La Retranca

2017, centenario de la Revolución Comenzó 2017 y el imperialismo continúa su ofensiva, la 2ª Transición sigue en marcha y la reforma constitucional amenaza con una vía autoritaria.

Dolores de Redondo 15/02/2017

Que el hecho más comentado, difundido y baboseado de las primeros días del año sea el escaso atuendo de una presentadora durante las campanadas de medianoche, no llama precisamente al optimismo en el centenario de la Revolución soviética. La verdad, los medios de comunicación y las redes sociales están contribuyendo cada día más a convertirme en una pesimista antropológica de tercer grado. Y si establezco el diagnóstico en términos de posibilidades revolucionarias mi pesimismo degenera en una profunda depresión con tendencias suicidas.

Por ejemplo, mientras las principales capitales europeas se blindaban para evitar atentados terroristas durante la celebración del fin de año, la noche del exceso y el desfase llenaba los juzgados de mujeres agredidas por machos posesivos. De hecho, el 2016 se despidió con una mujer asesinada en Telde (Tenerife) y 2017 amaneció con otras dos víctimas en Rivas y Madrid.

Mientras se alentaba el miedo al terrorista sin escrúpulos, en los Campos de Concentración para Extranjeros (CIE) cientos de personas migrantes pasaron las fiestas hacinados como animales. Hay instalaciones que no tienen ni retretes y a los internos se les encierra con candados, denuncia una jueza de Algeciras en un auto judicial sin precedentes que se despacha a gusto con el Ministerio del Interior: “Deplorables, claustrofóbicos, absolutamente masificados”, confirma.

Mientras los aeropuertos y las estaciones eran un ir y venir constante de viajeros para compartir esas fechas con sus familias, el estrecho seguía vigilado para evitar la llegada de migrantes procedentes de África y las vallas de Ceuta y Melilla continuaban exhibiéndose sin vergüenzas. Éstas no escandalizan, el vestido de las campanadas sí.

Y aunque nuestra exposición a los peligros del Islam es alta, nuestra fortuna por vivir al amparo de los valores cristianos y democráticos los compensa. Otra acertada referencia histórico-cultural de Esperanza Aguirre así lo certifica. “Hoy hace 525 años de la toma de Granada por los Reyes Católicos. Es un día de gloria para las españolas. Con el Islam no tendríamos libertad”.

Mientras miles de personas se vieron obligadas a pasar las fiestas sin calefacción por carecer de medios, en la estación de esquí de Baqueira-Beret ya no basta con la creación de nieve artificial, ahora trasladan sacos llenos de nieve en camiones y helicópteros desde las zonas más altas de la montaña.

El informe del Consejo de Estado sobre el accidente del YAK-42 determina que podría haberse evitado si el ministerio hubiese tomado medidas. Y Federico Trillo, máximo responsable de la negligencia pretende regresar a su puesto en el propio Consejo de Estado. ¡Manda huevos!

El panorama internacional es desolador. En Colombia está en marcha un plan de paz histórico, pero sus opositores atacaron a los enviados de la ONU por bailar con mujeres guerrilleras de las FARC-EP en Nochevieja; justamente aquellas que persiguen más decididamente la paz.

EE.UU. comenzará el año con el mayor despliegue de tropas en Europa desde la Guerra Fría con el pretexto de hacer frente al “expansionismo ruso”. Con la misma disculpa que utilizó Hitler para enviar sus tropas a Moscú. 3.400 millones de dólares cuesta la operación militar del premio Nobel de la paz Barack Obama. Ahora esgrime un documento de la CIA para demostrar la injerencia rusa en las elecciones norteamericanas pero no niega las tácticas ilegítimas del Partido Demócrata para perjudicar a Bernie Sanders en las primarias. Resulta curioso que EE.UU posea 17 agencias oficiales de espionaje y se preocupe por la injerencia extranjera.

Comenzó 2017 y el imperialismo continúa su ofensiva, la Segunda Transición sigue en marcha y la reforma constitucional amenaza con una vía autoritaria. Continúa la aplicación de las contrarreformas laborales. Continúan la Ley Mordaza, la LOMCE, la ley Montoro, las privatizaciones, los desahucios, la precariedad y la desmovilización.

Comenzó 2017 y, cómo no, celebraremos el centenario de los diez días que estremecieron al mundo. Pero el mejor homenaje a la Revolución de octubre es hacer que perduren y triunfen los valores que la inspiraron; aquellos que la propia Revolución ayudó a difundir como nunca se había hecho a lo largo de la Historia. Sé que las redes ayudan, pero por más que me esfuerzo, no logro imaginarme a Lenin con su smartphone tuiteando a todas horas, incluso durante las reuniones del partido bolchevique. Parafraseando el famoso skecth de los 80: “Menos Twiter e máis trabalhar”. Hablemos más con la gente y menos con los troncos. Si Lenin y los suyos pudiesen vernos, seguro que lo agradecerían.

— Y digo yo... ¿aquí no haría falta una Revolución?

— Y luego, ¿por qué me lo preguntas?

Publicado en el Nº 302 de la edición impresa de Mundo Obrero enero 2017

En esta sección

De la Revolución Socialista de 1917 al capitalismo global del 2017Bimba, Dominguín y Vista AlegreToneladas de precariedad y kilos de hipocresíaEl gobierno de la mentira¿Qué queda lejos de Cuba?

Del autor/a

2017, centenario de la RevoluciónDonald Trump y la guerra de los mundosDesapariciones y lucha de clasesEl pasokismo del PSOELa patria y el IBEX 35