Como señalaba el dirigente comunista latinoamericano Patricio Etchegaray, la disyuntiva es Profundización de los cambios revolucionarios o Restauración¿Debe Venezuela resistir? Los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP) constituyen una nueva forma de organización popular encargada, junto al Ministerio de Alimentación, de la distribución casa por casa de los productos regulados de primera necesidad.

Jorge Grela 22/02/2017

El 2016 fue un durísimo año para el proceso bolivariano en Venezuela. A la situación política de enfrentarse con una oposición mayoritaria en la Asamblea Nacional, se sumaba la situación internacional de pérdida de apoyo regional (Brasil mediante un Golpe de Estado Parlamentario y Argentina, a través de un proceso electoral manipulado merced a una especie de Golpe Mediático), la caída del precio del petróleo y la crisis eléctrica provocada por la sequía más importante desde los años ’50 que incidió directamente en la generación de energía eléctrica que en Venezuela es un 70% de origen hídrico.

A esto hay que agregar curiosos ataques a la economía del país, como la sustracción de casi la mitad del papel moneda circulante de 100 bolívares, buscando generar un clima de malestar social por la falta de dinero efectivo. En lo que podría ser una nueva Operación Encubierta impulsada por los EEUU, esta acción tiene “el propósito de crear inestabilidad econó­mica con fines políti­cos”, ya que “las acciones de com­pra compulsiva y rete­nción de los billetes­ (…)­ no tienen ninguna racionalidad económica, pues las pérdidas en ­que vienen incurriendo los adquirientes son enormes” [1]. El principal efecto en la población es la falta de liquidez, y en la moneda una devaluación artificial provocada por exceso teórico de papel moneda, con el consiguiente encarecimiento de productos importados de primera necesidad (medicamentos sobre todo).

A lo largo de 2016, Maduro se reveló como un magnífico táctico. Ha corregido errores de bulto de la Revolución Bolivariana, tales como subvencionar productos que beneficiaban a todas las clases sociales y ha pasado a subvencionar a las personas, haciendo que quienes tienen capacidad adquisitiva paguen el precio de mercado. Ha sabido provocar y aprovechar errores de sus adversarios, tales como lo sucedido en la Asamblea Nacional (Parlamento), que controlada por la oposición, ha insistido en mantener como diputados a varios candidatos en cuya elección se demostró fraude, por lo que el Tribunal Supremo dictaminó la absoluta nulidad de todo lo actuado por dicha Asamblea Nacional. Mientras el sector más belicoso e intransigente de la oposición (esa cuyo primer acto público y notorio fue la de quitar los retratos de Simón Bolívar y Hugo Chávez del Palacio Legislativo) se mantiene en esa tesitura, el presidente Maduro logró que otra parte se incorporara a la Mesa de Diálogo que con el aval del Papa Francisco y representantes de organismos regionales busca apaciguar ánimos. Casi simultáneamente, después de una gira internacional del presidente venezolano, la OPEP acuerda frenar la producción petrolera, haciendo que inmediatamente el precio del barril detenga su caída en los 24 dólares y pase a cotizar algo más de 44 dólares norteamericanos, con el consiguiente beneficio para las arcas estatales bolivarianas [2]. Finalizando el año quitó de circulación los billetes de 100 bolívares e introdujo nuevo papel moneda de 500 bolívares, en una acción que tomó por sorpresa a grandes especuladores que vieron cómo miles de billetes pasaron a tener sólo el valor del papel en que están impresos [3].

El 2017 no comienza mejor. El recién nombrado presidente de la Asamblea Nacional, Julio Borges, criatura mimada de José María Aznar y su FAES [4], partidario del Golpe de Estado contra Hugo Chávez en 2002 y del paro petrolero encabezado por la burocracia de PDVSA en 2003, que aparece como más dialogante que su antecesor, acaba de hacer un llamamiento a las Fuerzas Armadas Bolivarianas para que desconozcan al Presidente Maduro al decirles "Recuerden su juramento porque hoy Dios y la Patria se lo demandan. Demandan que ustedes sean los guardianes de la Constitución. ¿Quieren seguir siendo herederos del Ejército del Libertador o ser recordados como los guardianes de Nicolás Maduro?"[5]. Palabras que merecieron la respuesta en forma de Comunicado Oficial por parte del General en Jefe de las Fuerzas Armadas Nacional Bolivarianas (FANB), Vladimir Padrino López que reivindica el papel de garante constitucional bolivariano, y por ende socialista, de las fuerzas armadas y finaliza con una contundente exigencia “¡Basta de llamados que pretenden involucrar a la institución en situaciones de corte faccioso contrarias a su esencia constitucional y profesional!” [6]

Las palabras de Julio Borges no tienen más efecto que el de hacernos pensar si no hay un trabajo de zapa que se está realizando dentro de las fuerzas armadas bolivarianas, agrupando a algunos sectores de la oficialidad descontentos con el devenir del país y que estarían dispuestos a dejarse tentar para garantizar el retroceso de los cambios. Parte de estas fuerzas quizá haya que buscarlas en algunos efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana que han tenido actuaciones “extrañas” o “desafortunadas” en el desalojo de algunas empresas tomadas por el personal trabajador [7].

