Homenaje, recuerdo y rescate de las enseñanzas de la revolución de octubre de 1917 en su centenarioAsturias reivindica la vigencia del octubre soviético El primer Estado obrero del mundo convirtió aquel fantasma del comunismo que aparecía en el Manifiesto Comunista, en algo real, en una alternativa viable a las potencias capitalistas.

José Enrique Fernández González 21/11/2017

¿Revolución Soviética? ¿Por qué llamarla así en vez de Revolución rusa o Revolución bolchevique, aun a pesar de que fue rusa y de que estuvo protagonizada por los bolcheviques? Pues porque esa revolución seguramente no habría triunfado, sino hubiese sido gracias al impulso de los soviets.

Los soviets fueron consejos de obreros que lograron poner en práctica lo que hacía unos años antes parecía una simple utopía de Marx y Engels, haciendo de la teoría marxista una ideología operativa al servicio de una clase obrera y campesina, que acabaría siendo emancipada gracias a su potencialidad transformadora.

Y hoy, en el año de su centenario, nadie discute la relevancia que aquella revolución tuvo para el devenir de la historia de la humanidad. No sólo supuso un vuelco en la concepción que hasta entonces se tenía acerca de la toma del poder político y, por ende, del Estado, sino en la manera y en la forma de articular un nuevo escenario para la toma de decisiones políticas. Una profunda radicalidad democrática, sin precedentes, impregnaba la práctica política y ponía en manos de la mayoría social trabajadora y campesina de aquel país desgastado por siglos de zarismo, las riendas de su propio futuro; un futuro de ellos, para ellos y construido por ellos mismos.

Se invertía, por tanto, la tendencia que, bajo distintas formas y parámetros pero con la misma esencia, venía siendo la dominante desde la Grecia clásica hasta la actualidad, y en la que unas clases parasitarias se adueñaban del trabajo ajeno para poder seguir manteniendo un edificio social, con unos cimientos económicos y una fachada política y cultural basadas en la desigualdad y en la explotación. La Revolución de los Soviets desmoronó todo aquello, puso el mundo patas arriba como diría Galeano, y supuso, para el resto de los parias que habitaban en el mundo, el espejo en el que mirarse para liberarse del yugo que durante siglos les había estado oprimiendo.

Pero además, a la Revolución capitaneada por aquellos Consejos de obreros, campesinos y soldados del pueblo, le debemos también la influencia de sus vanguardias en el panorama intelectual, artístico y musical de la época, los progresos alcanzados en el ámbito científico-técnico y, como no, el nacimiento de los Partidos Comunistas a escala planetaria.

Asimismo, el primer Estado obrero del mundo convirtió aquel fantasma del comunismo que aparecía en el Manifiesto Comunista, en algo real, en una alternativa viable a las potencias capitalistas que necesitaron la guerra y el nazifascismo para sobrevivir. Ese contrapeso supuso también que el capitalismo se tuviese que replantear, entre otras muchas cosas, el guión del régimen de explotación que había seguido hasta ese momento ante los logros conseguidos por la URSS en tan poco tiempo, y por el miedo a un contagio revolucionario hacia otras zonas del viejo continente europeo y del mundo.

Es por todo lo que representó la URSS aun a pesar de algunos errores, por lo que, tanto los voceros del imperialismo neoliberal y sus cómplices socialdemócratas, junto a todo un “ejército” de pseudointelectuales posmodernos, siguen empecinados en denostarla y condenarla, sin reconocer tan siquiera las conquistas alcanzadas por aquel sistema socialista real nacido de aquella hazaña en la que sonaba la consigna: ¡Todo el poder para los soviets!

Los y las comunistas asturianas organizaron, cargados/as de razones y de entusiasmo, unas jornadas que recogen la pluralidad del legado de aquel octubre rojo. Desde el arte gráfico hasta la influencia en el movimiento obrero, pasando por el cine o la vigencia de su legado político y la utilidad de sus conquistas sociales. Y para esta tarea han contado con el apoyo y la colaboración del Espacio 2017, la Universidad de Oviedo, CCOO de Asturias, Izquierda Unida de Asturias, la Fundación de Investigaciones marxistas, el grupo municipal de IU en Oviedo, la Sociedad Asturiana de Filosofía y la Asociación cultural Isidoro Acevedo.

Como broche inaugural contaron con la presencia del filósofo italiano, Domenico Losurdo, que tanto en Mieres como en Oviedo, dio una lección magistral sobre el significado histórico de la Revolución Soviética y sobre qué enseñanzas deberíamos recoger de aquella experiencia para utilizar ahora en el presente siglo XXI. Presentado en Oviedo por Francisco de Asís, Secretario General del PCA, Losurdo, explicó con audacia, cómo la revolución de Octubre supuso el principio del fin de la época colonialista en el mundo. Además analizó la Nueva Política Económica (NEP) defendida por Lenin que, según el profesor italiano “desarrolló netamente las fuerzas productivas y mejoró así la calidad de vida del pueblo soviético”. Por otro lado, sus conferencias invitaron a reflexionar a los presentes sobre las similitudes con la época actual, el papel que juegan hoy en día países como China en la escena internacional y la capacidad de la militancia comunista para generar hegemonía en la sociedad europea del momento.

