Entrevista Concejal y Ex-Delegado de Economía y Hacienda en el Ayuntamiento de MadridCarlos Sánchez Mato: “Hemos demostrado que otra política económica es posible” Lo mejor es haber mostrado a la gente que hay alternativas para revertir la política de recortes.

Gema Delgado 03/02/2018

El pasado 19 de diciembre, día en que Manuela Carmena destituyó a Carlos Sánchez Mato como Delegado de Economía y Hacienda del Ayuntamiento de Madrid, al concejal de Izquierda Unida le brotaron muestras de apoyo, solidaridad y cariño hasta debajo del asfalto. Todas venían a resumirse en que Sánchez Mato había demostrado, desde las instituciones, que otra forma de hacer política es posible. En dos años y medio, el concejal de IU había conseguido sanear las cuentas, con un incremento de la inversión social del 74%, un aumento del 102% en infraestructura y superávit de 1.500 millones de euros. Pero a Montoro le preocupaba que Madrid fuera bien e intervino. El diputado de IU en las Cortes de Castilla-León y responsable federal de Formación de Izquierda Unida, fue una de las voces que salió en la defensa de la gestión hecha por Sánchez Mato. Decía José Sarrión, que a la política no se viene a gestionar los restos que nos dejan sino a impugnar el modelo. La confluencia sólo puede entenderse desde la necesidad de impugnación de los recortes y el sistema que nos conduce a ello. Y esa impugnación del modelo fue la que el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, no quiso permitir.

Mundo Obrero: En diferentes declaraciones has calificado la intervención de Montoro, desde el gobierno de la nación, como una injerencia no sólo ilegítima sino ilegal. ¿Podría haberse evitado?
Carlos Sánchez Mato:
Esa intervención vulnera la Constitución en su artículo 140 que consagra la autonomía local. Ha planteado una acción coercitiva que no está planteada en el ordenamiento jurídico. Han buscado una forma que les permita ser arbitrarios con la ciudad de Madrid y lo han hecho con la Regla de Gastos, que el Ministerio de Hacienda ha utilizado contra una forma de gobernar diferente que marcaba una alternativa a sus políticas económicas, no sólo en los municipios sino en las Comunidades Autónomas y el Estado.

M.O.: Una pregunta de niñas de primaria. Si nos han inculcado que no hay otra vía que los recortes sociales porque no hay dinero, ¿de dónde has sacado tú el dinero para aumentar la inversión social?
C.S.M.:
Dentro de las limitaciones propias de la política fiscal de los ayuntamientos, hemos conseguido recursos haciendo un reparto distinto en la recaudación de los impuestos. Por ejemplo en el Impuesto de los Bienes Inmuebles (IBI). Hemos bajado el 99% de los recibos y hemos subido el 1%, que es de los grandes patrimonios, grandes instalaciones industriales, comerciales, hoteleras, deportivas... y supone que aunque la subida no haya sido muy elevada, la recaudación ha sido mucho mayor. Ese reparto diferente de las cargas tributarias nos permite recaudar más.

Cuando llegamos nosotros pagábamos 340 millones de euros anuales de intereses de la deuda, y cuando yo he salido de la concejalía lo reducimos a 110, o sea 230 millones de euros menos anuales en gastos financieros.

También hemos hecho un plan de arrendamiento para pagar menos por los locales que tenemos alquilados. Cuando entramos pagábamos 55 millones de euros en alquileres y ahora sólo pagamos 5, o sea, 11 veces menos, así que hemos ahorrado otros 50 millones que pueden ir a partidas sociales.

No quiero decir que se pueda hacer todo sin cambiar el marco estatal, pero hemos encontrado resquicios para ir haciendo cosas. Lo suficiente para convertirnos en una amenaza seria a esa visión de la derecha de que no hay alternativas. Planteamos una enmienda a la totalidad a su política económica, hemos demostrado que la solución no es reducir el gasto. Querían entrar en todas las actuaciones que estamos llevando a cabo, incluida la denuncia de la corrupción del PP durante las dos últimas décadas. Todo esto nos hacía peligrosos.

M.O.: Todo el mundo tiene claro que aquí se jugaba mucho más que la desobediencia en el Ayuntamiento de la capital, aquí se jugaba las posibilidades de acción de los Ayuntamientos del cambio.
C.S.M.:
Evidentemente. Además esta batalla no la podían dar todos los ayuntamientos. Hay muchos que sufren la presión del Ministerio de Hacienda pero están en una situación de mucha debilidad para dar la batalla desde el punto de vista institucional e incluso económico. Pero Madrid tiene tal cantidad de recursos económicos que sí podía hacerlo. Además de poder demostrar datos como un superávit de 1.500 millones de euros en el último ejercicio, reducción del 37% de la deuda, plazo de pago a los proveedores de 19 días... Tenemos unos datos que nos legitimaban para ser cabeza de una rebelión ante una normativa caduca e inconstitucional.

Es muy importante que la gente conozca que este tipo de actuaciones tiene mucho que ver con su condiciones materiales de vida. El que no pongan centros de mayores, que la sanidad no funcione... tiene ver con estos mecanismos perversos para no permitir una vida mejor a la gente. Hay alternativas. Otros compañeros han hecho una enorme labor en ese sentido. Pueden resistir que haya un Rivas VaciaMadrid o incluso un Córdoba que asuma una determinada línea en un momento histórico. Pero si ya es Madrid, la capital del Estado y con un gran volumen presupuestario, ya es otra cosa. No es que hayamos hecho algo novedoso, el planteamiento puede ser el mismo, pero esta vez con un gran visibilidad al hacerlo en la capital del país.

