Secretario General Partido Comunista AndalucíaErnesto Alba: "No podemos mantener un modelo organizativo como si no hubiera pasado nada en los últimos diez años"

Mundo Obrero Redacción . Andalucía 31/10/2017

El XII Congreso del PCA concluyó el 2 de julio con la elección de su nuevo Comité Central. Dos listas competían por la composición del órgano. La lista encabezada por Ernesto Alba obtuvo 171 votos, el 62% del total y 38 miembros en el nuevo Comité Central. La lista encabezada por Miguel Ángel Bustamante obtuvo 105 votos, el 38% con lo que 23 miembros de esta lista forman parte del órgano.

Con esta composición, el nuevo Comité Central eligió, de entre sus miembros, a Ernesto Alba como nuevo secretario general.

En su discurso de cierre, ya como máximo dirigente del PCA, Ernesto Alba, aseguró que el mandato del nuevo Comité Central estará marcado por un “proyecto de ruptura” desde Andalucía, un proyecto que “además de disputar el voto, disputa la complicidad con nuestros iguales, cabreados –como nosotras– con las instituciones del régimen, contra la troika, contra un gobierno rehén y contra una presidenta de la Junta de Andalucía esclava de ella misma”.

Mundo Obrero: ¿Por qué Ernesto Alba es el Secretario General del PCA?
Ernesto Alba:
Porque así lo han decidido los militantes. Planteamos que el partido debe jugar un papel determinante en el momento actual y con vocación de mayoría. No queremos un partido arrinconado, litúrgico, que se retroalimente; queremos lo contrario, un partido de mayorías, que es capaz de construir alianzas con movimientos sociales y que forma parte de los conflictos laborales.

M.O.: Desde que fue elegido Secretario general hasta hoy, imagino que le ha tomado pulso al Partido. ¿Cómo respira el PCA?
E.A.:
El PCA tiene organización y cuadros. Dispone de un patrimonio de personas muy relevantes y que como cuadros están muy formados para este momento. Esa es una realidad latente. Pero también le señalo que al PCA le falta organizar toda esa potencia para avanzar a ese partido al que aspiramos.

M.O.: ¿Eso qué significa?
E.A.:
Tenemos un partido que ha confundido los espacios de debate. Por ponerle un ejemplo: Tras 30 años de convivencia con IU tenemos un problema y es que el PCA debate en el seno de IU. Y eso no puede ser. El PCA debe de tener unidad de acción en todos sus ámbitos de actuación.

M.O.: No debe ser fácil articular un único partido con 8 provincias en una comunidad tan grande.
E.A.:
Tiene su complejidad. Efectivamente el PCA es una federación muy grande y eso requiere de un gran trabajo político y organizativo. Sobre todo, debido a su extensión y diversidad la dirección debemos de atender a distintas coyunturas políticas, sociales, económicas, culturales...y eso necesita de mucha atención.

M.O.: Imagino que eso de la ‘revolución organizativa’ debe ir por ahí.
E.A.:
En parte. La idea que hemos diseñado en este Congreso es cómo adaptar la forma de organizarnos en el 2017. La realidad social y política que está viviendo Andalucía y el resto del país actualmente, no tiene nada que ver con la de hace 30 años. No podemos mantener un modelo organizativo como si en este país no hubiera pasado nada en los últimos diez años.

M.O.: Y eso a un militante que está en su agrupación de base, ¿cómo le afecta?
E.A.:
Estamos adecuando, para ser coherentes, el modelo organizativo con los objetivos estratégicos acordados en nuestro congreso. Tenemos que pasar de una lógica estrictamente territorial a un modelo sectorial donde permita al militante llevar su acción política al máximo ámbito de actuación y de influencia política.

M.O.: ¿Cómo se construye un partido feminista con sólo un 25% de mujeres en el censo?
E.A.:
Es una de las claves fundamentales. Vamos a presentar un plan de trabajo que aborde esta cuestión de forma tajante. Lo primero que hay que hacer es reconocer la debilidad que tenemos y ser capaces de organizar cualquier tipo de espacio del partido desde una concepción feminista. Hay que repensar desde los espacios hasta los formatos de debate, pasando por la formación de los militantes hombres en teoría y práctica feminista. Y por supuesto, ese 25% de mujeres deben de tener el máximo protagonismo.

M.O.: En pleno proceso asambleario de IU Andalucía, ¿en qué se van a traducir las conclusiones del congreso en la XXI asamblea de IU?
E.A.:
El PCA ha dicho que el espacio de IU hoy debe ser más amplio, más participativo y que sea capaz de dar respuesta a toda esa gente que está en su casa y que no se vincula con la IU burocratizada que hemos venido diagnosticando. En los 80, en su nacimiento, IU tuvo la capacidad de aglutinar en su seno a la izquierda alternativa de este país pero en 2011 ese traje se ha quedado pequeño. El PCA asume la responsabilidad como organización mayoritaria dentro de IU Andalucía de ser quien tire de ella misma para construir esa organización donde puedan entrar todas y todos aquellos que faltan.