Mientras tanto, la vecina Colombia anuncia sus conversaciones para integrarse en la OTAN, contraviniendo los acuerdos regionales promovidos por UNASUR, CELAC y otros. Esto pone sobre la mesa la coacción de intervención internacional en la que, según el politólogo venezolano Juan Romero, “No deja de tener peso, la amenaza militar, representada por las bases militares del Comando Sur y la OTAN (…) cuyo apresto operacional se encuentra lista para una acción contra Venezuela, ante la posibilidad de un conflicto social, que “amenace” la paz y la estabilidad regional [8].

Contra todo pronóstico de la derecha venezolana e internacional, el gobierno de Nicolás Maduro resiste. El proceso bolivariano-chavista resiste. Ahora bien, el concepto de “resistencia”, es un concepto que, militarmente, se aplica ante una situación de avance del enemigo. Es algo coyuntural que no puede prolongarse en el tiempo. Y debe servir para poder reagrupar y acumular fuerzas propias y preparar la contraofensiva.

Parte de esa resistencia es la decisión de crear los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP). Constituyen una nueva forma de organización popular encargada, junto al Ministerio de Alimentación, de la distribución casa por casa de los productos regulados de primera necesidad [9].

El Partido Comunista de Venezuela destaca la importantísima labor de redistribución de la riqueza, pero se debe pasar a efectivizar cambios reales en la estructura económico-social del país. Una forma de pasar a la ofensiva sería impulsar, multiplicando la existencia de los Consejos Comunales, como concreción de Poder Popular, ya que estos Consejos están pensados como “instancias de participación, articulación e integración entre las diversas organizaciones comunitarias, grupos sociales y los ciudadanos y ciudadanas, que permiten al pueblo organizado ejercer directamente la gestión de las políticas públicas y proyectos orientados a responder a las necesidades y aspiraciones de las comunidades en la construcción de una sociedad de equidad y justicia social” [10].

De esta forma se podría actuar directamente en sectores sumamente sensibles en los que, como la alimentación, grandes empresas privadas gozan de posiciones dominantes, controlando el 80% del mercado, además de poder atacar a las mafias que operan y se benefician del desabastecimiento y corruptelas varias.

Como señalaba el dirigente comunista latinoamericano Patricio Etchegaray, la disyuntiva es Profundización de los cambios revolucionarios o Restauración.

La dirección del gobierno bolivariano debe acertar no solo en la táctica sino también en la estrategia. Y siempre de la mano del pueblo trabajador organizado y consciente, Venezuela debe resistir y pasar a la ofensiva.

Notas:
1. http://goo.gl/WjeJeD
2. Ver el magnífico artículo de Ignacio Ramonet en http://goo.gl/xZ5htB
3. Hay varios detenidos por intentar sacar grandes cantidades de papel moneda de la República Bolivariana de Venezuela. Entre ellos un español, dueño de un importante hotel de Alicante.
4. http://goo.gl/LM6FjC en diciembre de 2009 decía el mismo Julio Borges que “Para FAES Borges está entre los 20 líderes emergentes de Latinoamérica”
5. http://goo.gl/Fz9452
6. http://goo.gl/c3CCI8
7. https://goo.gl/7qtpBr
8. Ver más en http://goo.gl/wGzalC
9. http://goo.gl/6U1XrY
10. Artículo 2 de la Ley Orgánica de los Consejos Comunales (LOCC) de 2009

Publicado en el Nº 302 de la edición impresa de Mundo Obrero enero 2017

En esta sección

Abierta cuenta de donaciones tras el huracán Irma: solidaridad con Cuba, el país más solidario del mundoDe la intervención del canciller venezolano, Jorge Arreaza, en el 36° Período del Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra, SuizaUn grito contra el genocidio en BirmaniaSobre la Liberación de Deir ez ZorAl pueblo venezolano

Del autor/a

PARAGUAY: piden al Parlasur pronunciarse por el caso CuruguatyAumentan las movilizaciones pidiendo adelanto de elecciones presidenciales en BrasilSe profundiza la arremetida yanqui contra el proceso bolivarianoMario Isea: “Pedimos que nos permitan resolver nuestros problemas en paz, sin injerencias”El triunfo de Alianza País en Ecuador indica que el pueblo sigue peleando por sus derechos sociales, políticos y culturales