Garzón dirige una queja a la mesa del Congreso por permitir un homenaje por las Elecciones de 1977 "sin mujeres invitadas, excluyendo al PCE y con el franquista Martín Villa que reclama Argentina"

Izquierda Unida Federal 08/06/2017

El coordinador federal y portavoz parlamentario de Izquierda Unida expone que “la tarea de la Mesa del Congreso ha de ser tratar de atender a esta pluralidad desde el respeto a los valores democráticos y los derechos humanos” por lo que “la imposición de una memoria determinada, excluyente con quienes lucharon contra la dictadura, cruzada además por la glorificación de figuras que precisamente no representan las libertades y la democracia, resulta cuanto menos preocupante 40 años después”.
(Madrid, 8 de junio 2017).- El coordinador federal y portavoz parlamentario de Izquierda Unida, Alberto Garzón, ha registrado un escrito dirigido a la Mesa del Congreso a raíz del acto autorizado por este órgano de gobierno de la Cámara Baja para conmemorar las elecciones generales de 1977, que se desarrollará mañana en dependencias parlamentarias organizado por la Asociación de ex Diputados y ex Senadores de las Cortes Generales. En su iniciativa, Garzón llama la atención sobre diversas cuestiones, entre ellas que en el acto “se verán representadas fuerzas políticas como UCD, PSOE y PP, excluyéndose entre otras al PCE, protagonista indiscutible de aquel tiempo y de aquellas elecciones. Tampoco se ha invitado a ninguna mujer. Es más, entre los invitados estará el antiguo ministro de Gobernación, Rodolfo Martín Villa, reclamado en la actualidad en una causa sobre crímenes de la dictadura franquista por la Justicia de otro país, Argentina”.

El máximo responsable de IU especifica que a Martín Villa “en concreto, se le reclama por los crímenes de Vitoria del 3 de marzo de 1976, donde hubo más de 100 heridos y fueron asesinados Pedro Martínez Ocio, Francisco Aznar Clemente, Romualdo Barroso Chaparro, José Castillo García y Bienvenido Pereda Moral. Martín Villa en su momento también había sido jefe nacional del sindicato universitario de la Falange (SEU)”.

Garzón expone a la Mesa del Congreso que esta Cámara “es un evidente espacio simbólico, además de político. La construcción de la memoria política jamás resulta inocente, menos aún cuando la selección resulta excluyente y se escenifica en una sala central del Parlamento como es la Clara Campoamor, con un evidente impacto mediático y una acción legitimadora de largo alcance”.

“En nuestro país -añade- hay relatos y memorias en disputa, como corresponde a toda sociedad plural. La tarea de la Mesa del Congreso ha de ser tratar de atender a esta pluralidad desde el respeto a los valores democráticos y los derechos humanos. La imposición de una memoria determinada, excluyente con quienes lucharon contra la dictadura, cruzada además por la glorificación de figuras que precisamente no representan las libertades y la democracia, resulta cuanto menos preocupante 40 años después”.

Alberto Garzón señala con cierta ironía a los/as miembros de la Mesa que “un acto sin mujeres, sin el PCE, con un dirigente franquista buscado por la Justicia de otro país… cierto que representa a la perfección todo aquello que criticamos sobre la Transición y su legado en la actualidad, pero les agradeceríamos que fueran menos explícitos”.

El portavoz parlamentario de IU introduce un nuevo elemento para reforzar sus explicaciones. Detalla que “estos días la Mesa del Congreso nos ha negado precisamente el acceso a la documentación sobre la Comisión de Encuesta (Comisión de Investigación) aprobada aquel año de 1977 sobre los sucesos de Málaga. En ellos perdió la vida por un disparo de la Policía Armada el joven Manuel José García Caparrós. Rodolfo Martín Villa era entonces ministro del Interior y prometió unas responsabilidades políticas que nunca se materializaron. Nunca se supo tampoco quién fue el autor del disparo. Ante la solicitud de reconsideración la Mesa ha encargado otro informe, y esperemos que esta vez sí les lleve a autorizar el acceso”.

Garzón, apunta de forma contundente y llama la atención sobre el hecho de “que ambos hechos, el acto conmemorativo de las elecciones de 1977 y la negativa de la Mesa a consultar la documentación de diciembre de ese mismo año, sucedan la misma semana de 2017 tan solo nos ayuda a comprender mejor nuestra profunda crítica a lo que venimos denominando ‘Régimen de 1978’”.

De igual forma, concluye su escrito dirigido a la Mesa del Congreso solicitando que “si de verdad quieren homenajear las libertades, la democracia y la pluralidad, si quieren transmitir lo mejor de aquel tiempo y mostrar aquellos errores que no deberíamos repetir, no permitan este acto sin mujeres ni comunistas donde, en cambio, se honra la memoria viva de un franquista”.

En esta sección

EL PCE denuncia el recorte de libertades y la política represiva del Gobierno del PPEl Partit Comunista condena las agresiones ultras del 9-O y propone una mesa de fuerzas políticas y sociales contra el odio y el fascismoPropuesta de CCOO para un diálogo urgente sobre CatalunyaComunicado de la Junta Estatal Republicana (JER) rechazando el discurso del jefe del estado sobre el conflicto en CataluñaDeclaración del PCE y el PSUC viu ante los graves hechos ocurridos en Cataluña el 1 de octubre

Del autor/a

Garzón sitúa la “República federal como el camino natural para abordar la crisis de Estado que atravesamos” frente a las vías “insostenibles” que mantienen Rajoy y PuigdemontGarzón denuncia que “la actitud cobarde del Gobierno de Rajoy” para abordar el conflicto catalán “convierte en protagonistas a instituciones que no deberían serlo” como la Policía y la Guardia CivilYolanda Díaz alerta de que PP y PSOE pueden buscar un "cierre en falso" de la Comisión de Investigación sobre la crisis financieraGarcía Rubio advierte de que los “pésimos” datos de aumento del paro “agostan la machacona propaganda del Gobierno de Rajoy sobre la supuesta bonanza económica”La acusación popular de IU en la investigación de los 'papeles de Bárcenas' pide al juez de la Mata que llame a declarar a Ignacio González y a López Madrid por los pagos ilegales de Villar Mir al PP