Plano picado

Película Hotel Europa, del director Danis TanovicEl mundo en que vivimos El panorama que dibuja la película se convierte así en representación simbólica de los conflictos interrelacionados que sacuden no sólo a Bosnia sino también al contexto económico y político europeo en el que se inserta.

Juan Carlos Rivas Fraile 16/03/2017

Título en España: HOTEL EUROPA
Título original: Smrt u Sarajevu
País, año: Bosnia-Herzegovina, Francia, 2016
Director: Danis Tanovic
Montaje: Redzinald simek
Fotografía: Erol Zuboevic
Guión: Danis Tanovic
Música: Mirza Tahirovic
Producción: Amra Baksic Camo, François Margolin
Intérpretes: Snezana Markovic, Izudin Bajrovic, Vedrana Seksan, Muhamed Hadzovic, Faketa Salihbegovic, Edin Avdagic Koja, Jacques Weber, Aleksandar Seksan
Distribuidora: Betta Pictures
Fecha de estreno en España: 2 febrero 2017

Danis Tanovic piensa que el cine (y la literatura, la cultura en general) pueden contribuir a cambiar y mejorar las cosas y desde luego a ello se aplica en sus películas. Una de sus obsesiones es cómo evitar que se repita el absurdo de la guerra, que era el meollo de su primera y celebrada obra, En tierra de nadie (ganadora del Oscar y el Globo de Oro a la Mejor película en lengua extranjera, en 2001), en la que utilizaba el humor negro como disolvente de las estupideces humanas en el marco del conflicto de su país, Bosnia, en 1993.

Hotel Europa retoma la reflexión de aquella tragicomedia pero en este caso deja de lado cualquier atisbo de ironía para intentar llamarle directamente a las cosas por su nombre, lo que conlleva sus riesgos en términos narrativos: ser excesivamente didáctico al explicitar las ideas en hechos de significado demasiado evidente. Véase a ese respecto el desenlace de la relación entre la periodista y el activista serbobosnio, supuesto descendiente –ficticio- de Gavrilo Princip (héroe de la patria para unos y asesino para los otros, fue quien en 1914 asesinó en Sarajevo al heredero de la corona austrohúngara, el archiduque Francisco Fernando y a su mujer, desencadenando la 1ª Guerra Mundial). La especie de psicodrama que tiene lugar en la azotea refleja por el lugar escogido lo lejos de las preocupaciones reales de la gente que se encuentran esas disquisiciones acerca de quien comenzó primero o quien tiene más culpa de la guerra. En el sótano los mafiosos juegan al póker mientras deciden a quien hay que amedrentar para impedir la movilización de los trabajadores, que preparan una huelga en la planta baja para decirle “basta de explotación” al gerente. Mientras todo eso sucede, se prepara la visita de una delegación europea ante la cual un intelectual encarnado por el actor francés Jacques Weber, trasunto de Bernard-Henry Lévy (de cuyo monólogo teatral parte el guión de Hotel Europa) pretende cantar las cuarenta a la hipocresía con que la UE se lavó las manos ante la matanza de los Balcanes.

El panorama que dibuja la película se convierte así en representación simbólica de los conflictos interrelacionados que sacuden no sólo a Bosnia sino también al contexto económico y político europeo en el que se inserta. Tanovic despliega una loable capacidad para sacarle partido al escenario único del hotel moviendo la cámara con dinamismo entre pasillos y habitaciones. El guión combate con desigual fortuna la tensión que genera la excesiva verbalización de los conflictos, aunque todos ellos, salvo el del personaje de Weber encerrado en su habitación sin más desarrollo, tienen fuerza y resultan creíbles.

La pregunta que queda al final es si detrás de la complejidad de los problemas que operan en ese microcosmos percibirá el público la defensa a ultranza del diálogo y el respeto mutuo que Tanovic quiere trasmitir. Él al menos lo intenta.

Reportaje en Días de cine: http://cort.as/t8kO

----

RECOMENDACIONES

LA CIUDAD DE LAS ESTRELLAS (La La Land). Damien Chazelle. Un musical que cosecha 14 nominaciones a los Oscar y todos los parabienes del mundo… Resultón, pero tirando a aburrido.

LA LUZ ENTRE LOS OCEANOS. Derek Cianfrance. 2016. Dos intérpretes excelentes (Michael Fassbender y Alicia Vikander) en un melodrama contenido que plantea un serio dilema moral.

LAS PLANTAS. Roberto Doveris. 2016. ¡Puritanos del mundo, uníos! Correcta y atrevida opera prima contra la que se rasgan las vestiduras los que odian el sexo libre.

VIVIR DE NOCHE. Ben Affleck. 2016. Una de gánsteres en la época de la prohibición, con todo lo que tiene que tener. Nada especial ni original, pero perfectamente digerible.
Reportaje en Días de cine: https://goo.gl/tasWNP

LION. Garth Davis. 2016. Hay que llevar pañuelos por si acaso se escapa la lágrima, lo advertimos, pero esta historia verídica de niño extraviado está muy bien contada y resulta emotiva sin pasarse.
Reportaje en Días de cine: https://goo.gl/PZFjZ3

Publicado en el Nº 303 de la edición impresa de Mundo Obrero febrero 2017

En esta sección

Celebración en Rusia del centenario de la Revolución de OctubreLa Revolución rusa y el movimiento obrero europeoAsturias reivindica la vigencia del octubre soviéticoAlejandra Kollontai y la Revolución rusaCelebrar el centenario de la Revolución aprendiendo de ella

Del autor/a

Un cine revolucionario en plena revolución¿Autor o impostor?Un François Ozon menorLa última palabra de WajdaParaíso para unos, infierno para los demás