Nosotros o ellos. El imperio, Che Guevara, Cuba Revolucionaria y Venezuela.

Ramón Pedregal Casanova 04/08/2017

“¡ VAYANSE AL CARAJO, YANQUIS DE MIERDA !” Presidente de Venezuela Hugo Chávez.

"Son las 7 horas y 15 minutos. Tiene setenta y dos horas, a partir de este momento, el embajador yanqui para salir de Venezuela, ¡en solidaridad con Bolivia, con el pueblo de Bolivia y el gobierno de Bolivia, tienes 72 horas, que regrese a la patria, cuando haya un nuevo gobierno en EE.UU. mandaremos un embajador, un gobierno que respete a la América Latina, a la América de Simón Bolívar carajo! ¡Váyanse al carajo, yanquis de mierda, que aquí hay un pueblo digno!"

El golpe en Bolivia arreciaba, había que expulsar el embajador Phillip Goldberg, encargado del plan con los gobernadores traidores. Fue un 10 de septiembre, 2008. El movimiento autonomista, acuerdo al diseño de la embajada, fracturaba al país en cinco pedazos. Phillip Goldberg operaba; venía de Kosovo, con éxito, amputando serbios en su territorio. http://misionverdad.com/historia-nuestra/vayanse-al-carajo-yanquis-de-mierda-ahora-y-siempre%20

Antes de embarcarse en el Granma, los revolucionarios cubanos fueron detenidos por la policía mexicana y encarcelados. En su celda Che Guevara escribió:

“En estos días de cárcel y en los anteriores de entrenamiento, me identifiqué totalmente con los compañeros de causa, me acuerdo de una frase que un día me pareció imbécil o por lo menos extraña, referente a la identificación tan total entre todos los miembros de un cuerpo combatiente, que el concepto yo había desaparecido totalmente para dar lugar al concepto nosotros. Era una moral comunista y naturalmente puede parecer una exageración doctrinaria, pero realmente era (y es lindo) poder sentir esa remoción de nosotros.”

Che somos nosotros. Johnson son ellos. Es el valor de las dos clases sociales principales, las determinantes, las antagónicas en su totalidad, las que pueden crear un mundo nuevo en el que domine la clase trabajadora. En el caso contrario, profundizarán el que nos domina, el que nos dicta, el de la clase capitalista. Nosotros o ellos.

“Es inmortal / quien cayó por la gran / causa /en la memoria del pueblo vive / eternamente / quien por el pueblo / dio su vida / trabajó, luchó / y murió / por el bien común”.

Del relato: Tres chicos ante un portal. Autora: Vera Panova. Del libro: Relatos de la Revolución Rusa. De la tempestad surgieron. Edición de homenaje a los 100 años de la Revolución. Editorial Hiru. www.editorialhiru.com

No. Ninguno de los gestores del capital es inmortal, ninguno de ellos será recordado por los pueblos, decía en aquella nota titulada “Che Guevara y nosotros” https://forocontralaguerra.org/2017/06/27/che-guevara-y-nosotros/ cuando quería que se entendiese que no será recordado como un representante de categoría humana para ser universal. Como a todos los representantes del gran capital les falta categoría humana. Sus amos, los amos del sistema explotador, los destinan y colocan mediante procedimientos acordes con la/las necesidades del momento: elecciones financiadas por banqueros para elegir a sus representantes y colaborar entre ellos, y otras mediante golpes y guerras. No hay entre sus elegidos para gobernar ninguno que se les rebele, que les de la sorpresa de defender el compromiso social, la revolución de la clase trabajadora, que defienda el poder del pueblo para organizar la sociedad, ninguno empatiza con el beneficio común. Y tras querer decir eso en pocas palabras en “Che Guevara y nosotros” me refería al que hicieron presidente de EEUU después de haber asesinado a Kennedy. Sustancialmente Kennedy no cambiaba de dirección, tan sólo había introducido o se proponía introducir, en representación de su sector, algunas modificaciones políticas con las que los poderosos banqueros y los industriales de la guerra no estaban de acuerdo.

