4º aniversario del despido de 861 trabajadores de Radio Televisión MadridContinúa la lucha por una radio televisión pública democrática en Madrid

Luis Lombardo 01/02/2017

Veinticuatro son los principios inspiradores de la nueva ley de Radio Televisión Madrid recogidos en su artículo 4. En ellos se definen objetivos generales como el respeto a la ley, al pluralismo político, cultural e ideológico, la participación democrática o la defensa de la información con objetividad, veracidad e imparcialidad.

La gran mayoría de los principios ya estaban recogidos en la derogada Ley 13/1984 y han sido respetados, compartidos y defendidos por el conjunto de los trabajadores y trabajadoras de la Radiotelevisión Pública madrileña hasta su vigencia.

Se da la paradoja de que la defensa de estos principios fue la causa principal que motivó nuestro despido; así como nuestra constante denuncia de quienes sistemáticamente hicieron seña de identidad de la política del desprecio, la desigualdad y el ataque a aquellos que no formábamos parte del pensamiento único aguirrista.

Personajes que no han tenido pudor a la hora de desacreditar y atacar a los servicios públicos de los que eran responsables, a los que se debían y de los que se han enriquecido mientras los destruían y ponían en duda el sentido de los mismos, actuando más como cómplices de conocidos y poderosos empresarios que como gestores responsables del erario público.

Han transcurrido muchos años desde el inicio de un conflicto que perdura a día de hoy. Uno de nuestros principales anhelos durante todo este tiempo ha sido el de conseguir crear conciencia ciudadana en torno al papel fundamental que un medio de comunicación público ha de jugar en una sociedad culta, moderna y democrática.

Los trabajadores y trabajadoras de la Radiotelevisión Publica madrileña hemos dedicado más de 14 años a la defensa de nuestra empresa, de los medios de comunicación públicos y de los servicios públicos en general; lo hemos dicho en innumerables ocasiones, no estamos en esta lucha por haber sido despedidos de nuestros puestos de trabajo (algo que sería muy legítimo) si no que, nos despidieron precisamente por estar en la defensa de la radio y la televisión pública de todos los ciudadanos y ciudadanas de la Comunidad de Madrid.

Hemos sido el principal impedimento para aquellos que desde un principio vieron grandes posibilidades de negocio en torno a los servicios públicos de la sociedad madrileña, al menos, en lo que a Telemadrid y Onda Madrid se refiere.

Recientemente se ha cumplido el cuarto aniversario de la ejecución del ERE que supuso nuestros despidos, en este tiempo, año y medio ha sido empleado en una reforma legislativa que ha desembocado en la disolución del Ente Publico Radio Televisión Madrid y la ha convertido en la nueva Radio Televisión Madrid.

Un proceso en el que hemos trabajado, con lealtad institucional, con todos los agentes implicados, quienes desde el primer momento contaron con nuestra colaboración, ofreciendo propuestas que iban dirigidas exclusivamente a impedir que pudiera volver a repetirse las experiencias que habíamos denunciado en el pasado. No se nos hizo mucho caso, y ya dimos nuestra opinión, la actual ley es sustancialmente mejorable.

Sin embargo, y en lo fundamental, los principios inspiradores quedan establecidos en el marco de un modelo de radiotelevisión pública que, junto con la Carta Básica, serán los que han de orientar el futuro de la radio y televisión madrileña.

Una vez que los tiempos y fases recogidas en la propia ley han sido cumplidos casi en su totalidad, toca ponerse manos a la obra en lo concreto, en aquellas cuestiones fundamentales para los trabajadores y las trabajadoras de Radio Televisión Madrid.
Queremos, y así vamos a seguir manteniéndolo, que se tomen las medidas necesarias que permitan devolver a la sociedad madrileña lo que un día les fue arrebatado, su Telemadrid y Onda Madrid, medios de comunicación de referencia profesional y que además contaban con el afecto de los madrileños y madrileñas.

Por supuesto lo queremos hacer con nuestros propios recursos: con las instalaciones de primer orden con las que cuenta nuestra empresa, abandonadas durante todo este periodo, y sobre todo, lo queremos hacer con el talento y la profesionalidad de los trabajadores que un día la hicieron grande y la defendieron como propia a pesar del alto coste personal, laboral y profesional que nuestros adversarios nos hicieron pagar.

Es imprescindible que se haga justicia con unos trabajadores ejemplares que nunca dejaron de denunciar la destrucción de un servicio público en manos del PP de Esperanza Aguirre e Ignacio González.

Ahora se abre una nueva etapa en la que confiamos que impere la voluntad de dialogo y la suma de fuerzas en un único sentido, sacar adelante a Radio Televisión Madrid y colocarla en el lugar del sector audiovisual que se merece.

Más información: http://www.salvemostelemadrid.es/manifestacion-cuarto-aniversario-ere-telemadrid/

Publicado en el Nº 302 de la edición impresa de Mundo Obrero enero 2017

En esta sección

Huelga en la enseñanza públicaCorrugados en lucha por un convenio dignoAvances en un tratado internacional vinculante para que las empresas respeten los Derechos HumanosTren destino privatización, próxima parada: liberalizaciónPor las 35 horas en el Ayuntamiento de Madrid

Del autor/a

Continúa la lucha por una radio televisión pública democrática en Madrid