M.O.: Hace unos meses conocimos un informe del INE que establecía que de las 10 ciudades con más paro de todo el país, nueve son andaluzas.
E.A.:
Esto tiene que ver con el encaje que se le ha dado a Andalucía en Europa. Ha sufrido un proceso de desindustrialización bestial y queda relegada al sector servicios, al turismo, al trabajo de nulo valor añadido. Las condiciones laborales del sector son pésimas. La Junta de Andalucía ha pagado la paz social en una comunidad que ha sido puntera en la lucha por sus derechos. La ha adormecido a base de prejubilaciones. Pero claro, hoy los hijos de todos esos prejubilados ya no encuentran los puestos de trabajo de sus padres porque no existen.

M.O.: ¿Tiene solución?
E.A.:
La pregunta es si esto es posible en una economía intervenida y con una Europa que ha llevado a la práctica un modelo de reparto del trabajo en el que el norte produce lo más caro y en Andalucía nos quedamos para poner cervezas en la playa. Cuando alguien de Linares o de Cádiz, como antiguos polos industriales, me pregunta de quién es responsabilidad, les digo que PP y PSOE han sido los que han agachado la cabeza ante Europa. La solución es dotarnos de soberanía política suficiente para decidir cómo gestionamos verdaderamente nuestros recursos y como decidimos políticamente qué hacer con ellos.

M.O.: ¿Qué diferencia a aquel 4 de diciembre de 1977 en Andalucía del proceso catalán actual?
E.A.:
Muchas. Andalucía con el 4D planteó una condición de clase y se movilizó para exigir que la configuración territorial del Estado no era la federalización del norte y la regionalización del sur. Andalucía dijo igualdad y rompió el guión de la Transición. Hoy lo que vivimos es un choque de trenes entre Madrid y Barcelona que no plantea en absoluto un debate de carácter social y de clase, está ausente.

M.O.: ¿Dónde está hoy Andalucía en este debate territorial?
E.A.:
Creo que el 1 de octubre va a ser un antes y un después. No sabemos cómo van a quedar los trenes después del impacto. Después del 1 de octubre vamos a sufrir muchas contradicciones y Andalucía va a tener que ponerse al frente en la nueva configuración del modelo de Estado. Para nosotros el 4 de diciembre es muy importante en ese sentido, esperamos que una multitud de andaluces y andaluzas salgan a la calle a exigir derechos, soberanía…Pan, trabajo, techo e igualdad. Bueno, será el domingo 3, ya que el que consideramos Día Nacional de Andalucía no es festivo por ahora.

M.O.: Pero con un PSOE diciendo que las naciones son Cataluña, Galicia y País Vasco.
E.A.:
Lo que refleja Pedro Sánchez con esa afirmación no es más que la visión que el PSOE tiene de Andalucía. En 30 años gobernando, PP y PSOE han mantenido la gobernabilidad apoyándose en los nacionalismos vascos y catalanes y Andalucía ha sido siempre la perdedora en esos pactos. Pedro Sánchez demuestra en su subconsciente el lugar subalterno que su propio partido ha dado a Andalucía en todos estos años.

M.O.: Con lo cual el PSOE se ha creído poco lo del 4D.
E.A.:
Estuvieron 40 años de vacaciones durante el franquismo y otros 40 tras el 4 de diciembre. El PSOE siempre se ha escondido cuando ha tocado defender a Andalucía. Lo preocupante es la intención de Susana Díaz de darle la vuelta a lo que significa el 4D para usarlo a favor de la centralización reaccionaria del Estado.

Publicado en el Nº 309 de la edición impresa de Mundo Obrero septiembre 2017

En esta sección

IU reclama que Zoido explique en el Congreso la reclusión de cerca de 500 personas migrantes en la cárcel sin inaugurar de Málaga II y pide por escrito distintas explicaciones al GobiernoIzquierda Unida, “satisfecha” por los “notables avances en la investigación de los ‘Papeles de Bárcenas’”Confluencias y ciudades del cambio, en el ecuador de una legislaturaIU denuncia ante la Comisión Europea la intervención de Montoro en las cuentas del Ayuntamiento de MadridDefensa trata de corregir sus mentiras a IU y ahora sí reconoce que la Asociación de Militares Española disfruta de dependencias gratis en un cuartel

Del autor/a

Hacia un segundo Foro de fuerzas de izquierdas, verdes y progresistas europeasEl PCE estará presente en los actos conmemorativos del Centenario de la Revolución RusaErnesto Alba: "No podemos mantener un modelo organizativo como si no hubiera pasado nada en los últimos diez años"Presentación de Nuestra Bandera en Valladolid y sendas conferencias de Cristina Simó y José SarriónCentella: “Es el momento de la política de unidad para cambiar las cosas en favor de la clase obrera y las capas populares”