Las diferencias y la lucha de intereses de los grupos que conforman el imperio del capital, elevaron su quehacer al crimen. Los choques entre esos grupos, las contradicciones insolubles y el intento de acaparar más poder frente a las otras facciones llevó a una de las partes a matar a su representante

para sustituirlo por el preferido del grupo. Los bloques de poder del gran capital, financieros, industria de la guerra, servicios de seguridad para presionar y cambiar la circunstancia … son paralelos a los empleados por los cárteles mafiosos, … porque ellos son sus creadores, sale por su hacer fuera de su propia legalidad, véase Temer en Brasil, el ladrón del poder y reconocido corrupto que compra a los diputados para que voten que no sea juzgado, son compartidores o benefactores, es bien conocida su hermandad con la mafia, los paraísos fiscales, la fuga de capitales, las conocidas como “puertas giratorias”.

No olviden los métodos y los fines conque desgastan a los gobiernos democráticos, independientes de ellos, soberanos. No olviden la finalidad conque llevan a cabo un golpe de Estado o una guerra No olviden la tergiversación constante mediante lo que llaman noticias cuando su clase social, la de usted, la clase trabajadora, se defiende.

Era el año 1963 cuando las diferencias entre sectores contrarios de la gran burguesía estadounidense las resolvieron a tiros, la víctima mortal fue Kennedy, que hacía de presidente. Éste, bajo el auspicio de un sector había planteado repatriar en 1964 al ejército yanqui que tenían en Vietnam, y otro asunto de igual o mayor importancia: había firmado la Orden Ejecutiva 11110, por la que el gobierno sería el que fabricaría el dinero, los dólares, con respaldo del fondo de la Tesorería, con ello se eliminaban los intereses y la deuda del gobierno con los bancos privados, y no cualquier banco sino los que conforman lo que se ha llamado la Reserva Federal, a ese dinero que se proponía crear Kennedy se le llamó entonces “dólares Kennedy”. Esto cuestionaba el poder de esos bancos privados, los grandes. Uno de los sectores de la gran burguesía en competencia, el más importante y no cualquiera, sentía la amenaza de perder las cargas de intereses y deuda del gobierno para con ellos, grupo del verdadero poder. El presidente del gobierno quería eliminar la dependencia constante y cada vez mayor de las manos de los grandes usureros, manos privadas de unos pocos. Recordemos las palabras de advertencia de aquél otro presidente de EE.UU. Thomas Jefferson (presidente: 1801-18099: “Creo que las instituciones bancarias son más peligrosas que un ejército. Si el pueblo de EE.UU. alguna vez permite a los bancos privados controlar la emisión de moneda, los bancos y las corporaciones que crecerán a su alrededor privarán al pueblo de su propiedad hasta que sus hijos despierten sin casa en el continente que sus padres conquistaron.”

Se hace necesario continuar con la memoria histórica para señalar algún aspecto de la llamada Reserva Federal: su Acta de creación y elevación a rango de ley fueron escrita y aprobada por los banqueros en 1910, y Wodrow Wilson (presidente:1913-1921) fue el presidente que impusieron tras haberla firmado, aunque al final de su vida, él mismo, escribió lo siguiente: “Nuestra gran nación industrial está controlada por un sistema de crédito. Nuestro sistema de crédito está concentrado en manos privadas … que congelan, frenan y destruyen la genuina libertad económica. Nos hemos transformado en uno de los peores gobiernos, uno de los más completamente controlados y dominados gobiernos … un gobierno de la opinión y coacción de un pequeño grupo de hombres dominantes.”

Para entonces ya había declarado el creador de la Banca Rothchild, M.A. Rothchild: “Denme el control de la creación del dinero de un país y no me importará quién haga sus leyes.”

Son determinantes, son para tener en cuenta en nuestra observación de la realidad, las declaraciones de Paul Warburg, creador estratégico del Sistema de la Reserva Federal, la gran banca, y miembro de su Consejo de Relaciones Exteriores, refiriéndose al poder del imperio, esa dictadura que encabezan: “Tendremos un Gobierno Mundial, nos guste o no. La única pregunta es si el Gobierno Mundial será llevado a cabo por conquista o consenso.”

