80 aniversario de la batalla del JaramaLas Brigadas Internacionales en la Batalla del Jarama

Jorge Torres Hernández 16/02/2017

La batalla del Jarama marcaría el penúltimo intento golpista de cercar Madrid después del fracaso de la “Marcha sobre Madrid” iniciada en otoño de 1936 contra la capital republicana y estabilizaría los frentes de esa región junto con la posterior Batalla de Guadalajara hasta prácticamente el final de la contienda en la primavera de 1939 ¿Cómo pudo la República española, corta de materiales, instrucción militar y en plena reorganización del Ejército para formar el Ejército Popular Regular soportar esta embestida donde no sólo participó parte del Ejército Colonial que se había sublevado? La respuesta es, como en la defensa de Madrid unos meses antes, la presencia y participación de las Brigadas Internacionales (BBII).

Las Brigadas Internacionales se organizaban normalmente con la composición de 4 o 3 batallones, muchas veces intercambiándose los batallones de brigada atendiendo a necesidades del conflicto, elemento que provoca no pocas veces auténticos dolores de cabeza para reconstruir quién estaba participando en qué momento y en qué batalla, con una composición aproximada por batallón de 650 hombres cada uno.

Las que formaron parte de esta batalla fueron la XIª (Ernst Thäelmann) en San Martín de la Vega, XIIª (Garibaldi) que defendió el paso de Arganda y Pindoque, XIVª (La Marsellaise) cerrando el avance en Morate y XVª (Abraham Lincoln) en Pingarrón y la tristemente conocida “Colina del Suicidio”. Se estima que sufrieron unas bajas, entre muertos y heridos, aproximadas de 2500 miembros (de entre 7000 y 9000 brigadistas participantes) de los más de 10.000 que sufrieron las fuerzas leales entre muertos y heridos. Junto con las BBII la ayuda internacional, básicamente material de guerra soviético que queda representado en los diversos modelos de aviones Polikarpov I-15 (Chatos), I-16 (Moscas) o RZ (Natashas), Tupolev S-2B (Katiuskha) o los tanques ligeros T-26 que en muchos casos equiparaban la tecnología enviada por Italia y Alemania y reequilibraba la balanza de potencia de fuego a favor de los leales al gobierno.

Fue una batalla pequeña, pero no por ello menos encarnizada. Los golpistas iban muy confiados y pensaban que cerrar el cerco sería cosa de coser y cantar y llegar hasta Alcalá de Henares, sin embargo se toparon con una contraofensiva rápida y eficaz por parte de las tropas leales. Podemos decir que fue cierto golpe de suerte, ya que el mando republicano estaba en aquellos momentos preparando una ofensiva precisamente para que el cerco a Madrid no fuese tan cerrado y asfixiante garantizando así la comunicación con Valencia. Teniendo en cuenta la capacidad militar del nuevo ejército republicano y que este fue prácticamente durante el conflicto un ejército de maniobras defensivas y pocas veces ofensivas (por la falta importante de suministros) el ahínco con el que respondieron fue sorprendente, llegando incluso a controlar el espacio aéreo frente a la aviación fascista y propiciando duros golpes a los sublevados que por poco no provocaron un derrumbe del frente a manos del Comandante que después llegaría a General, Enrique Varela. Quienes se llevaron la peor parte de los brigadista fue la propia XV Brigada – Abraham Lincoln defendiendo sobretodo la llamada “Colina de la muerte” donde los componentes británicos perdieron cerca de 225 hombres de 600 y los estadounidenses 120 de 500.
La participación de los brigadistas evitó que la ofensiva golpista completase el cerco a la ciudad de Madrid y permitió que esta no quedara sitiada completamente e incomunicada con el resto de la zona bajo control gubernamental. Aunque los rebeldes avanzaron algunas posiciones y llegarían a tener la carretera Madrid-Valencia a tiro de artillería y ametralladora durante toda la contienda a la altura de Rivas Vaciamadrid.

Y sí, efectivamente, durante el transcurso de esta batalla fue donde los brigadistas compusieron uno de los himnos que perduran a día de hoy entorno a la Guerra de España, la famosa “Jarama Valley”…

“There’s a valley in Spain called Jarama …”

Publicado en el Nº 303 de la edición impresa de Mundo Obrero febrero 2017

En esta sección

Izquierda Unida, “satisfecha” por los “notables avances en la investigación de los ‘Papeles de Bárcenas’”Confluencias y ciudades del cambio, en el ecuador de una legislaturaIU denuncia ante la Comisión Europea la intervención de Montoro en las cuentas del Ayuntamiento de MadridDefensa trata de corregir sus mentiras a IU y ahora sí reconoce que la Asociación de Militares Española disfruta de dependencias gratis en un cuartelErnesto Alba: "No podemos mantener un modelo organizativo como si no hubiera pasado nada en los últimos diez años"

Del autor/a

Un paso más hacia el abismoAlternativa al inmovilismoLas Brigadas Internacionales en la Batalla del JaramaLa izquierda catalana en la encrucijada del 20-DLas elecciones del 27 de septiembre en Catalunya