El 27 de mayo las calles de Madrid se llenarán, otra vez, de dignidad

Ginés Fernández González 11/05/2017

Madrid vivió en el 2014 una de las manifestaciones más grandes, plural y unitaria que se recuerda en la capital del reino. Esa acción fue un paso importante del ciclo de movilizaciones que comenzaron en el 2011 con el 15M y años posteriores por los distintos sectores en lucha en defensa de lo público, tanto la sanidad como la educación, así como conflictos laborales. El 22M de 2014 fue el final de una acción que se inició en septiembre de 2013 con un llamamiento a la unión de las movilizaciones de los distintos sectores para impugnar la política de la Troika y del PP.

Las Marchas de la Dignidad están preparando la vuelta a Madrid el 27 de mayo con el objetivo de denunciar la falsa recuperación y la instauración social de la precariedad como forma de vida, así como la ampliación de la brecha social entre los que más tienen y la mayoría social.

El análisis de la situación actual que se hace desde las Marchas no puede ser más desolador para la mayoría social, millones de trabajadores y trabajadoras se encuentran sin empleo, y quienes sí lo tienen, están siendo sometidos a trabajos cada vez más precarios e inestables, se denuncian los efectos de las reformas laborales que han reducido los derechos laborales de la clase trabajadora. Así mismo, denuncian que se está desperdiciando el talento colectivo de una sociedad, hipotecando indefinidamente su futuro, los trabajadores y trabajadoras no nos merecemos este atropello a nuestra dignidad colectiva, manifiestan desde las Marchas.

Cientos de miles de familias siguen perdiendo su casa, ligadas a una deuda impagable, mientras los poderes gubernamentales protegen a unos banqueros sin escrúpulos. Banqueros que defraudan, defraudadores que son protegidos, que no devuelven la ingente cantidad de dinero con que fueron y son rescatados, mientras piden más medidas de empobrecimiento y precarización de la clase trabajadora y de las personas más indefensas.

Vivimos en un estado que tiene dinero para rescatar e invertir en la banca, corrupta, mientras permite el empobrecimiento de la clase trabajadora. En este marco, denuncian que la patronal, aprovechando el drama del paro masivo, quiere sacar tajada bajando los salarios y las condiciones de trabajo de las personas que aún tienen un empleo, implantando medidas de semiesclavitud en muchos casos, y los tribunales se ponen de parte del poder económico quebrantando el derecho a la huelga con infames sentencias, evidencian que el sistema intenta obligar a la clase trabajadora y a la mayoría social a mostrar agradecimiento a los explotadores que intentan lavarse la cara como si fueran benefactores de la sociedad.

Las marchas se muestran muy duras con la situación de la mujer, consideran que el patriarcado es un modelo de sometimiento para la mitad de la población, y dicen NO a un sistema patriarcal que arrastra a épocas del pasado, hurtando el derecho a decidir sobre nuestros cuerpos y negándonos la capacidad para decidir sobre si queremos o no ser madres. Denuncian también que se está provocando la vuelta a los hogares para dedicarnos a los cuidados sin reconocimiento, sin remuneración, intensificando la desigualdad mediante, entre otros, la brecha salarial y protestan porque no se aborda de forma decidida acabar con el terrorismo machista que siega la vida de mujeres diariamente.

Las Marchas de la Dignidad consideran que es necesario unir todas las luchas, las laborales, las sociales, las de las personas pensionistas, las de las mujeres por la igualdad y frente a las violencias machistas, las de defensa de todos los servicios públicos, para que con la fuerza de todas juntas nos enfrentemos a este sistema injusto e insolidario, para defendernos frente a la represión, para cambiar la realidad de las cosas en la búsqueda de un mundo mejor para todas y para todos.

El movimiento hace un llamamiento para que en ese camino, de construcción paciente y firme de la fuerza necesaria para cambiar de verdad las cosas, llamamos a llenar de dignidad y rebeldía la ciudad de Madrid. Ese día llegaremos columnas de gentes de todos los pueblos y naciones del Estado a Madrid.

EL 27M LAS MARCHAS DE LA DIGNIDAD EXIGIMOS PAN, TRABAJO, TECHO E IGUALDAD

• En defensa de pensiones públicas dignas y a cargo de los Presupuestos. No al Pacto de Toledo.

• Por el empleo estable, salarios dignos y la renta básica: Derogación de las reformas laborales.

• Por la libertad de l@s pres@s y procesad@s por luchar. Amnistía.

• Por el no pago de la deuda. UE y FMI fuera ya de aquí.

• Por la defensa de los Servicios Públicos como derechos esenciales.

• Contra el feminicidio: Nos queremos vivas, ni una menos, NO a la Otan y a los gastos militares.

Publicado en el Nº 305 de la edición impresa de Mundo Obrero abril 2017

En esta sección

IU reclama que Zoido explique en el Congreso la reclusión de cerca de 500 personas migrantes en la cárcel sin inaugurar de Málaga II y pide por escrito distintas explicaciones al GobiernoIzquierda Unida, “satisfecha” por los “notables avances en la investigación de los ‘Papeles de Bárcenas’”Confluencias y ciudades del cambio, en el ecuador de una legislaturaIU denuncia ante la Comisión Europea la intervención de Montoro en las cuentas del Ayuntamiento de MadridDefensa trata de corregir sus mentiras a IU y ahora sí reconoce que la Asociación de Militares Española disfruta de dependencias gratis en un cuartel

Del autor/a

Un Partido para hacer frente al neoliberalismoLibertad, derechos sociales y democracia. No a la represiónNuria Lozano: “Sólo mediante el diálogo y mecanismos democráticos, como un referéndum pactado, podremos superar el conflicto”Por la República Federal Democrática y SolidariaMundo Obrero, un periódico de su tiempo