Secretario General del PSUC viuEduard Navarro: “Debemos enlazar la salida al conflicto nacional de Catalunya con una propuesta republicana y federal” “Seguiremos luchando por ligar el discurso nacional con el social, como históricamente hemos hecho, avanzando hacía un proceso constituyente de todos los pueblos de España”.

Gema Delgado 27/10/2017

Mundo Obrero: ¿Cómo definirías la situación en la que vive Cataluña hoy?
Eduard Navarro:
La actual dinámica está contribuyendo a profundizar la fractura social y facilita el resurgir de la extrema derecha y del fascismo, a la que también contribuyó la intervención del rey Felipe VI situándose claramente del lado de la postura más autoritaria del conflicto.

En este momento tenemos que considerar que las fuerzas progresistas y de izquierdas tenemos la obligación de proyectar y luchar por una salida política a la actual situación en beneficio de la clase trabajadora y de las capas populares de Catalunya y del resto de España. En este sentido, y siendo conscientes de la complejidad, hay que empujar para que los dos presidentes reconozcan la realidad.

Y esto pasa porque el presidente Puigdemont admita que el 1 de Octubre no puede legitimar una Declaración Unilateral de Independencia (DUI) como si hubiera habido un Referéndum celebrado en condiciones de normalidad.

Y, por otro lado, que el presidente Rajoy abandone la política de represión y judicialización del problema, y admita que es necesario cambiar el marco constitucional para dar respuesta a la necesidad de garantizar por ley los derechos sociales y democráticos, y permitir que pueda haber un nuevo encaje territorial entre los diferentes pueblos de España que no niegue, sino que respete, la soberanía y derechos nacionales de cada uno.

En este sentido, seguimos reafirmando que la salida a esta situación no puede ser ni la DUI ni la aplicación del artículo 155 de la Constitución Española, únicamente puede pasar por el diálogo y la negociación entre ambas partes.

M.O.: ¿Qué significa la aprobación del artículo 155 de la Constitución y qué consecuencias puede tener para Cataluña?
E.N.:
La aprobación del artículo 155 de la Constitución es la constatación de la pésima gestión que ha tenido este conflicto tanto por la parte de la Generalitat como del Gobierno del Partido Popular. Es el peor de los desenlaces posibles, donde se cristaliza el fantasma de la desaparición del autogobierno de Catalunya, por el que tanto se luchó en su día, como parte de lo que suponía el restablecimiento de la Generalitat republicana en el exilio, instaurada con la Segunda República.

La aplicación del artículo 155 supone el éxito del Partido Popular en su incesante intento de injerir en la soberanía de Catalunya, ya sea aprobando una LOMCE que ataca directamente a algunos avances en materia lingüística y educativa o recurriendo leyes como la 24/2015 contra los desahucios y la pobreza energética.

M.O.: La detención de Sánchez y Cuixart es un salto cualitativo en la escalada de tensión. ¿Cuál es el mensaje que se quiere dar y el significado de estas detenciones?
E.N.:
La detención de Sánchez y Cuixart, se circunscriben dentro del conjunto de actuaciones que se han ido desencadenando antes, durante y después del 1 de octubre como parte de la judicialización de un conflicto que es puramente de carácter político. Si bien es cierto que desde el Gobierno del Partido Popular supone un aviso al gobierno de la Generalitat, y al conjunto de organizaciones y entidades que conforman el movimiento independentista, de cuáles son sus intenciones, por otro lado, también se convierte en un grave precedente de lo que podría suponer la actuación del Estado en el momento que se diese otro conflicto de carácter social o laboral en cualquier otro punto de la geografía española.
Es por ello que rechazamos estas actuaciones, y consideramos que, además de no facilitar el diálogo entre ambas partes, supone dar un paso más en el retroceso en las libertades y en los derechos civiles desde que se aprobó la llamada Ley Mordaza.

M.O.: El PSUC y el PCE hacen un llamamiento al diálogo, pero ¿qué posibilidades hay hoy para comenzar ese diálogo entre el gobierno del Estado español y el de la Generalitat?
E.N.:
Para el PSUC y el PCE el diálogo es la única solución al conflicto en que estamos inmersos la sociedad catalana, y si no fuese así podría tener consecuencias de carácter impredecible e irreversible. Siendo conscientes de que la situación en la que se encuentran los diferentes actores dificulta enormemente el diálogo y una salida negociada entre ambas partes, por responsabilidad debemos seguir trabajando para que pueda conseguirse.

