La familia pide justicia en el Congreso de los Diputados y en los Parlamentos de Andalucía, Cataluña y NavarraEs la hora de acabar con 40 años de pacto de silencio del asesinato de Caparrós Caparrós es todo un símbolo de todos los que lucharon por la democracia y contra la dictadura.

Gema Delgado 29/05/2017

Dicen que aquel día, o a alguien se le fue la mano o hacía falta un muerto. El muerto fue Manuel José García Caparros, un malagueño de 18 años. Lo asesinó la policía el 4 de diciembre de 1977, jornada histórica en que dos millones de andaluces tomaron las calles reivindicando el derecho a la autonomía, al grito de “Libertad, amnistía y estatuto de autonomía”. 40 años después no se conoce el nombre del policía que mató a Caparrós. Nunca se supo quién dio la orden. Nunca se investigó el caso ni hubo intención alguna de hacerlo… El documental “García Caparros, memoria de una lucha”, estrenado hace unos meses, dirigido por Hezeina Rodríguez y producido por Joaquín Recio junto a las cooperativas Carambolo, Atrapasueños y Autonomía Sur, recoge testimonios que analizan las luchas de aquellos días y el asesinato de Manuel José. Felipe Alcaraz también dispara con precisión, palabras, no balas: “Es un crimen de Estado permitido y programado; una impunidad permitida y programada”, recogiendo así el sentir colectivo.

40 años después, esa impunidad continúa, pero se avanza en la reivindicación de la verdad y en el apoyo a la familia Caparros: “Queremos que se sepa la verdad y por eso estamos luchando por esclarecer su muerte. Queremos saber por qué le mataron, quien fue el autor material, quién disparo y quién dio la orden. Queremos saber quiénes con los responsables. Por lo menos lo vamos a intentar”, dicen Purificación y Loli, las hermanas de Manuel José García Caparrós. Y lo están intentando. Hasta hoy han llevado su petición hasta el Congreso de los Diputados, de la mano de Alberto Garzón y los diputados Miguel Bustamante y Eva García Sempere. También lo han hecho en el Parlamento andaluz, en el navarro y en la Generalitat y no cesarán en la lucha. Es parte de la campaña que están llevando a cabo en las diversas instituciones recabando apoyos para pedir el esclarecimiento de lo sucedido y evitar la impunidad judicial.

La Junta de Andalucía fue el primer parlamento autonómico en el que la familia Caparrós hizo publica una carta exigiendo la reapertura del caso y el impulso de una ley que acabe con la impunidad de la violencia policial en la transición política. Allí fueron los diputados de IU, encabezados por José Manuel Mariscal, Secretario General del PCA y Antonio Maíllo, coordinador de la federación andaluza de IU, quienes acompañaron a la familia al encuentro con el presidente andaluz. De ahí fueron a la Generalitat, luego a Madrid y por último al Parlamento navarro, donde se han entrevistado con su presidenta, de la mano de Izquierda-Ezkerra.

Loli y Puri, recuerdan aquel 4 de diciembre sabedoras de que aquella bala no fue solo contra su hermano, fue contra Andalucía “porque lo mismo que le pasó a mi hermano le podía haber pasado a cualquiera de las criaturas que estaban allí manifestándose. Ese disparo no era para él, pero le tocó a él. Era para Málaga entera, para volver a asustar a Málaga y para que no volvieran a salir a manifestarse a la calle, para mantenernos como nos habían tenido siempre asustados y encerrados”.

“Si aquella noche no hubieran pensado en matar a nadie no hubieran salido con las pistolas cargadas con balas, lo habrían hecho con pelotas de goma o con las porras como antes usaban. Entonces ¿qué intención tenían?” insiste Loli.

Recuerdan que era un día de alegría “que no gustó a algunos”. “Los andaluces estábamos de fiesta reivindicando nuestros derechos, igual que lo pedían los catalanes y los vascos. Salimos a la calle. No queríamos ser de segunda división, queríamos ser iguales. Y mi hermano fue uno más de los que salió a manifestarse por el derecho a la autonomía y por una vida más digna y unos derechos que no teníamos”.

Le mataron. Pasaron los años. Se intentó que le incluyeran en las víctimas del terrorismo, pero como dice Puri “ponerle como víctima de terrorismo habiéndolo matado un policía es poner a la policía de terrorista en los comienzos de la transición”. Les dijeron que estaba fuera de plazo, que sólo se recogían los asesinados hasta el julio del 77. Sí le incluyeron, después, entre las víctimas del franquismo.

Caparrós es todo un símbolo de todos los que lucharon por la democracia y contra la dictadura. Izquierda Unida siempre se ha peleado porque se le reconozca como tal. En 2013 se le nombró hijo predilecto de Andalucía, a propuesta de IU, que también tramitó su reconocimiento como víctima del terrorismo. Hoy, lo que Alberto Garzón, junto a la familia Caparros pide en el Congreso es que se conozca la verdad, no sólo de quién disparó, sino quién dio la orden de que la policía saliera a la calle, y las responsabilidades políticas de quien lo encubrió. En resumen, acabar con este pacto de silencio que dura ya 40 años.

El coordinador de Izquierda Unida, en rueda de prensa con las hermanas de Manuel José, pidió desde el Congreso que se hagan accesibles tres diarios de sesiones en el Congreso que faltan, justo cuando se habló sobre una comisión de investigación para el caso. Una anomalía más que se inició desde el minuto cero del asesinato. Cuando le avisaron al padre le dijeron que había sufrido un accidente y no le querían dejar ver el cadáver. Le devolvieron la ropa y la bala desapareció. Su padre luchó muchísimo por esclarecer todo, pero se le cerraron todas las puertas. Todo era muro. El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre dijo en su día que no había responsabilidades políticas, aunque cambiara de opinión con los años.

El próximo paso será que la figura de Manuel José García Caparrós, esté presente en los temarios de los coles, IES y facultades. La reciente aprobación de la Ley de la Memoria de Andalucía servirá para continuar la lucha contra el olvido, y para que no nos roben la memoria.

Publicado en el Nº 305 de la edición impresa de Mundo Obrero abril 2017

En esta sección

El saqueo del Canal de Isabel IIMayoríaReservadoQue su nombre no se borre de la historiaEs la hora de acabar con 40 años de pacto de silencio del asesinato de Caparrós

Del autor/a

El fascismo siempre trata de reemplazar el conflicto de clases por otro tipo de dilemas, como la raza y la naciónToni Morillas: “Podremos ser revocados de nuestras responsabilidades”Andrés Díez: “Este año es el 40 aniversario de la Fiesta y vamos a celebrarlo”Jesús Santrich: “La obstaculización de la Corte Constitucional a la implementación de los Acuerdos de Paz podría resolverse con la acción clara y contundente del Presidente de la República”La Universidad de Verano del PIE comienza hoy analizando los efectos de la globalización y las alternativas de la izquierda