Lo mejor de esta batalla política es poder mostrarle a la gente que hay alternativas para revertir la política de recortes y dar una enmienda a la totalidad a la política económica del PP:

M.O.: Respecto al Plan Económico y Financiero se ha activado el ventilador de la confusión contra ti, acusándote de no defender el PEF que presentaste. ¿Podrías volver a aclarar una vez más lo que sucedió con ese PEF y de quién es la autoría?
C.S.M.:
El Plan Económico y Financiero (PEF) del Ayuntamiento de Madrid fue dictado y redactado en sus líneas generales, en sus números, en el Ministerio de Hacienda. Eso es lo que a mí se me traslada y me dicen que hay que configurarlo en forma de expediente administrativo. Yo, en mi obligación institucional lo metí en los formularios pero dije que yo no podía votar eso y por eso me salí. Pero yo no soy responsable de ese PEF, ni lo es Manuela Carmena. Lo impuso el Ministerio. Y no estamos de acuerdo en aprobar con nuestro votos unos recortes de extrema dureza y, además, de forma absolutamente injustificada. Lo que no hice fue insumisión, pero manifesté en todo momento mi oposición al montaje de Montoro y me ha costado la cabeza.

M.O.: El día 19 de diciembre, cuando se produce tu destitución en el Ayuntamiento, escribes en las redes, “quién cree que una derrota nos destruye, no sabe de qué somos capaces”. Quería hacerte dos preguntas: ¿A quién te diriges con ese quién cree? y ¿qué es de lo que somos capaces?
C.S.M.:
Hay quien desde la derecha política y económica, independientemente de su afiliación política, piensa que a la izquierda nos destruye una derrota. Pues no. No nos vamos a rendir. Seguiremos luchando hasta el final por los intereses de nuestra clase, sea cual sea el papel que nos toque.

Las instituciones son una herramienta e instrumento para cambiar las cosas. Y hemos sido capaces de hacer una política que ilusione. De lo que tenemos que ser capaces es de tener una correlación de fuerzas en el futuro que nos permita que ante un ataque hostil como el que hemos sufrido seamos capaces de vencerlo. Yo no me rindo. Y espero que haya una segunda parte, ya sea en el Ayuntamiento de Madrid, en cualquiera de los miles de ayuntamientos, en las Comunidades Autónomas o en el Estado.

M.O.: Haciendo balance de estos dos años y medio al frente de la la Delegación de Economía y Hacienda del Ayuntamiento ¿Cuáles son las medidas de las que más orgulloso te sientes?
C.S.M.:
Son muchas cosas. Poner en marcha esta alternativa económica me da enorme satisfacción. Desde la política local hemos podido demostrar que hay alternativa. Hemos avanzado de forma muy importante en los derechos de los trabajadores, en la contratación pública, en cuestiones ambientales, en introducción de productos de comercio justos. Hemos recuperado algunas de las empresas privatizadas, como la de Funerarias, demostrando que la gestión pública no sólo es mejor sino también mucho más rentable. Y los trabajos para sacar a la luz los casos de corrupción del PP en la Empresa Municipal de la Vivienda y Suelo de Madrid y en Calle 30.

M.O.: Y ya por último, mirando hacia adelante, ¿cómo afecta tu destitución a la apuesta por Ahora Madrid y a la próxima política de confluencias en esta ciudad?
C.S.M.:
Tenemos que limitar los posibles daños que pueda suponer. Se ha demostrado que Ahora Madrid es una fórmula que tiene la capacidad de aunar diferentes posiciones, como Podemos, Izquierda Unida y otras fuerzas políticas y movimientos sociales convencidos de que sólo trabajando juntos podremos gobernar ciudades de tanta importancia como Madrid. Lo que tenemos que evitar es que se den situaciones en las que no exista democracia interna que permita la adopción de decisiones importantes sin contar con las bases, como ha pasado con Ahora Madrid. Pero no podemos pensar que la solución es volver el identitarismo, al individualismo y pensar que cada uno por nuestra cuenta y en solitario vamos a ser capaces de vencer a la derecha político-económica. La única manera de ganar la batalla a esa derecha político-económica es trabajando juntos y juntas, sabiendo que tenemos diferencias.

Publicado en el Nº 312-313 de la edición impresa de Mundo Obrero enero 2018

En esta sección

El PC Asturias apoya la campaña "Reprueba la corona" lanzada por IUTener un general dentro de la mochilaEl movimiento por la 3 ª República se organizaLa estela de Long HopeSi nos movemos, cambiamos todo

Del autor/a

40 años de impunidad, ya bastaUnión de las fuerzas de la política, la cultura y el sindicato para renovar el compromiso de seguir el camino abierto por MarcelinoLo posible y lo necesario, ayer y hoyNavantia, más allá del dilema entre fabricar armas o mantener el empleoEl procurador de IU-Equo lleva a las Cortes de Castilla y León las reivindicaciones de Parados en Movimiento