Seguimos

Ceniciento otoño En 349 localidades se mantienen simbologías franquistas, la mayoría de las cuales pertenecen a ambas Castillas (191 pertenecen a Castilla y León y 69 a Castilla La Mancha), seguidas de Aragón, con 22 localidades.

Foro por la Memoria 22/11/2017

Terminamos el mes de octubre con la noticia de la declaración de “sitio histórico” al lugar donde se ubican las sepulturas de los capitanes republicanos Fermín Galán y Ángel García Hernández en el cementerio de Huesca. Este supone que el ayuntamiento oscense debe redactar medidas de protección que impidan que el ámbito protegido vuelva a ser profanado con pintadas, roturas de elementos y otras acciones similares que cada vez vienen siendo más frecuentes en este y otros cementerios españoles donde existen memoriales o enterramientos de figuras referentes del republicanismo nacional.

Los héroes de Jaca, como son reconocidos por el imaginario popular, fueron condenados a la máxima pena en un consejo de guerra sumarísimo –por cierto, del que formaba parte el entonces director de la academia militar de Zaragoza, Francisco Franco- celebrado el 14 de diciembre de 1930. La protección abarca tanto la sepultura en tierra de Galán como el nicho donde se conservan los restos de García Hernández y el del artista y pedagogo Ramón Acín, implicado también en la sublevación de los anteriores, pero fusilado por los fascistas más tarde, en agosto de 1936.

En contra de este reconocimiento necesario, se hizo público también por esas fechas, el hecho de contabilizarse aún 349 localidades donde se mantienen simbologías franquistas –Melilla y Madrid aparte-, la mayoría de las cuales pertenecen a ambas Castillas (191 pertenecen a Castilla y León y 69 a Castilla La Mancha), seguidas de Aragón, con 22 localidades; las demás se reparten por el resto de la geografía de un modo no tan significativo. Y todo esto a 10 años de haberse aprobado la llamada Ley de Memoria que recoge la desaparición de todo elemento exaltador del franquismo y su dictadura y que, por consiguiente, supone un incumplimiento consciente de la misma.

En este sentido se ha de añadir al callejero, escudos o cualquier objeto todo un catálogo de honores y distinciones recibidos por el general Franco, por otros generales y militares golpistas, por sus ministros y otros reconocimientos más especiales, como los enterramientos que aún existen en basílicas y lugares de culto católico (el valle de Cuelgamuros o la capilla de La Macarena en Sevilla, por ejemplo).
Pero hay que ir señalando los avances que desde las corporaciones también se están realizando: el Ayuntamiento de Zamora, a partir del acuerdo plenario tomado en marzo de 2017 y aplicando precisamente la ley, entregó a los familiares de Nicolás Alonso y Felipe Macías una declaración de reparación de memoria y reconocimiento personal a estos dos trabajadores municipales destituidos de su puesto de trabajo tras la purga acometida tras sublevación militar de 1936 por haber apoyado al gobierno republicano legalmente constituido.

Por supuesto que no podemos pasar por alto, en esta columna, el fallecimiento de Manuel de Cos. La última vez que compartimos espacio fue en el Encuentro Transfronterizo de entidades republicanas y de memoria celebrado en Burdeos en 2015.

Allí estaba, imagen icónica de una aventura inconclusa de más de setenta años por la que acudía a rendir testimonio y acreditar su veracidad. Meses antes, el 5 de mayo, también acudió a nuestra cita anual de homenaje a los españoles deportados en Mauthausen en la Universidad Complutense de Madrid. Siempre pleno de generosidad y lucidez, nos concedió, sin saber que era el último para nosotros, el repaso vital de la lucha antifranquista de dos generaciones de su familia, en referencia sobre todo a la deportación y a la resistencia guerrillera. Impagable.
A él le deberemos siempre, por muchas generaciones que pasen y muchas tecnologías que se renueven, las imágenes de cualquier reivindicación o denuncia sostenida por la izquierda política y sindical al menos de los últimos cincuenta años y que incluye la etapa de la Transición. Miles y miles de instantáneas que llevan su sello militante y su capacidad de documentación. Inmensa e imprescindible labor. Gracias, Manuel.

Y se ha ido sin hacer ruido, con la misma sencillez con la que se nos mostró en vida.

Acabar por el momento con la propuesta del gobierno municipal de Madrid, apoyada por el Partido Socialista de la capital, de presentar al Ayuntamiento ante la justicia como querellante por la investigación de los crímenes cometidos durante la dictadura en consecuencia con lo que ya, desde febrero que se constituyera, tiene planteado la Red de Ciudades por la Justicia y la Memoria, por considerarlos de lesa humanidad. Evidentemente, la oposición popular lo ve innecesario porque son acciones, según ellos, que no miran hacia el futuro sino más bien hace que se pierda. Son consecuentes con su pasado, habría que añadir.


Twitter: @foroporlamemori
Web: http://www.foroporlamemoria.es
Correo-e: asociacion.foroporlamemoria@yahoo.es

Publicado en el Nº 311 de la edición impresa de Mundo Obrero noviembre 2017

En esta sección

El auge de la prostitución del lenguaje y de la historia como arma de control del sistemaDesarrollar el Proceso ConstituyenteCultura, medios de comunicación y lucha ideológicaSalvados en pelotasEl 25 de Noviembre. El 1 de Enero de 1959

Del autor/a

Ceniciento otoñoNuevo informe de la ONU sobre EspañaDon Antonio y otras olas del estíoVicente, Mendieta y el generalGuernica, icono de la destrucción