En ese sentido, hay diferentes iniciativas, como la Comisión independiente para el Diálogo, la Mediación y la Conciliación impulsada por CCOO, UGT, el Colegio de Abogados de Barcelona, Universidades y entidades sociales, o la Mesa de Partidos que impulsó Unidos Podemos para buscar una solución pactada y democrática. Nuestro trabajo seguirá consistiendo en impulsar estas iniciativas porque cualquier otra vía que suponga la imposición de una u otra postura sólo llevará a más enconamiento, tensión y fractura social.

M.O.: ¿Es este el momento de ahondar en el debate de un proceso constituyente de ruptura democrática con una república federal, solidaria y plurinacional para el Estado español?
E.N.:
Desde el PSUC y el PCE tenemos claro que la solución para encontrar un encaje a las diferentes realidades nacionales que conforman los pueblos de España pasa por un proceso constituyente que desemboque en una República federal, solidaria y plurinacional, donde en ese marco se pueda ejercer el derecho a la autodeterminación. Y después del papel que está teniendo la monarquía borbónica en este asunto, con más razón debemos enlazar la salida al conflicto nacional de Catalunya con una salida republicana y federal, donde además de las aspiraciones nacionales, se blinden los derechos civiles, sociales y laborales, en un nuevo marco jurídico de una democracia avanzada, como transición al socialismo en nuestro marco de actuación concreto.

M.O.: ¿Cómo y con quién se va trabajar en el proceso constituyente para la ruptura democrática?
E.N.:
Deberá trabajarse con todas aquellas fuerzas y organizaciones con las que podamos acordar un mínimo común respecto al análisis de la necesidad de superar el actual estado nacido de la Transición y de la Constitución de 1978. Pero sobre todo debe nacer y fundamentarse en la más amplia participación de la clase trabajadora y de la mayoría social de este país si queremos que realmente sea un proceso que garantice el blindaje de los derechos más esenciales y el respeto a los derechos nacionales y a las distintas realidades del Estado.

M.O.: ¿A qué juega la banca y las grandes empresas con las amenazas de desestabilización económica si Cataluña declara unilateralmente la independencia?
E.N.:
Históricamente la gran burguesía catalana ha sido contraria a la independencia. Ha sido participe junto a la burguesía del resto del Estado de los grandes acuerdos políticos que se han dado desde el finales del siglo XIX. Primero a través de la Lliga Regionalista y posteriormente con Convergencia i Unió, la burguesía catalana propietaria de bancos y las grandes empresas ha tenido una perfecta sintonía con la burguesía española. Tanto es así, que, como ejemplo, la reforma laboral más regresiva de la historia reciente de este país fue aprobada por el Partido Popular con el voto favorable de CiU, que no tenía necesidad de votarla porque se aprobaría igualmente con la mayoría absoluta del PP.

M.O.: ¿Cómo se está utilizando a la justicia en todo este pulso de titanes?
E.N.:
Partiendo de la base de que la justicia no es neutral, sino que es un aparato que sirve a los intereses de la clase dominante del Estado, podemos constatar cómo en este proceso, el sistema judicial ha sido utilizado para la imposición de la postura centralista. No olvidemos que este conflicto en su fase más reciente, eclosiona con el recorte del Estatut d’Autonomia por parte del Tribunal Constitucional en el año 2010, a pesar de haber sido aprobado por las instituciones y refrendado y aprobado por el pueblo de Catalunya.

M.O.: ¿Qué papel está jugando el rey dinamitando puentes?
E.N.:
Podemos afirmar que si en algún momento del conflicto político el rey Felipe VI tuvo alguna posibilidad de jugar un papel mediador para llegar a un nuevo consenso constitucional (de la misma manera que Juan Carlos I en el episodio 23-F), ahora mismo y después de su comunicado público, ha quedado totalmente invalidado para ello, situándose de una de las dos partes, y acabando con su papel constitucional. Salvando las distancias, ha tenido un papel más cercano al que jugó Alfonso XIII en la etapa que desencadenaría la dictadura de Primo de Rivera.

