De mes en mes

Este 8M, paramos todas, por todos nuestros derechos Desde el Partido nos hemos implicado en la exigencia de políticas que profundicen en la desaparición de las causas de la desigualdad, que pongan en el centro de la acción la vida y vivirla en igualdad sin la esclavitud de la precariedad.

Ginés Fernández González. Director de Mundo Obrero 08/03/2017

Este 8 de marzo se ha realizado una convocatoria excepcional con un Paro Internacional de Mujeres. Un movimiento que nace en Argentina contra la violencia machista y que prosigue en Polonia por el derecho al aborto, las libertades y contra las políticas retrogradas del gobierno, que tuvo su continuación en las manifestaciones de mujeres contra las actitudes políticas machistas de Trump.

Hace cien años que la Revolución Socialista de octubre aboliera las leyes que situaban a la mujer en una relación de desigualdad con el hombre, se decretara el derecho al divorcio, el derecho al aborto legal y gratuito en los hospitales del Estado. La prostitución y su uso fueron descritos como “un crimen contra los vínculos de camaradería y solidaridad“ y el Gobierno Soviético trató de atacar las causas de la prostitución, mejorando las condiciones de vida y trabajo de las mujeres, tal y como dice el manifiesto del PCE. Así mismo, consideramos que todavía existen algunos elementos principales de la revolución del 1917 que hoy siguen siendo necesarios como son el empoderamiento de las mujeres, la igualdad en derechos sociales y laborales y la abolición de la prostitución.

Por ello, con la huelga de trabajadoras, a la que dan cobertura los sindicatos, el PCE impulsa una acción (apoyada por mayoría en el Comité Federal) que pretende visibilizar el trabajo reproductivo, aquel que no está remunerado mediante un salario. Con esta iniciativa se pretende visibilizar el trabajo de la mujer que permanece oculto.

Con la acción simbólica de “colgar el delantal”, desde el PCE se pretende concienciar y visibilizar un trabajo que asumen la mayoría de mujeres. La dedicación femenina al trabajo de la reproducción es el resultado de la construcción social conservadora de las diferencias de género orientadas fundamentalmente hacia el trabajo de la reproducción. Colgar el delantal implica una acción de rebeldía y de lucha, se trata de empoderar a la mayoría de mujeres que asumen la carga de este trabajo sin cuestionarlo, e incluso sin valorarlo tal como merece un trabajo que es esencial para el funcionamiento de la sociedad, como se informa desde la Secretaría de la Mujer del PCE.

En las reivindicaciones de este 8 Marzo se incluyen el reparto del trabajo tanto productivo como reproductivo, que los gobiernos asuman la responsabilidad que les corresponde y que es contraria a las políticas de recortes en lo público, así como la especial atención de las personas dependientes. Pedimos que se eduque para la igualdad, desde la educación formal y no formal, censurando aquellos juguetes, cuentos infantiles y series televisivas que desde edades muy tempranas van segregando y dirigiendo por sexos su futura dedicación a la actividad productiva y reproductiva. Y luchar contra la violencia machista. De la misma forma, consideramos primordial el papel de los medios de comunicación para conseguir una educación en igualdad.

Para ello desde el Partido nos hemos implicado en la exigencia de políticas que profundicen en la desaparición de las causas de la desigualdad, que pongan en el centro de la acción la vida y vivirla en igualdad sin la esclavitud de la precariedad, de las dobles jornadas y sin la amenaza de las agresiones machistas.

Convocada la segunda fase del XX Congreso del PCE para los días 24, 25 y 26 de noviembre
Nosotros comunistas hemos vivido muchas experiencias políticas en diferentes países y hemos aprendido a valorizar, quizás mejor que otros, lo que representan todas las fuerzas en presencia y la necesidad de contar con todas ellas en la construcción de una España democrática.

Nuestra teoría y nuestra práctica surgen y nacen de la vida y de los hechos y no de elucubraciones seudoteóricas de gabinete.


Dolores Ibárruri, 1975, Discurso de clausura de la Segunda Conferencia del PCE


El Comité Federal del PCE ha aprobado la celebración de la segunda fase del XX Congreso para los días 24, 25 y 26 de noviembre. Aprobación que ha ido acompañada de los ejes de trabajo para preparar los materiales, entre los que se incluye la elaboración de un manifiesto programa de PCE como una contribución a la necesaria realidad del comunismo en el momento actual y la de un documento organizativo sobre el modelo de partido que necesitamos en esta fase.

Un proceso en el que la militancia va a jugar un papel especial, puesto que previo a la redacción de los documentos por la comisión encargada por el C.F. han podido aportar en los debates de las agrupaciones sobre los temas propuestos por la comisión e incluso ampliar los temas a debate.

En el plano político, el Comité Federal aprobó también que nuestro objetivo es buscar la más amplia unidad popular en torno a un programa de mínimos que agrupe a quienes no asumen las políticas de recortes y austeridad, de reformas antisociales y autoritarias. Y hacerlo en un espacio común en el que confluyamos quienes estamos dispuestos a dar la batalla por un proyecto de Nueva Sociedad más social, igualitaria, democrática y justa, un espacio en el que ecologistas, sindicalistas, activistas sociales, luchemos conjuntamente en la calle y construyamos un referente electoral con voluntad de ganar.

Publicado en el Nº 304 de la edición impresa de Mundo Obrero marzo 2017

En esta sección

Declaración de "Persona non grata" a la familia Franco y recuperación para el patrimonio público del Pazo de Meirás"Tres posiciones sobre la educaciónPor la República Federal Democrática y SolidariaPor un Partido de clase para el socialismo en el siglo XXIEl Observatorio de la mentira contra Cuba. La clase es la clase

Del autor/a

Por la República Federal Democrática y SolidariaMundo Obrero, un periódico de su tiempoLas Marchas de la Dignidad, un futuro por construirLa importancia del XX Congreso del PCEFortalecer la movilización para construir la convergencia social y política