La movilización sindical contra la precariedad laboral La precariedad no es una situación pasajera de los que inician su incorporación a la vida laboral... sino consustancial a la actual relación laboral.

Mikel Hernández 01/11/2017

Uno de los actos centrales de nuestra Fiesta 2017, que este año celebró su 40 edición, concitó en la sobremesa del sábado la presencia de los Secretarios Generales de CCOO y UGT, Unai Sordo y José Álvarez respectivamente.

Isabel Salud, diputada de Izquierda Unida, fue la encargada de acompañar su presencia en la tribuna del Escenario Central de la Fiesta. Allí esbozó el currículum de los invitados y marcó como pie introductorio para sus intervenciones la necesidad imprescindible de combinar la lucha sindical en las empresas con las reivindicaciones sindicales de carácter social, “conectar esa suma de intereses nos da la plataforma para la unidad, con un contenido programático de mínimos en un proceso de acumulación de fuerzas que no es posible si no cuenta entre sus actores con el mundo sindical y del trabajo”, señaló Salud.

La precariedad en el trabajo fue uno de los elementos recurrentes en las intervenciones, ajustándose así al título con el que se había rotulado el acto, “la movilización sindical contra la precariedad laboral”. “La precariedad se ha instalado en nuestras vidas y ha dado lugar a una nueva categoría, la de los trabajadores pobres”, explicó nuestra diputada. Y a la precariedad se refirió también Pepe Álvarez, líder de la UGT, sustentada, afirmó, en los contratos temporales y en la contratación a tiempo parcial.

“La precariedad no se cura con la edad”, ironizó Álvarez, rechazando la idea de que la precariedad sea sólo una situación pasajera o transitoria que concierne únicamente a los que inician su incorporación a la vida laboral. La situación de precariedad no revierte luego a una posterior estabilidad laboral y vital de los trabajadores, sino que se cronifica, convirtiéndose en consustancial a la actual relación laboral, definitoria de la situación socio-económica. Con los contratos a tiempo parcial no es que el trabajador trabaje menos, sino que es la fórmula que ha encontrado el Capital para hacerle cumplir una jornada completa sin la retribución correspondiente, explicó.

Se refirió también a las Plataformas digitales, la llamada Economía Digital, también conocida como "Economía en Internet", "Nueva Economía" o "Economía Web" (plataformas tipo Deliveroo, por ejemplo) como elementos destacados de la precariedad. Estas plataformas, más que una nueva economía relacionada con los retos de la digitalización, es una nueva explotación, artimañas para explotar a los trabajadores.

Álvarez apuntó a la precariedad en el trabajo como el elemento en el que encontrar el nuevo sujeto que ha de ayudar a la recuperación de fuerzas desde el punto de vista del incremento de la fuerza sindical.

Para Álvarez, los contratos temporales no son una necesidad económica y su reversión, lo mismo que la derogación de las reformas laborales, es una cuestión de voluntad política.

Álvarez tuvo elogios para el trabajo de nuestra organización, de la que dijo: “sois una fuerza imprescindible. Sois una fuerza política que nos acompañáis siempre”. A la necesidad de un trabajo transversal con organizaciones sindicales y políticas se refirió cuando comentó la situación de tramitación de la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) sobre Renta Mínima en el Parlamento. Se trata de una iniciativa en relación al establecimiento de una prestación de 426 euros a personas desempleadas y sin recursos que viene avalada por 710.000 firmas. El PP, con el apoyo de Ciudadanos llevaba un año paralizando la tramitación de dicha iniciativa. El jueves día 28 de septiembre, Unidos Podemos, PSOE, PNV y Grupo Mixto derrotaron la enmienda a la totalidad del PP y devolvieron la Iniciativa al estado de tramitación de enmiendas parciales.

También se refirió a la propuesta sindical a las organizaciones políticas para la derogación del artículo 315.3 del Código Penal, que ha causado el procesamiento de más de 300 sindicalistas por su participación en huelgas y piquetes. Lamentó que la tramitación de dicha petición se encontrara aún paralizada en la Mesa del Congreso de los Diputados.

