1978-2018, 40 aniversario de la creación de la FIMBalance de cuatro décadas de la Fundación de Investigaciones Marxistas (FIM)

Juan Trías Vejarano. catedrático emérito de la UCM, dirigió la Fundación y es miembro de su consejo asesor 02/01/2018

A la hora de hacer un balance de estos cuarenta años de existencia de la FIM, es obligado no encerrarse exclusivamente en los marcos de la fundación, de su historia interna. La FIM se ha visto afectada tanto por las circunstancias mundiales como por las específicas españolas, y ello en una doble dimensión: los avances del conservadurismo y del neoliberalismo, de una parte, y el retroceso de la izquierda y la crisis del comunismo, de otra. Es cierto que en el sur de Europa y en América Latina han surgido experiencias y movimientos que ponen en cuestión la hegemonía del imperialismo.

Es imprescindible tener en cuenta este marco epocal, de retroceso y crisis de la izquierda, para calibrar las dificultades de una institución que se reclama del marxismo, como es la FIM, y que es observable en instituciones similares de otros países. Ello no excluye el peso de factores específicos de la situación española, entre los que hay que destacar, por la vinculación orgánica entre la FIM y el PCE, las vicisitudes por las que ha pasado éste y, después, IU. Pese a que el partido en general respetó la autonomía de la Fundación, y ésta no se implicó en las pugnas internas, las crisis que lo sacudieron desde el mismo comienzo de la transición y el grave retroceso en 1982, no dejaron de afectar a su capacidad de atracción. Lo mismo cabe decir respecto a IU, aunque pensamos que aquí la incidencia de sus crisis ha sido menor e, incluso, su crecimiento en los noventa, pudo repercutir favorablemente.

En este marco sumamente difícil, cuyo reconocimiento es obvio que no implica ningún fatalismo, ni tampoco la exclusión de las responsabilidades propias, sino, simplemente, la constatación de las dificultades con las que nos enfrentamos: ¿Qué balance hacer de la FIM en estos cuarenta años?

Podemos tomar como punto de partida el documento de Presentación de la FIM, donde se enunciaban, de forma precisa, presupuestos, propósitos, líneas de actuación, para juzgar en qué medida están vigentes y se han cumplido. Se decía allí, que la iniciativa de la creación de la FIM, “respondía a una evidente necesidad en el desarrollo del partido, organizar e institucionalizar la labor de estudio y profundización en los diversos campos de la cultura filosófica, científica y artística, basándose en el marxismo revolucionario como corriente teórica y política, encaminada a transformar la sociedad hacia la definitiva liberación del hombre”. Se señalaba “el carácter decisivo de la batalla ideológica, la importancia de la hegemonía cultural, así como el sentido ineludible de los análisis y elaboraciones correctos para la eficacia de la acción”. Se aludía a continuación a la necesidad de tener en cuenta las “nuevas formas de explotación y manipulación” y la “necesidad de recuperar para el marxismo toda su vitalidad, liberándolo de fosilizaciones dogmáticas y rituales”. Consideramos que todo lo que acabamos de recoger de dicho texto guarda plena vigencia y debe continuar inspirando la conducta de la FIM en el futuro.

Pero vayamos al cumplimiento y las realizaciones. Pensamos que la exigencia de un marxismo vivo, abierto a nuevas realidades y nuevos pensamientos, reiterada en numerosas ocasiones, se ha cumplido. Desde luego, los responsables y colaboradores de la FIM, hemos reivindicado la vigencia del marxismo como instrumento analítico y como proyecto emancipador, pero esto no nos ha llevado nunca a considerar al marxismo, en sus diferentes dimensiones y desarrollos, como un cuerpo cerrado, de verdades intangibles. Es más, hemos compartido el punto de vista de que no se puede hablar de un marxismo, sino de marxismos. Creemos que un examen de las actividades de las diferentes secciones acredita que la FIM ha sido un espacio abierto, donde se han manifestado con toda libertad posiciones diversas.

Como es sabido, la FIM se organizó desde el principio en secciones que respondían a campos temáticos, sobre los que se consideraba se debía intervenir. La intensidad de la labor desarrollada, en ocasiones su misma continuidad, han tenido que ver con un hecho presente desde el inicio de la FIM: el que la Fundación en sus actividades ha dependido, excluido el pequeño aparato administrativo, del trabajo voluntario y no remunerado de personas que, ejerciendo una profesión en diversos sectores (principalmente la Universidad), querían colaborar en sus tareas, pero cuya dedicación no podía ser a tiempo completo por razón de sus obligaciones profesionales. La labor ha dependido igualmente de la financiación exterior, principalmente estatal, que ha fluctuado en función de los resultados electorales conseguidos, primero por el PCE y después por IU. Hubo un momento en que se estuvo a punto de cerrar, pero ahora se ha recuperado la normalidad. Pero, además, hay otro hecho que no ha dejado de incidir en la disposición a trabajar en la FIM, es el que podríamos denominar factor político, que tiene que ver con esos condicionamientos a que aludíamos al principio de este escrito, motivando no acercamientos o alejamientos.

