Retos del XX Congreso del PCE La clave que tendremos que resolver en este Congreso es cómo organizar el Partido para el conflicto social.

José Luis Centella Gómez 21/07/2017

La convocatoria formal del la segunda fase del XX Congreso es un buen momento para tratar de situar los retos que la militancia del PCE debe afrontar en este proceso congresual.

En primer lugar debemos ser capaces de conjugar el debate con la acción, sería absurdo y muy peligroso que pusiéramos en nuestro Partido el cartel de "cerrado por debate interno". El segundo reto es conseguir hacer un debate serio, con argumentos y búsquedas de síntesis dialécticas, por ello entiendo que no es bueno consolidar bloques que no solo dividen a la militancia sino que impiden el verdadero debate al tener que optar por textos completos que se contraponen en la votación de bloques. El tercer reto que quiero señalar es la necesidad de que los debates, la lógica confrontación de ideas y de propuestas, se haga desde la certeza de que es mucho más lo que nos une que lo que nos puede separar, y que la unidad del PCE es importante en todo momento, pero que cobra una significación especial en estos tiempos, en los que tenemos que ganarnos el derecho a ser parte de la reconstrucción de una izquierda rupturista.

Pues bien, desde la necesidad de afrontar estos tres retos debemos situar las tareas que debemos afrontar en paralelo al debate congresual y que se pueden resumir en la necesidad de definir una línea política que sustente una serie de propuestas políticas a desarrollar en materia económica, social, de libertades y Modelo de Estado, que nos permitan, defender un proyecto de ruptura democrática y social como salida a la crisis de régimen.

Desplegar la organización en la calle

Para ello es imprescindible desplegar a nuestra organización en la calle por medio de una acción política centrada en la defensa de nuestro proyecto de Nuevo País que confronte con quienes plantean la reforma del régimen para mantener sus privilegios, y hacerlo desde el conflicto social poniendo en evidencia a quienes son culpables de la crisis, la patronal, el Ibex 35, y los gobiernos cómplices.

Para que sea efectivo este despliegue, es necesario ampliar la base social de quienes estamos por la ruptura con un trabajo sostenido en el tiempo y con especial atención en los nuevos sectores asalariados. Hay que poner en marcha una nueva fase de la estrategia de unidad popular, mucho más social, mucho más basada en la confrontación social que en la electoral, en este sentido hay que promover y participar en nuevas asambleas que sostengan el impulso alcanzado en la pasada campaña electoral.

Por último tenemos necesidad urgente de activar la lucha cultural, la batalla ideológica en su sentido más amplio. Se trata de contraponer una alternativa cultural al intento de imponer el pensamiento único montado sobre la hegemonía de una cultura insolidaria, consumista, que da soporte a la dictadura del capital a través del dominio de los medios de comunicación que aplastan todo pensamiento crítico.

La realidad es que en estos momentos la crisis de régimen ha puesto en cuestión el sistema de partidos debilitando el bipartidismo clásico, lo que está obligando a las fuerzas del capital a tratar de realizar una recomposición para evitar que la crisis ponga en cuestión el modelo de estado y, sobre todo, cuestione el sistema social y económico; es lo que se ha llamado segunda transición.

Desde el PCE tenemos que ser capaces de ganar la hegemonía en la clase obrera para que la mayoría social trabajadora entienda la necesidad de una ruptura social y económica, que ponga en evidencia cómo no se pueden garantizar los derechos sociales, económicos, laborales sin cambiar el sistema económico.

Proyecto rupturista y de revolución democrática y social

En función de este análisis cobra especial importancia la organización de los afectados por la crisis, este objetivo requiere centrar el eje de gravedad de nuevo en la calle, para desde ahí, construir un proceso de Unidad Popular en torno a un proyecto rupturista y de revolución democrática y social.

Por lo tanto, hay que demostrar que con la estabilidad política que busca el gobierno con el gran pacto de Estado que se propone, lo que trata es de consolidar las medidas antisociales y autoritarias, y eso significa no olvidar que la contradicción fundamental esta en la confrontación capital/trabajo.

Si conseguimos este objetivo estaremos en condiciones de generar la movilización necesaria para sustentar socialmente la construcción de una opción de cambio de carácter rupturista. Para ello es necesario el despliegue de la organización en la calle iniciado con la campaña electoral, esta vez centrado en la defensa nítida de un proyecto rupturista de salida a la crisis de régimen.

