Responsable de Democracia participativa Interna de IUToni Morillas: “Podremos ser revocados de nuestras responsabilidades” “Los acuerdos políticos y programáticos que tomamos colectivamente no pueden ser metidos en un cajón, tenemos el mandato imperativo de cumplirlos y desarrollarlos”.

Gema Delgado 20/07/2017

Mundo Obrero: ¿Qué nuevos mecanismos de democracia participativa se han impulsado en lo interno durante este primer año?
Toni Morillas:
Tenemos el mandato de la Asamblea federal de construir un nuevo movimiento político y social que supere IU y que sea radicalmente democrático. Para ello es prioritario incorporar las dinámicas participativas de planificación, evaluación y rendición de cuentas como hemos hecho este año y repensar las formas de participación en IU, que han de ser diversas, abiertas y flexibles (de ahí que estemos impulsando las redes de activistas o que hayamos impulsado nuevos métodos en nuestras campañas políticas, aún en fase experimental).

Introducir nuevas metodologías de debate en los órganos, en la toma de decisiones y en la acción política cotidiana, que rompan las lógicas parlamentaristas y masculinizadas que venían reproduciéndose, den el protagonismo a los adscritos y pongan el diálogo y la construcción colectiva de consensos en el centro del método. Esto hemos empezado a ponerlo en práctica, pero aún queda por hacer mucha pedagogía para que las metodologías participativas produzcan cambios significativos en nuestra cultura política y organizativa.

M.O.: En la próxima Asamblea político y social se realizará por primera vez una evaluación participativa, ¿en qué consistirá?
T.M.:
Se someterá a debate mediante comisiones de trabajo el Informe de Evaluación del plan de acción 2016/2017, que ha sido elaborado por la dirección colegiada y al que se incorporarán las aportaciones. Una vez hecho esto, se organizarán Asambleas Abiertas en los territorios en las que los miembros de la dirección rendirán cuentas del trabajo desarrollado y se recogerán propuestas que servirán para orientar la elaboración del plan de acción del próximo curso. Es un ejercicio de transparencia y rendición de cuentas que ha de servir para abrir las ventanas de IU, para hacerla más movimiento, para hacer crítica y autocrítica y sobre todo, para construir aprendizajes colectivos que permitan reorientar, si fuera necesario, la planificación del desarrollo de nuestra estrategia.

M.O.: También se aprobará el Reglamento de Revocatorios, ¿qué efectos políticos tendrá?
T.M.:
Los Revocatorios fueron aprobados por la Asamblea federal. Su reglamentación es importante porque amplía el poder de los y las adscritas a IU para fiscalizar el cumplimiento de los acuerdos políticos por parte de sus dirigentes y cargos públicos. Este mecanismo pone de relieve que los acuerdos políticos y programáticos que tomamos colectivamente no pueden ser metidos en un cajón, que todos tenemos el mandato imperativo de cumplirlos y desarrollarlos y que, en el caso de que no lo hagamos, podremos ser revocados de nuestras responsabilidades. Lo mismo que proponemos para mejorar la calidad democrática en la sociedad hemos de implementarlo internamente para dar ejemplo.

Publicado en el Nº 308 de la edición impresa de Mundo Obrero julio-agosto 2017

En esta sección

Marketing y prestidigitación de la derecha para consolidar los recortesEnrique Santiago Romero: “La unidad popular no es una opción, es una obligación”El golpe troyano del PP de la Comunidad de MadridEl PCE muestra su satisfacción por la disolución ETA y exige pleno reconocimiento para todas las víctimas del terrorismo y de violaciones graves de DDHHIU demanda cambiar el Código Penal para proteger la Libertad de Expresión

Del autor/a

IU demanda cambiar el Código Penal para proteger la Libertad de ExpresiónQuemar la foto del rey es una crítica política legítimaAnabel Segado: “La lucha nos lleva a la confrontación de clase y tenemos que ser más fuertes”Enrique Santiago: “Están provocando que el proceso de paz entre en un callejón sin salida”Acto de presentación de Enrique Santiago como Secretario General del PCE en el 41 aniversario de su legalización