RedRoj@

Trump contra la neutralidad de la Red No podemos esperar pasivamente a que las hordas trump-fascistas-cleptocráticas crucen el océano Atlántico. Hay que organizar la respuesta ya

Rafael Plá López 27/03/2017

Trump nos da mucha risa. Es un personaje grotesco que es una mina para los humoristas. Tendemos a verlo como alguien lejano, lejanía acentuada por su propensión a levantar muros y recortar globalizaciones. Si acaso, tememos el peligro del contagio ideológico del fascismo en Europa, como con Le Pen en Francia.

Pero en un planeta que se nos está quedando pequeño, lo que haga Trump nos va a afectar directamente. Nos afectaría, claro, si pulsara el botón rojo después de promover una nueva carrera armamentística nuclear. Nos afectan sus políticas impulsando energías sucias con desprecio del cambio climático: no parece que vaya a hacer caso a mi irónica sugestión en Twitter de que completara el muro con una cúpula para tragarse sus humos.

Y ha resucitado una amenaza que desde 2014 parecía haberse desvanecido. Desde entonces no había vuelto a escribir sobre la Neutralidad de la Red en Internet, después de que la Comisión Federal de Comunicaciones de Estados Unidos se comprometió en su defensa. Pero ahora Trump ha nombrado al frente de dicha Comisión a Ajit Pai, un notorio enemigo de dicha neutralidad. Y así he podido leer "Diga adiós a un "Internet Abierto”. Diga hola a "carriles lentos y rápidos", donde la calidad y la capacidad de respuesta de los sitios web en los que haga clic estarán sujetas a los caprichos de su bondadoso proveedor de servicios de Internet. Y si no están de acuerdo en que los sitios que te gusta visitar son "dignos", tendrás que pagar más para acceder a ellos de cualquier manera razonable" en http://www.dailykos.com/story/2017/1/20/1622924/-The-Orange-Swindler-s-First-Priority-Ending-Net-Neutrality En dicha página web se invitaba a firmar en defensa de la Neutralidad de la Red, cosa que naturalmente yo hice inmediatamente. Pues si la ley de la selva del mercado se impone en Internet en Estados Unidos, ello va a afectar inmediatamente a todo el mundo: en Internet no hay fronteras, además de que buena parte de los recursos de Internet residen allí.

La conclusión es clara: no podemos esperar pasivamente a que las hordas trump-fascistas-cleptocráticas crucen el océano Atlántico. Hay que organizar la respuesta ya, y hay que hacerlo a nivel internacional, siguiendo por cierto el ejemplo de la respuesta que ya se está dando por buena parte del pueblo norteamericano a sus primeras medidas xenófobas. Si no lo hacemos, tendremos que lamentar las consecuencias.

Publicado en el Nº 304 de la edición impresa de Mundo Obrero marzo 2017

En esta sección

El proyecto MO Radio se consolidaI Jornadas sobre la Revolución de OctubreNueva etapa de Nuestra Bandera, la revista Teórica del PCECrowdfunding Mundo Obrero Radio, ¡En marcha a por el óptimo!Autorretrato de Raimundo Cuesta: reflexiones sobre la intelectualidad española

Del autor/a

Capitalismo y cualificaciónTrump contra la neutralidad de la Red¿Quién teme al Twitter feroz?Carta desde "Indiana"Capitalismo, desarrollo y socialdemocracia (en el centenario de la Revolución de Octubre)