M.O.: Lo cierto es que se está produciendo una fractura social fuera y dentro de Cataluña. ¿Cómo se vive ese día en Cataluña y cómo ha sido la evolución en la sociedad plurinacional catalana durante este último mes de escalada de tensiones por ambos partes y represión del gobierno de Rajoy?
E.N.:
Desde el PSUC siempre hemos puesto en valor el papel histórico que jugó nuestro Partido durante la larga noche de la dictadura franquista , como gran protagonista de la lucha antifranquista y a la vez como baluarte de la integración de todas aquellas personas, sobretodo de clase trabajadora, que emigraron a Catalunya procedentes de otros lugares de España, plasmándose en los lemas “Catalunya un sol poble” (Catalunya un solo pueblo) y “és català qui viu i treballa a Catalunya (es catalán el que vive y trabaja en Catalunya) para conseguir que la sociedad catalana fuese integradora y estuviese socialmente cohesionada.

Durante los últimos años, y sobre todo en los últimos meses del “procés” hemos constatado cómo esa realidad se ha ido fracturando hasta llegar un escenario de polarización en donde vecinos y vecinas, amigos y amigas, y personas de una misma familia que hasta ahora tuvieron una convivencia desde sus diferencias culturales o lingüísticas, han trasladado el conflicto político al terreno social y personal, con las consecuencias que puede comportar a corto y medio plazo para nuestra sociedad. Somos conscientes de que todavía esta fisura no es irreversible, pero el trabajo de los y las comunistas pasa inevitablemente por evitar que se ahonde hasta la fractura social a la que nos está llevando la irresponsabilidad de ambos gobiernos.

M.O.: Los acontecimientos se desarrollan muy rápido. Pero, hoy, día de envío de MO a imprenta, ¿cómo ves el futuro de Cataluña a corto plazo?
E.N.:
Lo cierto, es que la rapidez en la que se suceden todos los acontecimientos provoca que sea sumamente difícil saber qué ocurrirá la semana que viene, o incluso mañana, ya que estamos en un escenario político muy volátil.

A día de hoy podemos constatar que políticamente será un futuro complejo ante el más que posible escenario de elecciones autonómicas anticipadas, sean convocadas desde la Generalitat o desde el Gobierno central posteriormente a la aplicación del artículo 155. Y dependerá de que posición toman las organizaciones independentistas, y de cuál sea la nueva composición del Parlament.

Por otro lado, nos dirigimos, al menos a corto y medio plazo, a un escenario socialmente fracturado en el que deberemos volver a poner en primer plano el trabajo por la cohesión social en los barrios de clase trabajadora, especialmente del Área Metropolitana de Barcelona y alrededores.

M.O.: ¿Cuál es el papel que va a jugar el PCE y el PSUC en los próximos meses?
E.N.:
En la línea de nuestro proyecto, y los posicionamientos políticos que hemos ido publicando, seguiremos luchando por ligar el discurso nacional con el social, como históricamente hemos hecho, avanzando hacía un proceso constituyente de todos los pueblos de España, desembocando en una República Federal y solidaria donde se garantice el derecho a la autodeterminación así como que se profundice en los aspectos de carácter social, como la única salida de carácter duradero que puede encontrarse al problema de la cuestión nacional en Catalunya.

Publicado en el Nº 310 de la edición impresa de Mundo Obrero octubre 2017

En esta sección

IU reclama que Zoido explique en el Congreso la reclusión de cerca de 500 personas migrantes en la cárcel sin inaugurar de Málaga II y pide por escrito distintas explicaciones al GobiernoIzquierda Unida, “satisfecha” por los “notables avances en la investigación de los ‘Papeles de Bárcenas’”Confluencias y ciudades del cambio, en el ecuador de una legislaturaIU denuncia ante la Comisión Europea la intervención de Montoro en las cuentas del Ayuntamiento de MadridDefensa trata de corregir sus mentiras a IU y ahora sí reconoce que la Asociación de Militares Española disfruta de dependencias gratis en un cuartel

Del autor/a

El fascismo siempre trata de reemplazar el conflicto de clases por el de raza o naciónGregor Gysi: “La izquierda en Europa debe ser más fuerte. Para ello, debe superar su fragmentación y unirse de forma más estrecha”Eduard Navarro: “Debemos enlazar la salida al conflicto nacional de Catalunya con una propuesta republicana y federal”Ha muerto Eva Domínguez, fotógrafa de Mundo ObreroEl fascismo siempre trata de reemplazar el conflicto de clases por otro tipo de dilemas, como la raza y la nación