Desde el chozo

Lo que no se puede hacer es dar la razón a la burguesía española por negársela a la catalanaPrimero se llevaron a los independentistas... No hay más remedio que empezar a dotar de contenido político y cultural al discurso republicano federalista que lleva años enunciándose en abstracto pero que ahora mismo no es más que una manera de ponerse de perfil.

Javier Navascués 21/09/2017

Escribo esta columna en plena vorágine previa al primero de octubre -por cierto, vaya con la fecha elegida para el referéndum o movilización- y sin saber cómo seguirá todo este lío. Pero algunas cosas se empiezan a quedar claras, y en particular cómo el desafío lanzado desde el nacionalismo burgués catalán está poniendo al descubierto elementos nucleares del régimen de 1978 del que, no lo olvidemos, durante tres décadas fue sostén imprescindible. Me centraré en uno; la naturaleza real de la justicia española, o, para ser más precisos, del poder judicial realmente existente. Cuando entre los pactos de la transición se abandonó la reclamación de la depuración de los aparatos represivos del franquismo, se permitió el blanqueo con barniz democrático a todo un colectivo heredado intacto de la dictadura, superponiéndole la delgada capa del “tercer turno”. De este modo, quienes en su momento santificaron la represión siguieron en ejercicio, presidieron los tribunales de oposiciones de las que provienen los nuevos jueces y ascendieron a los más altos niveles de la carrera judicial. Y así llegamos a este poder judicial de la democracia borbónica que no encuentra indicios de delito ni en lo de Bankia ni en el bombardeo con pelotas de goma a los inmigrantes en el Tarajal, pero sí en la “apología del referéndum”, innovación jurídica sólo comparable a la de la “radicalización”.

Llegados a este punto, no cabe llorar porque la ruptura no se produce conforme a nuestras “hojas de ruta” de laboratorio. Si el asalto a los cielos fue alguna vez una posibilidad, de momento se ha aplazado, luego habrá que revisar la estrategia que ya no pasa por esperar a que se ganen las elecciones por “los de abajo” para resolverlo todo. ¿Alguien espera que un “gobierno de progreso” con el PSOE venga a solucionar la cuestión? Podemos esperar sentados. Ya tenemos a Susana Díaz, Fernández Vara y García Page encabezando la marea españolista en nombre de la igualdad, es decir, la preservación de las bases del orden social de la transición y, por ende, de sus superestructuras jurídico-políticas. De manera que no hay más remedio que empezar a dotar de contenido político y cultural al discurso republicano federalista que lleva años enunciándose en abstracto pero que ahora mismo no es más que una manera de ponerse de perfil. Y eso nos lleva directamente a confrontar el régimen de 1978.

A corto plazo, hay que estar en desacuerdo con el “procés” y criticar las marrullerías parlamentarias de Junts pel Sí y se debe discrepar de las compañeras y compañeros que creen que la grieta que esto abre en el régimen favorece objetivamente a una ruptura democrática favorable a las clases populares, porque lo que hace es dividirlas. Y, desde luego, lo que no se puede hacer es dar la razón a la burguesía española por negársela a la catalana. Al final Cataluña se independizará o no, pero podemos prever lo que nos espera si no reaccionamos; cuando vengan a por nosotros nos acordaremos del poema atribuido a Bertolt Brecht.

Publicado en el Nº 309 de la edición impresa de Mundo Obrero septiembre 2017

En esta sección

Sube el paro, cae la afiliación y la precariedad sigue disparadaGarcía Rubio señala que “la nueva subida del paro en noviembre por cuarto mes consecutivo muestra la debilidad de un modelo productivo y de contratación perversos impuestos por el Gobierno del PP”Los trabajadores del Hotel Costa Caleta se manifiestan por sus salariosDanoneUnipost en lucha contra el despido de 2400 trabajadores

Del autor/a

Delenda est transitioEconomía marxista de andar por casa: recuperación económica y explotación capitalistaPrimero se llevaron a los independentistas...Los cinco escenarios de JunckerLa UE, zona sísmica