De ahí que después del asesinato de Kennedy, ni su sucesor, que fue nombrado para el cargo pocas horas después, y firmó como tal junto al compromiso de no aplicar la ley por la que había sido ordenada la eliminación del presidente díscolo, ni ningún otro representante del gran capital sentado en el sillón presidencial, haya hecho uso de esa Orden Ejecutiva 11110, que ni siquiera se han molestado en derogar, con lo que han obedecido la otra orden, la de los banqueros Rockefeller, Rothchild, Morgan y demás, los dueños de la Reserva Federal. Para qué la iban a mandar derogar, con el asesinato de Kennedy avisaban a los próximos delegados de sus intereses de lo que harían con cualquiera que cuestionase los planes de su mandato: el negocio del préstamo de dinero, la

dependencia absoluta del gobierno, y el negocio de la guerra, el otro negocio, que Kennedy se había propuesto frenar haciendo volver a las tropas yanquis del Vietnam.

Junto a estos dos planes, Kennedy y su gabinete había aprobado otro: llevar a cabo algunas reformas sociales que se referían a derechos civiles de la población negra y a beneficios sociales, programas que no afectaban al sistema capitalista, pero contra los que ese grupo de poder, quitándose a Kennedy del medio, ganaba por completo la partida.

Y le sucedió Lyndon B. Johnson, su segundo, no realizaron elecciones, sencillamente le sentaron y le dieron las órdenes que querían tener formalmente establecidas: retener en sus manos el préstamo del dinero que les daba el poder sobre el gobierno, y el negocio de la guerra. A Johnson le hicieron continuar con algunas reformas internas planteadas por su antecesor, porque ante la proximidad de las elecciones veían que se legitimarían con un mayor número de votos conseguidos a costa de aquellos pequeños cambios. Después los mantendrían en frío. Cuando el elegido presidente sobrepasó esa etapa, volcó su mandato sobre el otro gran negocio del capital: la guerra imperial, negar los Derechos de los pueblos, arruinar en la conciencia de éstos toda esperanza de justicia social, de cambio, de una justicia nueva, garantizada, revolucionaria. De las acometidas de banqueros y otras fracciones ganadoras del gran capital contra la justicia social, esa que determina la altura de ser humano, entre otras destaca la que dirigieron contra el pueblo de Cuba, que les había ganado, querían impedir que se sostuviese y mostrar su victoria imperial como el ejemplo de lo que sufriría cualquier pueblo que se decidiese a seguir a la revolución cubana, a la revolución socialista. Johnson, el gestor de la fracción ganadora dentro del gran capital, ese imperio nacido en el siglo XX, además de participar, como le habían mandado, en la conservación del poder de la Reserva Federal y el aumento de la guerra, como el segundo mayor negocio. Johnsonno será recordado por los pueblos como un representante de categoría humana.

A esos motivos que afectaban internamente a EEUU y entonces a Vietnam, Johnson sumó otros actos criminales, impulsó la guerra que primero Eisenhower y luego Kennedy habían emprendido y el segundo continuado contra Cuba:

Será recordado por financiar con millones de dólares, armar y entrenar mercenarios que continuaron la campaña terrorista dentro de la isla y fuera de ella, lo que causó al pueblo cubano 3.478 muertos y 2.100 heridos y discapacitados.

Será recordado por su fracaso con el terrorismo y por la implantación del bloqueo económico en toda la extensión financiera y comercial, o lo que es la guerra mediante el aislamiento cuando el imperio no puede vencer militarmente, guerra que ha causado a Cuba cientos de miles de millones de euros en pérdidas.

Será recordado por el crimen de envenenamiento mediante la aviación, como veremos también lo hizo en Vietnam, de la agricultura y la ganadería de Cuba, con el objetivo de matar de hambre a la población.

Será recordado por lo que Obama llamaba “retorcer el brazo” a los países que no hacen lo que quiere el régimen imperial, la dictadura del mundo: por las presiones a los gobiernos de los demás países hasta conseguir que se les subordinen, y así lo hizo para imponer el bloqueo.

Será recordado por las guerra propagandística mediante radios y televisiones desde EE.UU. para desalentar y confundir a la resistencia popular revolucionaria cubana.

Será recordado por muchos de los más de 650 intentos de asesinato, de magnicidio, en la persona del Presidente de Cuba, Fidel Castro.

