Parar la privatización es necesario pero no suficiente; hay que cambiar las prácticas y las estructuras de gestiónEl saqueo del Canal de Isabel II El proceso de mercantilización del CYII comenzó en la época de Ruiz Gallardón, que consideró a esta entidad como una “máquina de hacer negocio”.

Enrique Ortega. Miembro de la Plataforma contra la privatización del Canal de Isabel II 21/07/2017

El Canal de Isabel II (CYII) está en crisis, tanto por su deficiente gestión del ciclo integral del agua, como por sus actuaciones irregulares y las tramas de corrupción que están aflorando a través de diversas actuaciones judiciales (operaciones Púnica, Lezo y Tosca), que han supuesto la imputación y detención de altos cargos de la Comunidad de Madrid y de la propia empresa , incluidos los últimos presidentes –Ignacio González y Salvador Victoria- y los últimos directores gerentes –Ildefonso de Miguel y Adrián Martín.

Es preciso exigir responsabilidades y castigar a los corruptos, máxime cuando el CYII gestiona un servicio considerado como derecho humano, pero si queremos erradicar la corrupción es necesario cambiar las prácticas y las estructuras de gestión que la han favorecido, cuestión que se quiere obviar por parte de grupos interesados como el PP y Ciudadanos.

El proceso de mercantilización del CYII comenzó en la época de Ruiz Gallardón, que consideró a esta entidad como una “máquina de hacer negocio” y permitió que constituyese y participase en sociedades anónimas, su incursión en negocios ajenos al agua y su expansión fuera de la Comunidad de Madrid. Bajo su mandato se creó la red societaria del Canal en Latinoamérica, fuente de una de las mayores tramas de corrupción afloradas.

El proceso de privatización del Canal, que comenzó a partir de 2008, y la constitución de la sociedad anónima Canal de Isabel II Gestión en 2012, culminaron el proceso de mercantilización de la entidad. La sociedad anónima, a pesar de ser de titularidad 100% pública, ha venido funcionando como una sociedad privada, con ánimo de lucro, opaca y ajena a cualquier control político o financiero. Su principal objetivo, desde su creación en 2012, ha sido el incremento de los beneficios, a costa de reducir las inversiones, subir las tarifas y degradar las condiciones laborales de sus trabajadores, poniendo en peligro la propia viabilidad de la institución. Amparándose en su condición de sociedad mercantil, ha funcionado como una isla de impunidad, como una caja negra patrimonializada por el PP, lo que ha facilitado las actuaciones irregulares y las tramas corruptas.

Cambiar radicalmente el modelo de gestión

La Plataforma contra la privatización del Canal (PCPCYII), organización que ha nucleado las luchas contra la privatización de esta entidad, siempre ha tenido claro que parar la privatización era una condición necesaria pero no suficiente, y que para conseguir la regeneración del Canal, erradicar la corrupción y conseguir un servicio de calidad, respetuoso con los intereses de los ciudadanos y los ayuntamientos, es preciso cambiar radicalmente el modelo de gestión actual de Canal, disolviendo la sociedad anónima, integrando su personal, activos y pasivos en la entidad pública Canal de Isabel II y estableciendo un nuevo modelo de gestión pública, sin ánimo de lucro, transparente, democrático, con rendición de cuentas, sostenible, participado por los ciudadanos, respetuoso con las competencias municipales y con los criterios que defienden el abastecimiento y el saneamiento como derechos humanos. Estos criterios constituyeron las bases del Acuerdo sobre un nuevo modelo de gestión del ciclo urbano del agua en la Comunidad de Madrid, impulsado por la PCPCYII) y apoyado por una treintena de organizaciones sociales y políticas entre las que se encontraban ATTAC, FRAVM, Ecologistas en Acción, CECU, FACUA, Marea Azul, CCOO, UGT, USO, CGT y los partidos IU, PSOE, PODEMOS y EQUO. Este acuerdo fue apoyado, mediante la aprobación de mociones en los Plenos municipales de 35 ayuntamientos de la Comunidad de Madrid, que representan a una población de 5,2 millones de ciudadanos.

La batalla por un nuevo modelo de gestión del CYII, se ha trasladado a la Asamblea de Madrid, donde PODEMOS y PSOE han presentado un proyecto de Ley de Medidas para el establecimiento de un modelo de gestión pública, transparente, democrático y participativo en el CYII, redactado por la PCPCYII, que recoge el contenido del citado acuerdo. Por otra parte, Ciudadanos, con el apoyo del PP, ha presentado otro proyecto de Ley que mantiene la propiedad pública del CYII, pero conserva la sociedad anónima y el modelo actual de gestión. La complicidad del PP y Ciudadanos en este tema ha sido absoluta, impidiendo con sus votos en la Mesa de la Asamblea del 5 de junio, la tramitación del primer proyecto de Ley (4 votos contra 3), y aprobando con sus votos en el Pleno de la Asamblea del 23 de junio la tramitación del proyecto de Ley de PP-Ciudadanos (65 votos contra 64), ayudados en esta ocasión por la dantesca aparición de la diputada “ausente” Elena González-Moñux, de baja por depresión, que sólo aparece en los temas importantes en que su voto es decisivo.

La batalla por la regeneración del CYII se prevé larga, pero algunos de sus actores ya se han quitado la careta.

Publicado en el Nº 308 de la edición impresa de Mundo Obrero julio-agosto 2017

En esta sección

ConfundirTodas somos JuanaEl saqueo del Canal de Isabel IIMayoríaReservado

Del autor/a

El saqueo del Canal de Isabel II