La derecha no puede permitir que la experiencia de Madrid se extiendaPresupuestos de 2017 de la ciudad de Madrid: Al servicio de la mayoría social El gasto social se incrementa en un notable 22,22% y las inversiones para mejorar la infraestructura y servicios en un 33%.

Carlos Sánchez Mato. Concejal de Economía y Hacienda de Madrid. Responsable de Políticas Económicas de Izquierda Unida. 14/03/2017

Después de más de dos décadas de poder absoluto en la ciudad de Madrid de la derecha más reaccionaria y antisocial, la llegada al gobierno en junio de 2015 de Ahora Madrid es una oportunidad única para demostrar que siempre hubo alternativa. Precisamente era muy importante el primer presupuesto aprobado para el primer ejercicio completo de gobierno. El de 2016 inició la senda que el actual equipo de gobierno municipal quería mantener a lo largo de la legislatura iniciada: Abordar las necesidades de la ciudad de Madrid y sobre todo de sus ciudadanos, intentando tanto mejorar los servicios públicos municipales básicos como la calidad de vida incorporando objetivos que permitan “cuidar Madrid”; mejorar el cumplimiento de los Derechos Humanos, en aspectos tan relevantes como la vivienda, la igualdad y el respeto a la diversidad; y el derecho a participar en las decisiones que afectan a todos los ciudadanos. Pero era imprescindible continuar la senda iniciada y para ello era imprescindible consolidar los ejes fundamentales de gobierno con la aprobación del Presupuesto para 2017. El objetivo era muy claro ya que, enmarcado en el Plan de Gobierno recientemente aprobado, pretende “Devolver Madrid a los madrileños y madrileñas, apoyando a los que tiran y ayudando a los que caen, para conseguir crecer todos de manera inclusiva”.

Finalmente, el acuerdo con el grupo municipal del PSOE, permitió que el 15 de febrero haya podido aprobarse un presupuesto que consideramos es una verdadera herramienta de transformación de la ciudad. Apuesta por incrementar los esfuerzos para cubrir el déficit de servicios públicos en el que lleva sumergida la ciudad en los últimos tiempos: asistenciales, educativos, culturales y deportivos, así como una baja calidad de los servicios mínimos esenciales que el municipio debe asumir, como son la limpieza viaria, recogida de basuras, mantenimiento de vías públicas. Las cinco líneas fundamentales de actuación son las siguientes:

1. Fuerte incremento del gasto social e inversiones de todo tipo. El gasto social se incrementa en un notable 22,22% para aumentar la satisfacción de las necesidades sociales y las inversiones en un 33% para mejorar la infraestructura y servicios de la ciudad. El gasto en servicios públicos básicos se incrementa en un 10,5%, en vivienda un 60,8%, en limpieza viaria un 12%, en recogida gestión y tratamiento de residuos un 19,8%, en cultura un 21,1%, en deporte un 8,6%, etc.

2. Potenciación del Fondo de Reequilibrio Territorial para reducir los desequilibrios existentes. Se trata de una herramienta clave en la consecución de la cohesión social en base a la aplicación de los principios de corresponsabilidad y solidaridad. Se aumenta su visibilidad y se incrementa sensiblemente su financiación a más del doble de lo establecido en 2016. El presupuesto para los distritos se incrementa en casi un 13%, lo que contribuye a seguir descentralizando las competencias.


3. La existencia de unos presupuestos participativos por primera vez en la historia de Madrid. Son 60 millones de euros del presupuesto de inversión, en 250 proyectos que han sido escogidos de una lista de 5.072 proyectos a través de un proceso participativo desarrollado a lo largo de 2016.

4. Compromiso de la ciudad en la lucha frente al cambio climático. Se desarrollan medidas encaminadas a reducir las emisiones asociadas a la movilidad mediante renovación de flota pública de la EMT que incorporará 250 nuevos autobuses en 2017 a añadir a los 200 comprados en 2016 y a la reforma de las tarifas del Servicio de Estacionamiento Regulado (SER) y la re-naturalización urbana como eje de adaptación frente al cambio climático.


5. Integración de la perspectiva de género en las políticas públicas que se plasman en los presupuestos, promoviendo con carácter transversal la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres en todos los ámbitos de actuación municipal en los que ésta sea posible. Se incorpora al presupuesto un Informe de impacto de género, que evaluará y realizará un seguimiento de la política de género en el proceso de programación y ejecución presupuestaria.

Y para conseguir todo lo anterior, es imprescindible resaltar que lo haremos con unas cuentas públicas saneadas después de heredar una notable ruina fruto de los gobiernos del Partido Popular. Continuaremos en 2017 con la reducción de la monstruosa deuda que contrajo la derecha en Madrid. Para ejecutar el presupuesto expansivo que hemos descrito, mantenemos nuestro compromiso de no contraer nueva deuda y financiar los gastos con ingresos propios y con la reducción del gasto en servicio de la deuda (amortización más intereses) que se reducirá en un 27%. En 2016 hemos obtenido 1.022 millones de euros de superávit y alcanzaremos más de 900 millones de euros en 2017. Al finalizar este ejercicio habremos reducido un 39% la deuda que existía a la llegada al gobierno de Ahora Madrid.

Por todo esto, la derecha no puede permitir que la experiencia de Madrid se extienda
. No pueden permitir que salga bien. Aún con las excelentes cifras económicas de las que la ciudad puede presumir, incumplimos uno de los parámetros sacralizados por el Gobierno: La Ley Orgánica 2/2012, de 27 de abril, de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera que desarrolló los principios recogidos en la modificación constitucional realizada “por la puerta de atrás” del artículo 135 y que consagró los principios convencionales de estabilidad financiera con el pretendido objetivo de sanear las finanzas públicas. Las tres reglas fiscales de oro son: la no superación de un tope de déficit público, la no superación de un tope de deuda, y el respeto a la Regla de Gasto. En la ciudad de Madrid hemos conseguido tener superávit en vez de déficit, reducimos deuda en vez de aumentarla pero incrementamos el gasto y eso les rompe los esquemas. Por eso van a intentar evitar que continuemos poniendo en evidencia sus políticas austericidas y están utilizando la amenaza y la presión para que cambiemos la línea de transformación que iniciamos en 2015. No lo vamos a hacer. Durante esta última crisis capitalista, en el estado español las rentas más bajas han caído un 31,8% y en Madrid lo han hecho aún más, un 46,7%. En cualquier contexto pero más aún en este, en el de una ciudad azotada por los efectos de la crisis y en el que los efectos de la recesión en los grupos más débiles ha sido mayor, no aplicaremos los recortes que el Ministerio de Hacienda nos exige y que incidirían precisamente en las víctimas de sus políticas.

Seguiremos defendiendo las necesidades de la mayoría social y demostrando que otro tipo de política es posible, le pese a quien le pese y nos cueste lo que nos cueste.

Publicado en el Nº 304 de la edición impresa de Mundo Obrero marzo 2017

En esta sección

Delenda est transitioExpondrán en universidades de España cómo opera la guerra económica en VenezuelaComunicado de la Campaña #NOALTTIP sobre la aplicación definitiva del CETA en el Estado españolIU-Verdes apoya la huelga indefinida de los trabajadores/as y trabajadoras de ITV de la Región de MurciaEconomía marxista de andar por casa: recuperación económica y explotación capitalista

Del autor/a

Presupuestos de 2017 de la ciudad de Madrid: Al servicio de la mayoría socialMucho ha cambiado en Madrid