Será recordado por las provocaciones armadas desde el territorio ocupado de Guantánamo realizadas por militares yanquis, con el resultado de soldados cubanos y población civil muertos y heridos.

Será recordado por el envío del cuerpo especial Boinas Verdes y la CIA a Bolivia para asesinar a Che Guevara y su pequeño ejército popular, era 1967.

Actos de terrorismo similares han estado y siguen estando en el hacer de los empleados como presidentes del imperio, contra Cuba, y ahora contra Venezuela. La dictadura imperial del siglo XX nunca ha cumplido con el Derecho de los Pueblos, ningún representante, ninguno de sus amos, ha pagado por sus crímenes, ninguno ni siquiera ha pedido perdón, son así, antihumanos. Aquí se

certifica: O nosotros, o ellos.

Además Johnson será recordado porque bajo su mandato se produjeron los golpes de Estado de Brasil, golpe que sembró de muerte el país en 1964; la invasión de República Dominicana en 1965; será recordado por las intervenciones, asesoramiento y financiación de grupos terroristas y el apoyo militar y económico a las dictaduras en Latinoamérica durante su mandato, 1963-1969, recuérdese la situación en todo Centroamérica: Honduras, Guatemala, El Salvador, Nicaragua, Panamá, recuérdese la función terrorista a la que destinaron a la que se conocía como “Escuela de las Américas.”

Johnsonfue el que aprobó las conocidas hoy como “guerras preventivas”, intervenciones allí donde el imperio considere que “los intereses de EE.UU. están en peligro”: éste Johnson, representante del capital imperial, empleado obediente de los verdaderos mandatarios, ordenó arrasar Vietnam con todas las armas de destrucción masiva, armas prohibidas, y los verdugos las tiraron contra el pueblo vietnamita. El yanqui quería impedir la independencia de Vietnam, sostenía la guerra contra Cuba, y con una y otra enseñar a los pueblos del mundo lo que era capaz de hacer con aquellos que se atreviesen a intentar liberarse de su opresión: en Vietnam asesinó 2.000.000 (dos millones) de personas. Llevó a cabo los mayores bombardeos de la Historia, 3 veces (tres) las bombas que se tiraron en la 2ª Guerra Mundial. A los bombardeos añadió la invasión de Vietnam con un ejército de 650.000 soldados. El ejército del gran capital estadounidense envenenó los campos y a la población con 80.000.000 (ochenta millones) de litros de herbicidas. A causa de la agresión de la dictadura imperial, millones de vietnamitas resultaron con heridas y enfermedades que les causaron daños irreversibles, por eso también será recordado.

Finalmente la guerra la perdió el imperio, EE.UU. en 1975, a manos del pueblo vietnamita, a esa derrota del imperio contribuyó el desgaste interno con manifestaciones nunca vistas, en una de ellas asesinaron al dirigente negro Malcolm X, era 1965, bajo el mandato de Johnson.

Lo que parecía imposible, la derrota del imperio, se consiguió.

La dictadura del gran capital sobre el mundo, sus amos y sus representantes, en este caso Johnsony la cúpula que con él cometió los crímenes de Lesa Humanidad y Genocidio, nunca han sido juzgados en ningún Tribunal Internacional, y, por tanto, su caso se encuentra abierto. Los pueblos mantienen, de generación en generación, lo que el cantante Quintín Cabrera decía en su canción “Prontuario criminal”: “... Por eso y por mucho más / lo que el yanqui necesita / es una aumentada dosis / de jarabe vietnamita.”

También será recordado el inhumano Johnson por el suministro de las armas más modernas al ente neocolonial israelí. Su apoyo antes, durante y después de la guerra de 1967 al sionismo contra el pueblo palestino y los países árabes, mal armados y sin capacidad de hacer frente al agresor. A esa guerra, que terminaría con la ocupación sionista de la mayor parte de Palestina, del Sinaí egipcio y de los Altos del Golán de Siria, le siguió una conquista imperial, la división del mundo árabe para, una vez debilitado, fortalecer definitivamente al ente israelí, al nuevo colonialismo, que avanzaría en la expulsión del pueblo palestino y aún hoy continúa.

