Seguimos

En plena primavera Alarmante, que en una España de tintes democráticos exista una fundación que tenga como objetivo el de la preservación de la memoria y de la obra de Francisco Franco.

Foro por la Memoria 18/05/2017

Sí, resulta sobrecogedor, y hasta alarmante, que en una España de tintes democráticos exista una fundación que tenga como objetivo el de la preservación de la memoria y de la obra de Francisco Franco, dictador durante casi 40 años y militar golpista que atentó contra el régimen republicano instituido legalmente en España provocando una guerra de casi tres años de duración. Aunque esto parezca una perogrullada, sabemos que está ahí, que funciona y que ha sido mantenida, y lo sigue siendo, por subvenciones públicas de los diferentes gobiernos centrales que en este país llevan alternándose desde 1982. Y con mucho dinero -dato que, al menos en relación al monto obtenido desde las convocatorias de la Administración, se hace público anualmente desde los medios oficiales- del bolsillo del contribuyen, exactamente.

Lo último conocido de este anacronismo viviente es la custodia que hacen de fondos documentales procedentes de la antigua Secretaría de la Jefatura del Estado, por una parte, y de la, también extinta, Presidencia del Gobierno franquista, por otra, que datan desde que el general tomara en sus manos el poder absoluto hasta 1973, como si de sus papeles personales y privados se tratara.

Y no lo dicen ellos –que admiten tenerlos, pero en formato digital- sino que es el propio gobierno de Rajoy quien lo hace y además, en lugar de exigirles que los devuelvan al ser patrimonio del Estado, les pide que los retiren de la consulta pública ya que hay entre ellos documentos afectados por la normativa sobre secretos oficiales. Indignante se queda corto para calificar la actitud de la Secretaría del Cultura del Estado, que es quien contesta en sede parlamentaria a una pregunta realizada por el diputado Alberto Garzón sobre esta indefinible situación. No parece normal que esté en manos privadas –para mantenerlos convenientemente protegidos y que no se divulguen- documentos oficiales cuyo contenido este gobierno tilda de secretos o reservados para el esto de los mortales… ¿Para qué diablos están los archivos de la Administración o de los diferentes ministerios...? Mejor guardados en una entidad privada de tintes fascistas que no debiera de ser legal.

Cuando se escribían estas líneas se desarrollaban las diversas actividades que, sobre la república y su modelo, se han planteado para este 14 de abril en distintos territorios, por entidades y corporaciones. Días antes, individuos y organizaciones de opuesto ideario salían a la calle a reivindicar el 1º de abril, como el día en que empezó la paz más larga que haya vivido España en varios siglos hasta hoy… según Pío Moa, autor de cabecera de la FNFF y pilar básico del revisionismo histórico de derechas. Estos hechos no debemos observarlos como simple anécdota; si en España nunca se fueron, están tomando, día a día, vigor entre cada vez más gente. No fue una paz estéril –para concluir con la reseña del mencionado Moa- pues con el nuevo régimen España se remozó de arriba abajo, superando las taras de la miseria, el analfabetismo y grandes desigualdades sociales y regionales…

Teniendo aún pendiente la supresión del callejero franquista y demás simbología de la dictadura, desde el pasado 20 de abril Madrid cuenta con un espacio ciudadano dedicado a La Nueve -la 9ª Compañía de la 2.ª División Blindada de la División Leclerc compuesta de anarquistas españoles, mayoritariamente, exiliados en Francia y miembros de la resistencia, que entró en la liberada París de 1944- en el distrito de Ciudad Lineal, acto en el que estuvo presente la alcaldesa parisina Anne Hidalgo, acompañando a su homónima madrileña. La señora Hidalgo también participó en París en los actos de reconocimiento a Francisco Boix, aquel fotógrafo del PSUC que robó las imágenes que sirvieron de prueba del exterminio en los campos nazis durante los juicios de Nuremberg, y en el traslado de sus restos al cementerio de Père Lachaise, cercano al memorial a Mauthausen que allí mismo se levanta.

Y dos nombres propios con que cerrar esta vez nuestra columna, los de los veteranos María Vergara Leal y Antonio Martín Lillo, dos luchadores antifascistas que nos dejaban estos últimos días huérfanos y muy, muy tristes con sus respectivos fallecimientos.


Twitter: @foroporlamemori
Web: http://www.foroporlamemoria.es
Correo-e: asociacion.foroporlamemoria@yahoo.es

Publicado en el Nº 306 de la edición impresa de Mundo Obrero mayo 2017

En esta sección

Te leo porque estás vivoLos mercaderes de la memoria históricaEl significado de las palabras y el mono adivino Juan RequesenVenezuela: La Constituyente Va y es el escudo protector contra el fascismoIntervenciones humanitarias, muertos y refugiados

Del autor/a

Vicente, Mendieta y el generalGuernica, icono de la destrucción¡Viva la Nueve!En plena primaveraContra el olvido