Otros de los actos programados fue el de la presentación del número especial dedicado al Centenario de la revista Nuestra Bandera. Este importante acto, que se hizo en Oviedo y que fue introducido por Roberto Ruiz, Secretario de Organización del PCA, corrió a cargo de José Manuel Mariscal, miembro de la permanente del PCE. En su intervención, Mariscal reforzó la idea de la necesidad de leer y debatir colectivamente, para lograr generar pensamiento y argumentario político y, por tanto, estar en mejores condiciones de enfrentarnos al discurso hegemónico del capital en todos los frentes.

Como no podría ser de otra manera, las jornadas cuentan también con un ciclo de cine soviético que comenzó el pasado martes 7 de noviembre, con la proyección de la película Chapaiev, un largometraje de 1934 dirigido por los hermanos Vasilyev, que narra la historia real de Chapaiev, un comandante legendario del Ejercito Rojo que se convirtió en un héroe tras la Guerra Civil Rusa. Y posteriormente, se proyectarán otras dos clásicos de la filmografía soviética como La Línea General de Eisenstein y La Infancia de Iván de Tarkovski.

Una de las actividades más destacadas, es la de la Exposición titulada: “La cartelería política soviética en su evolución, desde 1917 a 1980”, que se mostrará durante todo un mes en el edificio histórico de la Universidad de Oviedo. Esta muestra de cartelería política desarrollada en la URSS, es una manera de visibilizar el legado de los artistas comunistas rusos al mundo del arte, de la cultura y de la comunicación política mundial a través del arte gráfico. Para la inauguración y una posterior visita guiada, se contará con la presencia de Francisco José Borge López, Vicerrector de Extensión y Proyección internacional de la Universidad de Oviedo, con María del Mar Díaz, Profesora titular de Historia del Arte Contemporáneo de la Universidad de Oviedo, con Tatiana Kotova, investigadora de historia del arte rusa especializada en el constructivismo soviético, Francisco de Asís Fernández Olanda, Profesor de Historia, y José Enrique Fernández, Responsable de la exposición, Licenciado en Historia y Secretario de Comunicación del Partido Comunista de Asturias.

La vigencia de Octubre es el nombre de uno de los actos centrales de las jornadas, donde historiadores, como Francisco Erice, y profesores, como Faustino Zapico, Román García y Francisco de Asís Fdez. Olanda, presentados por la Secretaria de Acción feminista del PCA, Alejandra Matallanas, debatirán sobre el sentido actual de recuperar la memoria y el ejemplo de aquel Octubre de 1917. Porque hoy, en medio de una crisis sistémica de enormes proporciones y de efectos devastadores para el conjunto del planeta y sus gentes trabajadoras, se hace más necesario que nunca reivindicar, desde un punto de vista crítico, las enseñanzas de aquella hermosa revolución y la vigencia de la lucha de clases en esta nueva realidad sociopolítica. En nuestra mano está cambiar esa correlación de fuerzas para repetir el asalto a los cielos como en aquel Octubre y volver a estremecer al mundo.

El mismo día que se inaugura la exposición y que se realiza la mesa redonda sobre la vigencia de Octubre, se celebrará una Fiesta bolchevique por el Internacionalismo y por la Paz en “La Salvaje”, una de las salas de conciertos más conocidas de la ciudad. Tendrá lugar un concierto gratuito del cantautor cubano afincado en Madrid, Orlis Pineda y dos de los músicos que le acompañan en un homenaje a la solidaridad internacionalista soviética y su apoyo constante a los pueblos del mundo que lucharon por su emancipación como el cubano.

Y para terminar las jornadas, el 23 de noviembre se realizará un acto sobre la influencia de la revolución soviética en el desarrollo y organización del movimiento obrero a lo largo de la historia, donde historiadores universitarios, como Rubén Vega, y sindicalistas de CCOO, como José Manuel Zapico, Secretario General de CCOO de Asturias, compartirán impresiones y debatirán sobre los diferentes puntos de vista de este asunto tan fundamental. En la clausura de las jornadas, algunas de las organizaciones colaboradoras, como Izquierda Unida, CCOO o el PCA, darán un saludo y cerrarán el humilde, aunque merecido homenaje, que desde nuestra organización en Asturias se le ha dedicado a la Revolución de los Soviets que tuvo lugar aquel octubre de 1917.

Publicado en el Nº 311 de la edición impresa de Mundo Obrero noviembre 2017

En esta sección

ConstituirCelebración en Rusia del centenario de la Revolución de OctubreLa Revolución rusa y el movimiento obrero europeoAsturias reivindica la vigencia del octubre soviéticoAlejandra Kollontai y la Revolución rusa

Del autor/a

Asturias reivindica la vigencia del octubre soviéticoLa inseparable corrupción del capitalismoLos límites de la Francia insumisa“Nuestro objetivo es continuar con la fábrica abierta, lucharemos hasta el final”Defendamos la alegría en cada voto