Izquierda Unida aboga por una banca pública fuerte para impulsar una política económica alternativa realLa venta del Banco Popular al Santander por 1 euro se traduce en una mayor concentración del capital y esquilma del erario público

Mundo Obrero Redacción 08/06/2017

Izquierda Unida denuncia esta mañana que cuando el banco Santander compra la entidad bancaria por 1 euro no se trata de una operación entre actores privados sino que “por supuesto se trata de ayudas públicas” con 42.000 millones de euros por medio, aunque Rajoy dijera que no nos iba a costa ni un euro. Y relaciona esta noticia con la Comisión de Investigación que está empezando a caminar en el Congreso de los Diputados, impulsada por IU, para investigar la crisis bancaria, añadiendo que es imprescindible desmontar el mantra de que se va a investigar “solo a las cajas como únicas culpables de lo ocurrido”.

IU denuncia los gobiernos del PSOE y el PP como los máximos responsables del “mastodóntico plan de salvamento de las entidades bancarias privadas con dinero público y deja muy claro al servicio de quienes han estado ambos partidos. Son igualmente responsables de culpabilizar a una parte del sistema (cajas de ahorro) eximiendo a la otra parte (bancos privados)”, explican.

También responsabilizan a los organismos reguladores, como el Banco de España, la Comisión Nacional de Mercado de Valores y el Banco Central Europeo de ser correas de transmisión de las entidades bancarias privadas y defender al lobby bancario en lugar de los intereses generales.

Frente a la evidencia que la gestión en búsqueda del máximo interés privado se convierte en un máximo desastre social, que el sistema bancario es incapaz de cumplir su función sin la inyección de ingentes cantidades de fondos públicos y que, además, fueron incapaces de evitar la crisis ni paliar los efectos más graves de la misma, IU defiende la gestión pública.

“Esta crisis nos ha enseñado en nuestras propias carnes lo que supone la gestión privada de los bancos: un desastre social que está exigiendo enormes ayudas públicas para evitar su quiebra. Un esfuerzo económico que está suponiendo esquilmar el erario público y recortes sociales y laborales, pero que no evitará nuevas crisis porque las ayudas están dirigidas a salvar a los bancos privados y transformar en entidades completamente privadas, a las que antes eran semi-públicas, las cajas de ahorros”.

Expuestos los hechos, sus consecuencias y señalados sus responsables, Izquierda Unida defiende su apuesta por la banca pública fuerte como un elemento crucial para poder poner en marcha una política alternativa real. Argumentan que así se podría impulsar otra política económica centrada en el desarrollo de unos servicios públicos de calidad y suficientes y la erradicación del desempleo. También abogan por la nacionalización las principales entidades financieras europeas, y sustituir el actual Banco Central Europeo por una verdadera Reserva Federal Europea, que sea el epicentro de un sistema financiero público. Eso sí permitiría sanear los bancos de verdad a costa de grandes accionistas y acreedores, y poner el sistema financiero, que no son otra cosa que los ahorros de la sociedad, al servicio de una planificación democrática de la economía, concluyen.

En esta sección

Sube el paro, cae la afiliación y la precariedad sigue disparadaGarcía Rubio señala que “la nueva subida del paro en noviembre por cuarto mes consecutivo muestra la debilidad de un modelo productivo y de contratación perversos impuestos por el Gobierno del PP”Los trabajadores del Hotel Costa Caleta se manifiestan por sus salariosDanoneUnipost en lucha contra el despido de 2400 trabajadores

Del autor/a

Comienza de la segunda fase del XX Congreso del Partido Comunista de EspañaHacia un segundo Foro de fuerzas de izquierdas, verdes y progresistas europeasEl PCE estará presente en los actos conmemorativos del Centenario de la Revolución RusaErnesto Alba: "No podemos mantener un modelo organizativo como si no hubiera pasado nada en los últimos diez años"Presentación de Nuestra Bandera en Valladolid y sendas conferencias de Cristina Simó y José Sarrión