace que un escalofrío recorra los hogares de millones de familias por todo el país. Se trata de una historia que comienza con desgracias, donde las víctimas no se cobran por espadas y dragones, sino por culpa de unas velas, y de esa manera hacer mediático un problema que existía desde hace mucho tiempo y al que las élites prefieren no mirar.

Y así quisimos empezar nuestra campaña por la soberanía energética, diciendo que el invierno se acercaba, y con esta frase por hashtag comenzamos una primera fase de movimiento en las redes donde pusimos este problema entre lo que más se comentaba. Pero esto solo era nuestra primera fase, nuestro calentamiento.

Con la aparición de días cada vez más fríos, con los vaivenes de un cambio climático cada vez más presente, empezamos a salir a las calles. Porque el único lenguaje que entienden es el de la respuesta activista, el de la calle; y defender lo que creemos básico: que no se le puede cortar el suministro eléctrico a ninguna persona, a defender el bono social que es imprescindible, pero que no es suficiente tampoco.

Y así las agrupaciones comenzaron a salir a la calle con sus mesas, su bandera comunista y los dípticos de nuestra campaña, al espacio donde los comunistas deberíamos sentirnos más cómodas que es en la calle junto a la clase trabajadora. Pero no salimos solo a hablarles nosotras a ellas, sino también a que ellas nos contaran a nosotras, porque no podemos pensar en los problemas de la gente sin conocerlos de primera mano.

La historia de un trabajador del aeropuerto al que le cortaron la luz en noviembre por no poder afrontar la factura, y que como padre divorciado no puede disfrutar de su hija porque no quería que ella pasara frío. Pero no solo casos donde les cortan la luz, sino algo de lo que las estadísticas nunca hablan, y es que muchas veces tiene que ser la familia quien ayude a las víctimas de los beneficios de las grandes multinacionales, y así con un sueldo o una pensión tienen que sobrevivir dos casas.

Un hermano que le paga la luz a otro que tiene a su cargo dos menoresy está desempleado, y cuando consigue trabajo como tubero industrial es un sueldo precario y en negro. O una pareja que con su pensión le pagan la luz a su vecina viuda, que necesita utilizar su poca pensión en la hipoteca del hijo en paro antes que en pagarse la electricidad.

Así como tenemos estos ejemplos podríamos tener miles, relatos que son importantes y que deben ser escuchados porque nos llenan de fuerza, porque gracias a ellos seguimos tomando conciencia, porque nos enseñan que hay que seguir en la lucha, y que solo nos vale un resultado.

Las bases de la campaña son claras: por la soberanía energética, por la nacionalización de las eléctricas y contra el maltrato continuado de las oligarquías capitalistas a la clase trabajadora. Pero necesitamos donde desarrollarlo, donde gritarlo, ya sea en una manifestación o bien una mesa de información en nuestros barrios. Es allí donde realmente hacemos un trabajo militante que nos emociona, que nos apasiona y donde debemos trabajar para sumar cada vez más gargantas a nuestro grito.

Publicado en el Nº 302 de la edición impresa de Mundo Obrero enero 2017

En esta sección

CCOO exige al Gobierno implicación para evitar el cierre de Unipost con 2.400 despidos directos y casi 2.000 indirectosEl gobierno recula y vuelve a reducir las cotizaciones de las empleadas de hogarEduardo Garzón: “Todo es cuestión de la redistribución de la renta, de la riqueza y del poder”Primero se llevaron a los independentistas...Acerca de la Sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos sobre el acceso por la empresa al correo electrónico de sus trabajadores

Del autor/a

Campaña por la soberanía energética: Nacionalicemos las eléctricasUna campaña por las víctimas de la pobreza energética