Los palestinos lo conocen como la Nakba, el día del desastre15 de mayo de 1948. A 69 años del desastre En torno a 400 pueblos árabes fueron destruidos sistemáticamente: casas, cementerios, escuelas.

Alex Alonso Sanchís 15/05/2017

Hoy, 15 de mayo, se cumplen 69 años de uno de los mayores crímenes cometidos a lo largo de la Historia. Los palestinos lo conocen como la Nakba, el día del desastre.

Ya en el siglo XIX Palestina era un territorio histórico milenario, con un relato histórico, cultural, económico y religioso propio. A pesar de una abrumadora mayoría musulmana, árabes de todas las confesiones convivían en paz. Así, hacia 1820, la población judía no llegaba al 10% del total.

A lo largo de los años, las potencias occidentales que habían ocupado y expoliado aquellas tierras, previendo una progresiva "descolonización" de la zona, promovieron artificialmente la migración en masa de judíos a lo que ya entonces era Palestina.

Tanto el acuerdo Sykes-Picot firmado en 1916 entre Reino Unido (potencia ocupante) y Francia (la otra gran protagonista en la zona), denunciado y sacado a la luz por los bolcheviques; así como la Declaración de Balfour de 1917 por la que Gran Bretaña se comprometía a construir un "hogar judío" en la Palestina histórica, daban buena idea de lo que estaba por llegar.

A pesar de los ingentes esfuerzos (económicos y políticos) del sionismo internacional para suplantar a la población palestina autóctona durante décadas, en 1946 (dos años antes de la Nakba), de un total de 2.000.000 de palestinos, apenas 500.000 eran judíos. Ese "fracaso" migratorio no consiguió detener la colonización judeo-sionista.

El 14 de mayo de 1948, los israelíes, con Ben Gurion a la cabeza, declaran unilateralmente la creación del Estado de Israel.

Al día siguiente, comienza para los palestinos el inicio de la catástrofe, la pérdida de su identidad como pueblo, la destrucción de su derecho a vivir en la tierra que habitaban sus ancestros.

En torno a 400 pueblos árabes fueron destruidos sistemáticamente: casas, cementerios, escuelas. No dejaron piedra sobre piedra porque así justificaban que Palestina nunca había existido.

En ese proceso, en torno a 780.000 palestinos fueron literalmente expulsados de su tierra hacia campos de refugiados improvisados. Y eso, obviamente, sin contar a los que fueron asesinados.

En 2017, 69 años después, la población palestina que vive bajo la perpetua ocupación israelí alcanza ya los 5.000.000. Palestina ha ido siendo reducida progresivamente hasta ocupar tan sólo las zonas de Cisjordania y Gaza, siendo la Franja una zona totalmente bloqueada por Israel desde hace años.

El régimen de ocupación y apartheid israelí que expulsa palestinos de sus casas, construye carreteras exclusivas para no-árabes, realiza detenciones administrativas ilegales, expolia los recursos naturales de Palestina y masacra a su población sigue impune. La ONU se limita a emitir resoluciones que le susurran al mundo, con voz tenue, que Israel lleva décadas violando los Derechos Humanos y el Derecho Internacional más elemental.

La situación es cada vez más insostenible, pero los palestinos son un pueblo de dignos luchadores, de mujeres y hombres valientes que llevan décadas resistiendo ante los crímenes más inhumanos de nuestro tiempo.

Y seguirán guardando como preciadas reliquias las llaves de las casas de sus antepasados, porque algún día volverán a ellas, a su tierra.

Los palestinos, en definitiva, seguirán resistiendo porque, como cuentan por allí, resistir es existir.

"Aldeanos sin malicia", Mahmud Darwish:
(...)

"El lugar no tenía otras ataduras que los acedaraques
cuando los camiones vinieron del mar.
Preparábamos la comida de nuestras vacas
en su aprisco, ordenábamos nuestros días en
armarios hechos con nuestras manos,
nos ganábamos el afecto del caballo
y hacíamos señas
a la estrella errante.
Nosotros también subimos a los camiones.
El brillo de esmeralda en la noche de nuestros olivos
y los ladridos de los perros a la luna
pasando sobre la torre de la iglesia
fueron nuestros compañeros de vela.
Pero no teníamos miedo: nuestra infancia
no nos acompañaba. Nos contentamos con una canción:
Volveremos dentro de poco a nuestra casa...
cuando los camiones vacíen
el excedente de su carga."

En esta sección

Hacia un segundo Foro de fuerzas de izquierdas, verdes y progresistas europeasAlbiol denuncia el “agravio comparativo” impuesto por el Gobierno del PP en la próxima visita de Mahmoud AbbasVenezuela ante la guerra económica de la burguesía, del imperio y su guerra mediáticaLa diplomacia económica y los derechos humanosEl PCE rechaza las sanciones impuestas a Venezuela y exige a la UE el cese de sus actuaciones injerencistas y belicistas

Del autor/a

15 de mayo de 1948. A 69 años del desastre"El aislamiento a Cuba no ha funcionado"El soldado Ryan contra el Tío SamSobre Ucrania y los “ni-ni”de la izquierdaHagamos que el miedo cambie de bando