Carta abierta a la ciudadaníaEl regreso de Puigdemont y la marca España Hasta el rey ha reculado en su discurso de Navidad, a la vista de la ineficacia de su discurso militarista y anticatalán.

Antonio Romero Ruíz. Presidente de Honor PCA; exparlamentario de IU; coordinador de la Red de Municipios por la III República 02/01/2018

Estimada ciudadana, estimado ciudadano:

Cataluña ha hablado y lo ha hecho con contundencia, de forma mayoritaria, batiendo records de participación. El 82% de la ciudadanía con derecho a voto lo ha ejercido, si descontamos el personal hospitalizado, los catalanes que viajaron en el último momento fuera de Cataluña y las personas mayores impedidas por enfermedades graves, estamos hablando del pueblo de Cataluña en su conjunto.

Las urnas han lanzado cuatro mensajes:

A. Participación record.

B. Victoria electoral y parlamentaria de Ciudadanos, siendo la primera vez que ha ganado una mujer.

C. Las fuerzas independentistas mantienen la mayoría absoluta en el nuevo Parlament.

D. El Partido Popular ha sido el gran derrotado de estos comicios (un chiste recorre los móviles en las últimas horas “El PP la última empresa que se va de Cataluña”).

E. Catalunya en Comú Podem ha perdido tres escaños pese a la gran campaña de
Xavier Domènech y su equipo, lo que se explica por la dificultad de situar el debate electoral entre izquierda y derecha, cuando las emociones y la pasión política gravitaba sobre el procés de independencia.

El electorado Catalán ha rechazado el artículo 155 y ha sacado las sucias manos de Rajoy fuera de Cataluña, como le dijo al presidente en el Congreso en una de las últimas sesiones de control el diputado ERC Gabriel Rufián.

Con candidatos en la cárcel y en el exilio, el electorado ha blindado una nueva mayoría absoluta del independentismo.

Veamos ahora la siguiente secuencia con los siguientes fotogramas, como si estuviéramos en el rodaje de una película: Puigdemont regresa a España y es detenido por la Guardia Civil, conducido a la cárcel donde se encontrará con el líder de ERC y otros líderes catalanes. El Parlament catalán en cumplimiento del reglamento y de los plazos, ultima la elección de sus órganos de gobierno, incluida la Mesa y su presidencia. Se fija la sesión de investidura y la Guardia Civil conduce a Carles Puigdemont al Parlament de Cataluña, ya que ha sido el candidato propuesto tras las consultas realizadas.

La Guardia Civil baja a Puigdemont del furgón y le retira las esposas, lo acompañan hasta el interior de la Cámara sin armas por estar prohibidas dentro del salón de plenos.

Puigdemont pronuncia su discurso y es investido president de la Generalitat con la mayoría absoluta de los parlamentarios y parlamentarias que han sido electos. Puigdemont es conducido con las esposas al furgón policial que lo devuelve a la cárcel. Está imagen señor Rajoy Brey, no solo es muy negativa y desastrosa para la marca España sino lo siguiente, como dice la juventud ahora.

Cómo evitar ese daño tremendo a la calidad democrática de nuestro país, “¡NEGOCIANDO, NEGOCIANDO Y NEGOCIANDO!”. Esto es lo que se hace en una democracia cuando existen crisis políticas por agudas que estas sean, las armas de una democracia son las palabras y las urnas. Ahora se puede salir del error que supuso tratar a palos a los ciudadanos que querían votar pacíficamente el pasado 1 de octubre. Señor Rajoy, si su Gobierno y su partido saben hacer un análisis más allá de los exabruptos de la señora vicepresidenta y de Los hombres de Harrelson (entre los que se encuentran el ministro del Interior). Su Gobierno puede acudir con unas bazas muy fuertes a favor del federalismo y del encaje de Cataluña en España, ahora respaldadas por las urnas, como:

A. Que haya más votos populares a los partidos que quieren de distintas formas la unidad de España.

B. Hay un paso atrás avalado por los electores de los partidos independentistas planteando el abandono de la vía unilateral y apostando por la multilateralidad. En el caso ERC claramente, ausente en su programa electoral la unilateralidad del procés.

C. Se abre camino el inicio de un Proceso Constituyente, idea avalada por las urnas catalanas, que debe incorporar si o si la agenda social, las reivindicaciones inaplazables de la izquierda.

Una de las lecciones que nos dan estos comicios es que el independentismo catalán, el procés unilateral ha sido una fábrica de nacionalismo español, de fascismo, como la posición del Gobierno del PP y de Ciudadanos reclamando con el apoyo vergonzante de Pedro Sánchez la aplicación del artículo 155, ha sido una fábrica de independentistas. El papel de la justicia y el ingreso en prisión de dirigentes nacionalistas catalanes exageraron la pasión política.

Hasta el rey ha reculado en su discurso de Navidad, a la vista de la ineficacia de su discurso militarista y anticatalán, y ante el análisis del resultado electoral realizado por la Casa Real.

Señor Rajoy Brey, el Estado tiene recursos para abrir la Constitución y modificar aquellos artículos que impidan la unidad federal de España, porque hay una España muy bonita por levantar.

En esta sección

¿Puede una democracia tener un ejército franquista?Salvador Allende, un revolucionario para el siglo XXIEn el reencuentro“Culto a la personalidad”De la matanza en casa del imperio, a la matanza del imperio en Latino América

Del autor/a

Javier Navascués, del negro al rojo, ingeniero de la unidad (Oviedo 1957-Sevilla 2018)Josefina Samper nos deja un ejemplo de lucha y sacrificio por la libertad y los derechos de los trabajadores y del puebloEl regreso de Puigdemont y la marca EspañaLa república será el primer frente contra la pobreza y la desigualdadRedoblar la solidaridad con el ayuntamiento de la Roda ante la denuncia de Israel por la defensa del pueblo palestino