#HuelgaFeminista8M Si nosotras paramos, el sistema se desplomaCreciendo y consolidando Para el PCE es tarea prioritaria trabajar para que la huelga feminista se desarrolle con éxito, para acabar con la situación de desigualdad, de precariedad de vida y de violencias que sufrimos las mujeres.

Cristina Simó Alcaraz 07/03/2018

En estos últimos años se dan varios hitos que anuncian una gran repuesta feminista organizada. El primero, el 1 de febrero de 2014, El tren de la libertad, movimiento en defensa de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, convocó una gran movilización contra la reforma regresiva de la ley del aborto que desencadenó la dimisión del ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón. Esta ofensiva del PP contra un derecho fundamental de las mujeres provocó acciones multitudinarias de solidaridad en diferentes países europeos.

El segundo, el 7 de noviembre de 2015. En respuesta a los continuos asesinatos de mujeres por violencia machista, diversos grupos y colectivos de mujeres de toda España, convocaron una marcha que resultó histórica y multitudinaria contra la violencia machista.

Otros acontecimientos a nivel internacional fueron propiciando el Paro Internacional de Mujeres del 8M de 2017. En 2015, en Argentina, el asesinato de una adolescente conmovió el país y surge Ni una menos, un movimiento feminista de protesta contra las violencias machistas, con gran poder de convocatoria, que se extiende con fuerza a otros países de Latinoamérica. Más tarde, en Polonia, en octubre de 2016, miles de mujeres pararon y salieron de sus centros de trabajo contra un proyecto regresivo de la ley del aborto que provocó su retirada. Una vez más, las mujeres demostramos que si paramos, el sistema tiembla.

El pasado 8 de marzo, con el lema de YO PARO, diferentes organizaciones feministas, convocaron el paro de mujeres internacional, más de 70 países se sumaron. En España se dieron movilizaciones multitudinarias en 49 ciudades. Desde aquí colectivos feministas anticapitalistas han seguido trabajando para dar continuidad a la lucha y avanzar hacia la Huelga Feminista 8M de 2018.

El gobierno y los partidos políticos que sustentan este sistema capitalista y patriarcal empiezan a temer nuestras acciones multitudinarias. Como repuesta pretenden callarnos con un Pacto de Estado contra la violencia de género que sólo sirve para lavarles la cara, pues un pacto que no abarca todas las violencias machistas, ni se le destina presupuesto suficiente, no es más que papel mojado.

Es sintomático también el intento de Ciudadanos o del PP de disociar la idea de que la lucha feminista va desligada de la lucha anticapitalista. No vamos a permitir que la derecha más rancia y la derecha más neoliberal en España pretendan apropiarse del feminismo y vaciarlo de contenido, porque el sistema patriarcal, capitalista y neoliberal en el que vivimos es totalmente incompatible con la vida de las mujeres.

Para el PCE es tarea prioritaria trabajar para que la huelga feminista se desarrolle con éxito, para acabar con la situación de desigualdad, de precariedad de vida y de violencias que sufrimos las mujeres, por nuestra doble condición de clase y de género. Pero “los comunistas” también deben ser corresponsables y secundar la huelga laboral, cubrir los servicios mínimos y el trabajo de cuidados, mostrando así su solidaridad y corresponsabilidad en la construcción de una sociedad compatible con la vida.

Publicado en el Nº 314 de la edición impresa de Mundo Obrero febrero 2018

En esta sección

La cara cruel y sangrienta de la TransiciónErnesto Alba: “Adelante Andalucía será lo que el pueblo andaluz quiera que sea”40 años de transición hacia la democraciaMala pareja, buen padre: la falacia patriarcalLa mirada de las hermanas Mirabal ante el fascismo, el racismo y la misoginia

Del autor/a

25-N, una oportunidad para una ley abolicionistaCreciendo y consolidandoAvanzando hacia la huelga feministaAlejandra Kollontai y la Revolución rusaContra el feminicidio: nos queremos vivas, ni una menos