El pueblo saharaui vive una situación límiteRenovación del compromiso político con el pueblo saharaui El juicio de Gdeim Izik es un juicio político, enmascarado de penal, por asesinatos que nunca existieron y que Marruecos utiliza para legitimar su represión.

Gema Delgado 01/11/2017

La Fiesta del PCE siempre es el escenario de encuentro y renovación del compromiso del partido con el derecho de autodeterminación del Pueblo Saharaui, un compromiso que la militancia reproduce en todas las agrupaciones del Estado Español. Este año también fue la plataforma de denuncia de cómo se está desarrollando la llamada “farsa judicial” contra los saharauis detenidos en el desmantelamiento de los Campamentos de la Dignidad, Gdeim Izik.

Remedios García Albert, de la comisión de internacional del PCE, presentó el acto “En solidaridad con la República Árabe Saharaui Democrática y por el Derecho de autodeterminación del pueblo saharaui”. Miguel Ángel Bustamante, diputado de Unidos Podemos por Sevilla y miembro de la dirección del PCA, comenzó el debate haciendo un repaso histórico sobre cómo España dejó abandonada a su antigua colonia en 1976, sin finalizar el proceso de descolonización, aún inconcluso. También habló de las excelentes relaciones que mantiene la Casa Real española con la marroquí, que tan frecuentemente viola los derechos humanos. Bustamante trató sobre los intereses militares y el saqueo de los recurso en los territorios ocupados, desde los bancos de pesca hasta los fosfatos, que hacen que los intereses económicos y comerciales se antepongan sobre las torturas y la ausencia de justicia. Habló también de la implicación de la CIA y de los servicios secretos franceses en la Marcha Verde y en el asesinato de los líderes de la izquierda, y de las resoluciones de la ONU ignoradas por Marruecos.

Si Bustamante explicó el trabajo que hace IU en las instituciones españolas para defender el derecho de autodeterminación y denunciar la violación de los derechos humanos, Javier Couso, diputado de IU en el Parlamento Europeo, relató la labor realizada desde Bruselas, destacando la labor desempeñada por la también eurodiputada Paloma López, vicepresidenta del Intergrupo sobre el Sáhara Occidental de la Eurocámara.

“Reclamamos que la Unión Europea suspenda los acuerdos preferentes con Marruecos hasta que cese la colonización, la expoliación de los recursos y la violación continua y documentada de los Derechos Humanos”, dijo Couso, acusando a la UE no sólo de incumplir las decisiones de sus tribunales, que dejan claro que Marruecos no tiene jurisdicción allí, sino de contratar a un abogado para intentar darle la vuelta a la sentencia.

“Los lobbies marroquíes son muy poderosos”, concluyó el Vicepresidente de la Comisión de Relaciones Internacionales del Parlamento Europeo. También dijo que entendemos que el Frente Polisario es el único representante en la lucha por la autodeterminación y que nuestra labor es denunciar lo que oculta la prensa internacional y acompañar a nuestros compañeros de El Sahara.

Fatima al Ghalia, presidenta de la asociación de abogados saharauis en España, denunció que pertenece a un pueblo “condenado a un exilio perpetuo, asesinado, han intentado hacernos desaparecer (…) un verdadero genocidio que ha dejado miles y miles de desaparecidos. Vivimos en campos de refugiados desde hace 42 años, con nuestras familias divididas... y ni siquiera nuestra ex-colonia nos reconoce como estado independiente. Alertó de que la población en los campamentos se encuentra en una situación cada vez más al límite “y la comunidad internacional no puede mirar a otro lado”. Desde hace cuatro décadas viven de la ayuda humanitaria, pero ésta se ha recortado un 70%. También habló de que la lucha no sería posible sin las mujeres.

Amaia Arenal Vidorreta y Unai Orbegozo, miembros de Ezker Anitza-IU asistieron al juicio de Gdeim Izik, el Campamento de la Dignidad, como observadores internacionales. Resumieron a los presentes en qué consiste lo que denominaron “farsa judicial”. Dijeron que todos los presos han denunciado torturas físicas, psicológicas y sexuales, que los testimonios eran escalofriantes, tanto como la respuesta de los abogados que se reían a carcajadas. “Es un proceso sin garantías democráticas ni jurídicas. Les detuvieron fuera del lugar de los hechos. Les acusan de supuestos asesinatos de policías marroquíes cuyos cuerpos no existen, porque no han aparecido ni los cuerpos ni las partidas de defunción”. Ni siquiera el juicio se desarrolla en el Sahara ocupado. “Es un juicio político enmascarado de juicio penal por asesinatos que nunca existieron pero que Marruecos utiliza para legitimar su represión contra el pueblo saharaui. La única razón por la que detuvieron a los saharauis enjuiciados es por su activismo político”. Por eso, dijeron, que aunque la ayuda humanitaria es importante, lo fundamental es el compromiso político.

Publicado en el Nº 310 de la edición impresa de Mundo Obrero octubre 2017

En esta sección

`Los medios esconden los intereses mezquinos de Europa en Guatemala, mientras atacan a países autónomos como Cuba y Venezuela´Jira Bulahi Bad: “Naciones Unidas sigue siendo quien administra el territorio. Quien impide la independencia del Sahara es Francia"Manu Pineda, elegido responsable de Relaciones Internacionales del PCESiete años de guerra terrorista no han conseguido fragmentar Siria en pequeños estadosLa clase trabajadora ha tomado las calles de Irán asfixiada por la política económica neoliberal

Del autor/a

Las kellys, mujeres obreras se organizan contra la explotación y el maltrato laboralPepi García Lupiañez: "La visualización no es suficiente, hay que dar otro paso: la lucha directa contra la explotación"Carlos Sánchez Mato: “Hemos demostrado que otra política económica es posible”Unai Sordo: "Hay que revertir las reformas laborales y aumentar la presencia de CCOO en los centros de trabajo”Los abogados de Atocha son el ejemplo y futuro de nuestra militancia