Descontado lo anterior, las relaciones de la FIM con el mundo intelectual han sido satisfactorias. Si se recorren los balances de las secciones y grupos, se puede observar una presencia de personas de alta cualificación, tanto nativas como foráneas. Pensamos que por parte de ellas se ha apreciado la apertura y sensibilidad de la FIM ante las cuestiones, la ausencia de apriorismos al tratar los temas y solicitar las colaboraciones.

Si se atiende a las actividades desarrolladas, se puede decir que, con algunas carencias que señalaremos después, el campo cubierto por la FIM ha sido amplio. Como no podía ser menos en una fundación que se reclama del marxismo como proyecto emancipador, periódicamente se ha tratado de la configuración del actual orden capitalista en todas sus articulaciones y dimensiones, con las nuevas realidades que lo definen, como de los problemas de diversa índole (sujetos políticos y sociales, mecanismos, frentes, políticas, etc.) de las vías para su superación. Muestra de ello son los eventos organizados, los libros editados, los Papeles de la FIM, la colaboración creciente con editoriales amigas. Debe subrayarse, superación de una perspectiva eurocéntrica a partir de los noventa.

Desde el comienzo, la FIM ha atendido a lo que, en términos amplios, podríamos denominar frente cultural, a la batalla ideológica, tan importante en la lucha por la hegemonía. Las secciones de historia, y de filosofía y pensamiento, han cubierto este terreno, con sus conferencias, seminarios, cursos, publicaciones sobre marxismo, pensamiento crítico, problemática histórica, pensamos que de forma bastante completa. En cambio, pese a un prometedor arranque, el campo del arte y la literatura, en sus diferentes manifestaciones, no ha tenido el debido desarrollo.

También se han realizado actividades de análisis y propuestas en los diversos sectores, que definen otros tantos campos estratégicos. Aquí se observan, al lado de notables contribuciones, insuficiencias y lagunas que habrá que cubrir. Así, se ha desarrollado un notable trabajo en las áreas de economía y sociedad, comunicación, vivienda y urbanismo, salud, mientras que un sector tan estratégico como el de la educación sólo en los últimos tiempos ha comenzado a ser atendido. En cuanto a un campo tan amplio como el del Estado, en sus diferentes articulaciones, ha merecido una atención circunstancial. Se trata de una laguna que debería colmarse.

Desde el principio se postuló la necesidad de un trabajo interdisciplinar y la exigencia de conjugar divulgación e investigación. Esta no ha estado ausente, pero, con contadas excepciones, ha faltado continuidad, lo que podríamos designar como equipos estables. Hay algunas notables excepciones como la sección de Historia con un gran trabajo de organización de congresos y eventos sobre la historia del PCE, el marxismo, publicaciones de revistas y libros; en ello ha jugado un papel relevante la incorporación de jóvenes historiadores de todo el país. También por parte de la sección de economía y sociedad, con la publicación de informes periódicos sobre la situación laboral y la celebración o asistencia de encuentros.

La FIM, desde su arranque, ha colaborado con otras entidades de investigación, universitarias, partidistas, tanto españolas como extranjeras. A la par, se procuró su extensión a nacionalidades y regiones, creando delegaciones o colaborando con fundaciones hermanas. En ambos campos queda mucho por hacer, si bien se han dado pasos importantes como el convenio con la UCM o la puesta en marcha del proyecto Transform, en el camino de institucionalizar y establecer formas estables de trabajo, fundamentales a nivel europeo. Asimismo se debe resaltar la edición de revistas como Papeles de la FIM, la colaboración en Nuestra Bandera y Mundo Obrero, un amplio catálogo de publicaciones, y la existencia de una notable biblioteca con libros y revistas no presentes en otras bibliotecas y que hay que potenciar. Así como la colaboración con editoriales amigas, fundamental en la distribución.

La FIM ha colaborado con el partido en la organización de cursos de formación Esta cooperación, desde el punto de vista orgánico, ha funcionado. Cuestión distinta, y con ello tocamos un punto sensible, es la incidencia de las actividades de la FIM en el conjunto de las organizaciones y miembros del PCE e IU, que estimamos escasa. Esto tiene que ver con un déficit teórico, que es histórico, en las organizaciones obreras de España. Para terminar, la FIM es un instrumento indispensable en la lucha del partido por la hegemonía y la transformación.

Publicado en el Nº 312-313 de la edición impresa de Mundo Obrero enero 2018

En esta sección

Islandia, un viaje a ninguna parteLa mujer invisibleMedios de formatearGratuidad y privacidadDaniel Bernabé: "Los grandes problemas de nuestras vidas derivan de tu posición de clase"

Del autor/a

Balance de cuatro décadas de la Fundación de Investigaciones Marxistas (FIM)Gramsci y el Bloque históricoGran Revolución Socialista de Octubre / 90 Aniversario