El líder de la UGT se refirió también al modelo productivo que es necesario cambiar en nuestro país, con productos de un bajo valor añadido, por ser sostén de la precariedad. También hizo referencia a la necesidad de revisar nuestro modelo turístico, abogando por un turismo de calidad y sostenible medioambientalmente. Interesante fue la mención al impacto de las nuevas tecnologías sobre el mantenimiento de los puestos de trabajo, a la robotización y utilización de nuevas tecnologías que suprimen mano de obra. Defendió la idea de que las nuevas tecnologías deben pagar impuestos y se mostró de acuerdo con la reducción de la jornada de trabajo y el reparto de empleo. No faltó el apoyo al mantenimiento de un sistema público de pensiones.

Por su parte Unai Sordo, Secretario General de CCOO desde su XI Congreso Confederal celebrado a finales del mes de junio, se congratuló y felicitó al PCE por esa efeméride del 40 aniversario de la Fiesta, al mismo tiempo que reivindicó el vínculo del PCE en la gestación de las Comisiones Obreras.

En referencia a la crisis afirmó que el camino por el que se ha optado de utilizar la desigualdad como base de salida de la crisis, “obedece a una lógica económica y también a una lógica política”. Calificó de carrera absurda el modelo de bajar los salarios para la salida de la crisis.

“Las reformas en lo relativo a la negociación colectiva han quebrado la capacidad del sindicato, su lógica es romper el sindicalismo de clase, desequilibrar la relación laboral”, afirmó. Y añadió: “las reformas no las han implantado de forma temporal, sino para quedarse”.

Defendió la necesidad de reforzar el sindicato en la base y organizarlo según se organizan hoy las empresas, “hay partes del tejido productivo desatendidas sindicalmente”, constató.

Sin poner en cuestión la autonomía sindical, reconoció que sin un cambio en la correlación de fuerzas políticas no es posible derogar legislaciones antilaborales y revertir determinados cambios. “Sin las fuerzas de progreso el mundo lo está pasando mal y lo va a pasar mal”, añadió.

Advirtió sobre el carácter difuso de la repolitización que tiene lugar en nuestra sociedad, lamentando que el trabajo, como relación social, hubiese perdido centralidad. “Es preciso, dijo, resituar el trabajo, la relación sociolaboral, como el elemento central sobre el que pivotar las identidades”. “Se trata de organizar a la gente para que entiendan que tienen intereses colectivos, para alcanzar en la subjetividad de la conciencia la realidad objetiva que viven”.

Reivindicó el concepto de sindicalismo de clase frente a los ataques sufridos, “un sindicalismo que aspira a representar a la clase trabajadora desde el centro de trabajo hasta la relación con el Presidente del Gobierno”, afirmó.

Defendió la recuperación del binomio movilización-negociación como elementos de la lucha sindical; también la participación en movilizaciones con diferente calado, “no todo va de grandes movilizaciones, las pequeñas movilizaciones también permean, también calan”; lo mismo en lo relativo a transversalizar las luchas, como las de los desahucios, “la pérdida de la casa es muchas veces consecuencia de la pérdida del empleo”, dijo.

Manifestó la voluntad de seguir trabajando en los sociopolítico, en un espacio de contrapoder potente de unidad popular.

Confesó la necesidad de que el sindicato reconstruyera, renovara su legitimidad con la gente, para lo cual reconoció que las luchas pasadas, la historia ya no eran suficientes para ese propósito. Pese a eso, invitó a no olvidar y no dejar de decir en este 2017, que “las libertades en nuestro país se parieron con sangre trabajadora y con sangre comunista”. El acto cerró con asistentes y participantes puestos en pie entonando La Internacional.

Publicado en el Nº 310 de la edición impresa de Mundo Obrero octubre 2017

En esta sección

CCOO retoma la presión de la movilización por salarios dignos: subir un 3,1% como mínimo y nadie por debajo de 1.000 eurosLos recortes y el negocio de la Sanidad privada generan enfermedad, masificación y explotaciónEl Primero de Mayo y la identidad obreraPrecariedad juvenil: nuevas formas de explotación, nuevas luchas"Tras las reformas laborales, se pretende edulcorar la precariedad con un lenguaje rosa”

Del autor/a

Eva García Sempere: “Queremos que la ley integral contra la pobreza sea elaborada por quienes la sufren de primera mano”Acto central político y cultural sobre el Centenario de OctubreEl mejor homenaje es caminar contigoLa movilización sindical contra la precariedad laboralLa política de apaciguamiento y la falaz “No-Intervención” en la guerra de España