Cuando Johnson presidía EE.UU. los mercenarios bajo su mando asesinaron a Che Guevara y sus compañeros, a unos pocos de nosotros, era el 9 de Octubre de1967. Y Che Guevara, símbolo de lucha antiimperialista, encendió el cielo del mundo como la estrella que alumbra el camino de los pueblos que lleva a su liberación. Che, sí es recordado en la memoria de solidaria de los pueblos. No recuerdo la fecha en un diario el dibujante había hecho tres pequeñas viñetas: en la primera había pintado sobre un tejado un gato que miraba al cielo negro de la noche, a la derecha y abajo aparecía una nube y sobre ella la luna en cuarto creciente. En la segunda viñeta, con el cielo negro, la nube ya ha crecido y por encima de ella no estaba la luna sino una estrella, la estrella tenía cinco puntas. Y en la tercera viñeta con el cielo negro, ya no se veía la nube, sino que por donde había aparecido ésta llegaba el rostro del Che Guevara, con su boina y en ese gesto de futuro, de horizonte, esa su fotografía tan conocida. El Che sí es y será recordado.

Pero vuelvo a Che Guevara para aprovecharme de su impronta y acercarme a la Cuba de aquél momento, y más concretamente a lo que, el que tiene una historia de sicario, el sicario Johnson hizo contra el pueblo cubano durante su mandato, eso que tanto se parece a lo que los sicarios Bush,

Obama, ahora Trump, han hecho y hace contra Venezuela. Los parecidos entre la agresión a Cuba y la agresión a Venezuela son muy grandes, por lo que, ¡ojalá me equivoque!, el pueblo venezolano tiene por delante un tiempo largo de su autodefensa de la dictadura imperial, lucha titánica para asegurar los principios de su independencia y su soberanía, lo que debe sostener con el cambio social y político que los garantice. De nuevo aparece el nosotros ... o ellos.

Cuba, desde sus comienzos de cambio social y político para asegurar su independencia y su soberanía, fue sometida a la presión más brutal, expongo aquí las primeras líneas del libro“La derrota de la guerra sucia”, de Tomás Díez Acosta, en el que se explica cómo se derrotó al terrorismo estadounidense y cómo, tras esa derrota el imperio impuso la guerra que se conoce por el nombre de “bloqueo”:“Cinco años de enfrentamiento heroico de todas las fuerzas revolucionarias cubanas eran determinantes, la contrarrevolución interna había perdido la beligerancia, y su desmoralización se hizo evidente; muchos de sus principales personeros optaron por la salida del país por cualquier vía. Los pocos reductos de focos armados trataban de sobrevivir al cerco y evitar ser capturados. La ansiada sublevación generalizada del país que justificara una intervención militar directa o indirecta mediante la Organización de Estados Americanos (OEA) no se había hecho realidad y, era aún más compleja, en octubre de 1962, después del entendimiento Kennedy-Jruschov.

Ante tal circunstancia, el nuevo mandatario de la Casa Blanca decidió replantear la política estadounidense con el objetivo de tratar de hallar nuevas vías para el derrocamiento del Gobierno Revolucionario, a mediano o largo plazo, por lo que la guerra económica comenzó a tomar un carácter preferencial dentro de su política.”

Digan conmigo aquello del Presidente de Venezuela Hugo Chávez:

“¡ VAYANSE AL CARAJO, YANQUIS DE MIERDA !”

En esta sección

Cómo no dar una noticia. Paraperiodistas españoles ante la Constituyente venezolanaLa mentira, la ilegalidad y la violencia son la base del robo neocolonial en PalestinaCorea del Norte: el fuego, la furia y el miedoCaravana Abriendo Fronteras, destino Frontera SurLa hora y la vez de Venezuela

Del autor/a

La mentira, la ilegalidad y la violencia son la base del robo neocolonial en PalestinaNosotros o ellos. El imperio, Che Guevara, Cuba Revolucionaria y Venezuela.30 de Julio: la Constituyente tiene los 3 principios del pueblo venezolanoEl significado de las palabras y el mono adivino Juan RequesenOdio para Palestina: venganza y terror para los mártires