Paloma López reclama que Marruecos permita a Cruz Roja visitar a los presos de Gdeim Izik y el reagrupamiento de los saharauis detenidos

Grupo de Izquierda Unitaria Europea / Izquierda Verde Nórdica (GUE/NGL) 28/12/2017

La eurodiputada de Izquierda Unida Paloma López ha anunciado que trasladará al Intergrupo sobre el Sáhara Occidental del Parlamento Europeo – del que es vicepresidenta-, la iniciativa de numerosas organizaciones internacionales para que la Cruz Roja Internacional pueda visitar a los presos políticos saharauis de Gdeim Izik, condenados a penas que van de 20 años de cárcel a cadena perpetua después de un juicio plagado de irregularidades.

En una rueda de prensa en la Eurocámara, López señaló que espera que “haya una petición formal”, no ya sólo por parte del grupo de la Izquierda Unitaria Europea / Izquierda Verde Nórdica, “sino del máximo número de eurodiputados y de grupos parlamentarios posibles”.

Esta es una de las conclusiones surgidas de la conferencia Violaciones de los derechos humanos en el Sáhara Occidental que organizó ayer la eurodiputada de IU y a la cual asistieron una veintena de juristas, activistas y familiares de presos políticos saharauis.

Además, según ha explicado López, “nos queremos unir a la petición de que se conforme una comisión independiente de observación, que haga un análisis completo y detallado sobre las violaciones que se están produciendo en la zona” por parte del Reino de Marruecos. Violaciones que van desde la represión constante, a la persecución, detenciones arbitrarias y palizas que a diario someten las fuerzas de seguridad marroquíes a la población saharaui.

Dichas jornadas han estado muy centradas en el campamento de Gdeim Izik, la intervención brutal de Marruecos para desalojarlo y el juicio a los detenidos, que se cerró el pasado mes de septiembre con la repetición de las condenas que había dictado previamente un tribunal militar en un proceso que fue considerado nulo.

En este sentido, López ha exigido el “reagrupamiento de todos los presos políticos saharauis” ya que, por ejemplo, la dispersión de los detenidos de Gdeim Izik es tal que en algunos casos están a más de 1.300 kilómetros de distancia de sus familias, lo que sumado a las trabas que pone Marruecos para las visitas y el acceso a tratamiento médico, los coloca en una situación extremadamente precaria.

“No pueden estar dispersos. Se tiene que posibilitar la visita de sus familias, la atención médica y por eso consideramos que el reagrupamiento es fundamental hasta su liberación, que esperemos sea pronto”, ha deseado.

También se ha referido al caso concreto de Naama Asfari, preso político saharaui en el proceso de Gdeim Izik, al que se le prohíbe la visita de su pareja, la ciudadana de nacionalidad francesa Claude Maguin, “algo que es a todas luces ilegal desde el punto de vista del derecho internacional”.

Publicado en el Nº 312 de la edición impresa de Mundo Obrero diciembre 2017

En esta sección

No permitamos la normalización de la potencia ocupante israelíEl apocalipsis nuclear, una posibilidad cierta a impedir207 años después de su independencia, Venezuela sigue reivindicando el derecho a la soberanía y la no injerenciaEl vértigo iraníGeopolítica en Oriente Próximo

Del autor/a

IU consigue que el Parlamento Europeo envíe una misión de investigación a DoñanaIU espera que la investigación de la Comisión Europea sirva para acabar con la manipulación del Gobierno en RTVEMarina Albiol insiste en la necesidad de organizar una misión de investigación del PE sobre el proyecto de Gas Natural en DoñanaMarina Albiol: “Lo que le preocupa a la UE de los migrantes esclavizados en Libia es cómo deportarlos lo antes posible”Paloma López reclama que Marruecos permita a Cruz Roja visitar a los presos de Gdeim Izik y el reagrupamiento de los saharauis detenidos