Estamos planteando en definitiva un cambio real de táctica, que no se puede quedar solo en los papeles, sino concretar en medidas para trabajar en conseguir un nuevo escenario que nos permita disputar la hegemonía, un repliegue organizativo para preparar una ofensiva política que cambie la actual correlación de fuerzas.

Tenemos que ser conscientes de que la Vía Democrática Hacia el Socialismo, teorizada desde final de los años sesenta, se fue convirtiendo en la práctica en Europa en un aceptar las reglas del juego del sistema sin plantearse su ruptura.

De forma gradual el PCE y posteriormente IU, no hemos podido romper una realidad que sitúa en las instituciones la centralidad, casi en exclusiva, de la vida política, no hemos sido capaces de caracterizar bien a los adversarios y su control de todo el entorno que les garantiza una supremacía en ese terreno, medios económicos, financieros, y los aparatos del Estado. También las empresas de comunicación.

Confiar que solo con un posible triunfo en el campo electoral podían cambiar las cosas, nos desmovilizó allí donde verdaderamente se disputa la hegemonía frente al capitalismo patriarcal: en los centros de producción, en todos los sectores afectados por las políticas neoliberales, en los centros de educación, en la cultura, en la ciencia y aparatos del Estado.

En la práctica, y fruto de ese error táctico, llegamos a pensar que sería posible confrontar con el Sistema Capitalista sin una organización social y cultural de las ideas socialistas en la sociedad, sin una fuerte organización del Partido y la configuración de un Bloque Político y Social, con capacidad de movilización y de respuesta a las agresiones antisociales, con disposición al combate ideológico, con una revalorización de lo colectivo frente a lo individual.

El Partido debe afrontar esta Nueva Etapa con la voluntad de DISPUTAR la hegemonía capitalista en el terreno de juego del conflicto de la lucha de clases, que se plasma en el conflicto social y patriarcal, la lucha por la Paz, reorganizándonos en función de esa lucha.

No es un proceso fácil y no podremos afrontarlo con ideas predeterminadas en todo caso. Tenemos elaboración suficiente para los primeros pasos de ambos debates. Desde la ponencia congresual se debería realizar un resumen de nuestras elaboraciones para que sirvan de guía a nuestra militancia. La clave que tendremos que resolver en este Congreso es cómo organizar el Partido para el conflicto social.

----

CALENDARIO PRECONGRESUAL

05/03/17: El Comité Federal convoca la Segunda Fase del XX Congreso del Partido Comunista de España y aprueba el calendario, normas, propuesta de reglamento y horario, el número y distribución de las delegaciones entre sus federaciones, el proceso de preparación y elaboración de tesis y establece el período de exposición previa de censos hasta el día 15 de abril y el cierre de censos a efectos de participación a 24 de septiembre.

13/05/17: El Comité Federal aprueba los documentos a debate. Envío de los documentos a las federaciones del PCE.

9/09/17: Reunión del Comité Ejecutivo, elección delegados/as natos y miembros comisión de credenciales.

24/09/17: cierre de censos a efectos de participación a 24 de septiembre.

15/10/17: Fecha límite para el debate en agrupaciones y ámbitos inferiores al de Federación.

22/10/17: Fecha límite para la celebración de Congresos en las Federaciones.

24/10/17: Fecha límite para recibir en el Comité Federal las enmiendas, aportaciones y la relación de delegadas/os.

28/10/17: Reunión del Comité Federal, debate informe de gestión, elección propuesta de mesa y propuesta de Comisión de resoluciones.

Del 01/11/17 al 23/11/13: Reunión de las delegaciones para debate del informe de gestión y elección de portavoces, miembro de la mesa, comisión de credenciales, presidente y secretario/a de la delegación.

24-25-26/11/17: SEGUNDA FASE XX CONGRESO DEL PCE

Publicado en el Nº 308 de la edición impresa de Mundo Obrero julio-agosto 2017

En esta sección

Juan Alarcón “Juanillo Bonanza” ha sido un luchador, un hombre de su tiempoMitin Fiesta PCE 2017Ha muerto Eva Domínguez, fotógrafa de Mundo ObreroSorteo Bono Ayuda Fiesta PCE 2017Centella: “Es el momento de la política de unidad para cambiar las cosas en favor de la clase obrera y las capas populares”

Del autor/a

Unidos con América Latina en la lucha antiimperialistaLa izquierda tiene la obligación de mirar más allá del día 1 de octubreEn defensa de la libertad de expresión y por un acuerdo que permita al pueblo catalán votar para decidir su articulación institucionalSolidaridad del Partido Comunista de España con el pueblo de Cuba tras el paso del huracán IrmaNo todo vale con tal de gobernar